Lolita, la perrita guerrera que le robó el corazón a un bogotano

Julio 11, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Lina Uribe / Reportera de El País
Lolita, la perrita guerrera que le robó el corazón a un bogotano

Junto a un delicioso cholado, Lolita disfruta de una tarde caleña. El sueño más grande de su amo es que la pequeña vuelva a caminar, pues aún no puede hacerlo.

Esta es la historia de Jorge Pardo, un bogotano ‘caleñizado’ y de su amor reparador por su perrita, a la cual conocíó en medio de unos escombros en Santa Marta. Otra razón por la que #DeCaliSeHablaBien

Transcurría agosto del 2014 cuando Jorge conoció a Lolita. Viajó desde Cali a Santa Marta a recibir una capacitación de su empresa y allá, en una de las calles de ‘La perla de América’, vio tirado en unos escombros algo que parecía ‘un chiro’. Al acercarse se encontró con una perrita inmóvil, jadeante y moribunda que reposaba sobre el asfalto fogoso. Ese día le dio un poco de agua y la corrió para que no recibiera el sol directo, pero tuvo que seguir su camino.

Al día siguiente volvió a toparse con ella. Seguía en el mismo lugar y Jorge pensó que quizá  ya estaba muerta, pero bastó solo con que él hiciera el sonido de un beso para que la pequeña levantara la cabeza y batiera la cola con las pocas fuerzas que le quedaban. En ese instante se enamoró.

[[nid:443571;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/270x/2015/07/lolita-recien-encontrada.jpg;left;{Así encontró Jorge a Lolita el 15 de agosto del 2014 cerca a El Rodadero, en Santa Marta. }]]

Lolita es una perra criolla enrazada con French Poodle. Aún no se sabe cómo terminó tirada en una escombrera en Santa Marta con sus cuatro extremidades partidas, deshidratada, desnutrida, raspada, con enormes nudos de pelo y con unas uñas tan largas que le daban la vuelta y le chuzaban las patas. Ese segundo día que Jorge se la cruzó en su camino decidió llevarla con él para buscar algún veterinario que le ayudara a darle una muerte digna, pero de todos recibió la misma respuesta: “déjela por ahí tirada, no se encarte con eso”. Por fortuna, tras contar la historia de la pequeña desahuciada en su Facebook, consiguió el contacto de una doctora que le dio un diagnóstico esperanzador: Lolita podía salvarse.

Aunque nació en Bogotá, Jorge Alberto Pardo ha pasado más de la mitad de su vida en Cali y ya se considera un caleño más. De aquel viaje que hizo a Santa Marta regresó con un enorme compromiso que jamás pasó por su cabeza al partir: estar al tanto de una perrita que había dejado hospitalizada en aquella ciudad, cubrir todos los gastos y mantener informado al enorme  grupo de amigos, conocidos y desconocidos que ya se habían conmovido con la historia. 

“Tuve que dejarla allá porque estaba tan delicada que no hubiera soportado el viaje en avión. Cuando la doctora la rapó descubrimos que tenía el cuerpo lleno de hormigas y que estaba tan desnutrida que los huesos se le empezaban a doblar, a pesar de que no tenía más de un año y medio de edad”, recuerda Jorge. Dos meses después, luego de varias cirugías y una cuenta de $1’700.000 que logró pagarse gracias al aporte de varios colaboradores, Lolita pisó el suelo caleño para continuar con su nueva oportunidad de vida. 

[[nid:443575;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/270x/2015/07/terapia-de-piscina.jpg;left;{En este tanque, Lolita hace terapia de piscina para recuperar la fuerza de sus músculos.}]]

En su cuenta de Instagram (@Jorge_apardo o @Lolita_pardo), Jorge ha documentado todo el proceso de la pequeña Lola. “En Santa Marta me la operaron mal, le pusieron unas platinas para unirle los huesos, pero no eran aptas para ella y por eso su cuerpo empezó a expulsarlas pocos días después. Acá en Cali la he tenido en el Hospital Veterinario Santa Mónica y en Fracturas del Valle, donde estuvo hasta enero porque se nos agotó el presupuesto”, cuenta Jorge.

Y aunque Lolita no puede desplazarse y vive recostada, sus ganas de vivir la han llevado a convertirse en una perrita muy aseada: “cuando quiere hacer sus necesidades, ladra duro y hace una algarabía que nos indica que debemos ponerla en el pasto. Si de pronto no hay alguien cerca, ella se arrastra hasta que se sale de la cama y orina en el suelo. Luego se vuelve a acostar”.

Actualmente, Lola necesita cirugías en sus codos y en sus rodillas para recuperar la estabilidad. En su casa, Jorge adecuó un tanque en el que le hace ‘terapia de piscina’ para que desarrolle sus músculos, pero las cirugías son cada vez más urgentes para que la pequeña algún día pueda caminar por sí misma. “Mi sueño más grande es que Lolita camine, yo sé que eso es posible. Tenemos un doctor que se solidarizó con la causa y solo cobra los materiales de la cirugía, no la mano de obra… aun así, todo suma cerca de $2’000.000”, dice Jorge.

[[nid:443573;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/270x/2015/07/img_6403.jpg;left;{Jorge y su querida Lola ya no pueden separarse. Él añora y confía en su recuperación.}]]

Lolita fue una de las ganadoras del concurso para mascotas que se hizo la semana pasada en el marco de la campaña De Cali Se Habla Bien, en el cual participaron 107 mascotas caleñas. En la foto con la que concursó, Lola posa recostada junto a un cholado, con la estatua de Sebastián de Belalcázar de fondo y el mensaje “De Cali se habla bien porque bajo su cielo de únicos atardeceres, perritos como yo vivimos segundas oportunidades. Mi nombre es Lola y mi anhelo es volver a caminar en las calles de mi Cali bella”. Recibió un total de 797 ‘me gusta’, casi 600 más que la mascota que quedó en segundo lugar. Como premio obtuvo un bono para consulta en Zamudio Clínica Veterinaria, algo que le cae muy bien a Jorge pues ahora quiere tener otro diagnóstico médico.

Sin embargo, esta pequeña necesita de todos aquellos que se solidaricen con su causa y le ayuden, de cualquier manera, para que un día pueda corretear y jugar como un perrito normal.  

Quienes deseen ayudar en la recuperación de Lolita pueden comunicarse con Jorge Pardo al 3017504060 o escribirle al correo electrónico jorge.pardo28@gmail.com

 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad