Los auxiliares de cocina se preparan en Don Bosco

Los auxiliares de cocina se preparan en Don Bosco

Julio 31, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Los auxiliares de cocina se preparan en Don Bosco

Tomasso, chef de la Trattoria, fue el invitado esta semana a la escuela de gastronomía para enseñar platos de la comida italiana. Cada ocho días un chef dona su tiempo para enseñar recetas de alta cocina a los estudiantes.

Jóvenes de diferentes sectores de la ciudad reciben formación a través del programa 'Cocina para Todos', el cual cuenta con el apoyo de Gases de Occidente.

En un almuerzo casual, hace más de dos años, se ‘cocinó’ el mejor plato para la industria gastronómica de Cali: el programa ‘Cocina para todos’, del que se alimentan hoteles y restaurantes de la ciudad.Ese mediodía, mientras Magín Ortiga, entonces gerente de Gases de Occidente almorzaba en el restaurante Platillos Voladores, Vicky Acosta, su dueña, le contaba que ella trabajaba con la institución técnica Don Bosco transmitiendo sus enseñanzas culinarias a jóvenes de bajos recursos.Magín le dijo que él también, que su empresa apoyaba la institución y le preguntó a Vicky que cómo podía ayudar. Ella le dijo que por qué no les regalaba una cocina donde se pudiera preparar mejor a los estudiantes. Así fue, la Fundación Gases de Occidente donó la cocina y paga parte de los profesores y los elementos usados para las prácticas gastronómicas. Ahí nació ‘Cocina para todos’.Con ayuda del Sena se estructuró el pénsum para que los muchachos salgan como auxiliares de cocina en dos años. Desde entonces hay dos promociones graduadas con 70 personas y se está formando la tercera con 25 en este momento, en una preparación que Acosta no duda en calificar como “la mejor de la ciudad”.El curso no capacita chefs, sino auxiliares en cocina porque gracias a un estudio que se hizo se encontró que el mercado gastronómico, más que chefs, requiere auxiliares, personas capacitadas para interpretar al chef y preparar platos de alta calidad.Para eso, los estudiantes reciben una capacitación integral y completa, incluida la parte humanística. Jainer Grisales, coordinador del programa, indicó que “la filosofía salesiana es educar buenos cristianos y honrados ciudadanos, que sirvan en un oficio que en este caso es la gastronomía”.Los estudiantes de esta escuela adquieren todas las técnicas básicas en cocina, incluidos términos de cocción, yerbas y especias, productos farináceos, idioma técnico en inglés y francés, investigación, antropología, etnología, protoclo y etiqueta. Vicky invita cada ocho días chefs que donan su tiempo para enseñarles a los estudiantes cocina de mundo. Este jueves estaba Tomasso, chef de la Trattoria, enseñando comida italiana. Los estudiantes hacen las pasantías en restaurantes que, al final, terminan contratándolos como auxiliares de cocina. El padre Germán Londoño, director de Don Bosco, precisó que el 100% de los egresados de este programa están trabajando, lo que muestra su bondad y lo ha convertido en el más exitoso de los once que imparte la institución. En los demás planes, el 70% de los 1.600 egresados están trabajando, lo cual también es significativo.Londoño afirma que “este programa en particular le apostó a una necesidad urgente en una población que quiere progresar y tener un estilo de vida diferente, y llegar a un mercado difícil como es la gastronomía que en Cali es muy competente”.Melba Pinedo, directora de la Fundación Gases de Occidente explica que apoya la iniciativa porque “la educación es el foco de la fundación y el objetivo es impartir capacitación para el trabajo, sobre todo con jóvenes de riesgo social de estratos 1, 2”.Como Londoño, Pinedo sostiene que el éxito del programa ‘Cocina para todos’ con Don Bosco es total. “Todos los estudiantes salen a trabajar y, es más, nos quedan faltando porque en este momento nos están pidiendo de todos los restaurantes y no tenemos a quién enviarles, ya que todos los egresados de las anteriores promociones están trabajando”, indicó Pinedo.TestimoniosMaría Eugenia Adarve, una ama de casa que vive en el barrio Antonio Nariño, dice que batalló mucho para entrar al programa “porque era muy difícil”, pero dice sentirse “fascinada”. “Pensé que era algo elemental, pero cuando llegué aquí me estrellé, porque es algo más completo y más complejo”.Dice que “esto es diferente a una cocina general de ama de casa; empecé a conocer para qué se utilizaban todas las cosas, las hierbas, los vegetales, cosas que yo no manejaba. Y le enseñan a uno para qué sirve cada cosa, su afinidad, en fin, me encantó”. Mario Tovar, un joven de El Caney, dice que este curso es su segunda casa y la quiere como a su familia. “Mi objetivo es conocer mucho de todas las comidas, los ingredientes, alimentos, trabajar en restaurantes que son también una escuela”, señala.Lina Colmenares, de Morichal de Comfandi, sostiene que se aprende mucho, cosas nuevas y se abre la mente para innovar. “Tenemos fortuna de que vengan personas extranjeras para conocer sus temas. Yo llegué aquí porque no sabía cocinar y descubrí que la esencia de una mujer es saber cocinar y deleitar a alguien. Me apasiona mucho la cocina, saber cómo combinar las cosas”.De esta manera, con el apoyo de Gases de Occidente, en Don Bosco se están formando los mejores auxiliares de cocina de Cali para el mundo.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad