Locales del barrio Granada cierran por falta de clientes

Febrero 17, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co I Redacción Cali Norte
Locales del barrio Granada cierran por falta de clientes

La Calle 12 estará en servicio a mediados de marzo, en tanto que las calles 9 y 10 serán habilitadas en mayo.

Granada se alquila. Así lo confirman los 55 locales y nueve casas que se rentan a lo largo de las avenidas 9N y 9AN entre calles 9 y 20. De esta cifra, sólo dos están para la venta.

‘Sofía’, la glamurosa diva de 3 metros de alto que exhibe sus curvas en la Avenida 9A Norte con Calle 13, en Granada, se quedó sola y huérfana y, para completar, tiene una mano partida. Su dueño, el escultor Emilio Hernández, tuvo que abandonarla a su suerte el 3 de diciembre del 2010, porque a su Heladería Galería Divas ya no llegaban clientes. “Me fui por los trancones, no se podía parquear, la gente ya no iba al negocio y la situación se iba a poner peor”, aseguró el artista que trasladó su heladería a Cartagena.Veinte días después, un vecino suyo: Galería Kafé Restaurante Kabaret bajaba el telón de un espectáculo que combinaba gastronomía, arte y cultura en un solo sitio. Muchos caleños aún extrañan las presentaciones artísticas que allí se proyectaron. “Es una lástima que ya no esté, era el único en su género en Colombia y, guardando las proporciones, era como estar en el Teatro Municipal”, recuerda Vicky Peña, una de sus asiduas visitantes. Muy a su pesar, John Rivas decidió cerrar. “Es que resultaba más barato que tenerlo abierto al público y sostener a 30 empleados”, dice nostálgico, antes de agregar que lo está vendiendo por lo mismo que invirtió en su montaje: $1.500 millones.Los dos empresarios son pioneros de un auge que catapultó a Granada como el segundo destino gastronómico del país. Pero no resistieron la crisis económica generada por la disminución de las ventas.Una crisis a la que tampoco sobrevivieron restaurantes tradicionales como Novecentos, Matiz, Shushi Ya, Umbrella, Pizza al Passo, Palo Alto, Jovita, Enoki, Basílico y la discoteca Babel, de los cuales sólo queda el nombre en la fachada y letreros de 'Se alquila’, informes al 31...Granada se alquila. Así lo confirman los 55 locales y nueve casas que se rentan a lo largo de las avenidas 9N y 9AN entre calles 9 y 20. De esta cifra, sólo dos están para la venta. Lo único que se ve desde afuera son las facturas de servicios públicos que no dan espera. Una de ellas está por $293.000 y dice que se debe pagar de inmediato, aunque el consumo es de un mes. Sí hay accesoEl éxodo de restaurantes se debe, de acuerdo con los propios comerciantes, a un pánico colectivo que despertó el anuncio de la ejecución de obras en el barrio, especialmente el polémico Proyecto Granada, a cargo de la Gobernación, Acuavalle y Emcali.Durante un año la incertidumbre se apoderó de la comunidad, a raíz del continuo aplazamiento de los trabajos, los cuales incluían reposición de redes, subterranización de cables y un cambio extremo de las calles. Pero finalmente estos fueron aplazados para evitar que se cruzaran con la megaobra que el Municipio adelanta en la Avenida 8 Norte.A la postre, el anunciado ‘revolcón’ terminó por desanimar a los clientes, quienes pensaron que al barrio no se podía entrar, explicaron los comerciantes afectados.Y lo cierto es que actualmente las únicas vías intervenidas son la Avenida 8N y las calles 9, 10 y 12.Otro factor que incide en el alto número de predios desocupados es que “los alquilan por precios exagerados”, recalcó Dora Navarro, líder comunitaria de Granada. Por ello, no es raro encontrar locales por un canon de $1.500.000. Incentivos para clientesDemostrar que a Granada sí hay acceso vehicular es entonces la meta de los 52 dueños de restaurantes que siguen asentados en el barrio, sostuvo Martha Jaramillo, propietaria de Ringlete.Con ese fin crearon la página www.barriogranada.com.co, donde, además, informan sobre el descuento del 20% que varios establecimientos ofrecerán entre el 19 de febrero y el 26 de marzo.Ella no ha pensando en marcharse, pues considera que “son épocas difíciles, pero no hay que olvidar que este barrio sembró la conciencia de la gastronomía en Cali”.Otros, en cambio, están finiquitando detalles para cambiar de sector, pues no quieren estar cuando empiece el cierre de las avenidas 9 N y 9 AN, contemplado en el Proyecto Granada. También, la falta de parqueaderos terminó por aburrirlos. Es el caso de Passion Restaurante, que probablemente se trasladará a El Peñón. “Todavía estamos en negociaciones”, indicó Claudia Molina, su administradora.Hay quienes aseguran que no se van porque las inversiones realizadas en sus negocios es muy alta, como lo sostiene Fernando Valverde, propietario de Kalamares Parrilla y Bar.Sin embargo, no deja de preocuparle que “las calles en las que están trabajando están quedando muy angostas, de un solo carril”.No obstante, al cierre de esta edición algunos vecinos se mostraron satisfechos al afirmar que, gracias a los derechos de petición enviados a la Alcaldía, finalmente se habría desistido de esa idea y las vías quedarían de dos carriles. Cali Norte intentó conocer la opinión al respecto de Jorge Mario Román, gerente técnico de Conalvías, firma encargada de las obras, pero éste no se quiso pronunciar.Aunque resulte paradójico, el embate del progreso que se avecina para Granada es lo que tiene asustados a los comerciantes, quienes no se oponen al mejoramiento de la zona, pero le piden al Municipio incentivos para que la crisis no sea mayor.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad