Llegó la hora cero para la salida de los buses y busetas tradicionales de Cali

Septiembre 03, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Luiyith Melo García | Reportero de El País

Con la salida de 1.400 buses del viejo sistema, el MÍO abrirá 17 nuevas rutas en toda la ciudad.

El bloqueo y los disturbios que sufrió Cali el miércoles pasado por cuenta de los dueños de más de mil buses que deben salir de circulación este mes, fueron la crónica de una crisis anunciada.En efecto, hace diez años, cuando se decidió que Cali tendría un sistema de transporte como el MÍO, que cubriera toda la ciudad, se advirtió que para ello era necesario cambiar todo el parque automotor existente. Y se convino que los transportadores se vincularían a las sociedades empresariales que surgieran.Sin embargo, de los 4.689 buses del sistema colectivo tradicional, sólo los propietarios de unos dos mil buses se hicieron socios de las cuatro operadoras del MÍO. El resto no le quiso apostar al sistema.Los plazos empezaron a cumplirse. Desde el 15 de septiembre se eliminarán 56 rutas del viejo colectivo con 1.400 vehículos. De lo que había, sólo quedarán 400 buses con 14 rutas urbanas. Pero el 1 de noviembre, estos últimos también deben salir de circulación.Con esta reestructuración desaparecen doce empresas de transporte urbano colectivo: Blanco y Negro, Alfonso López, Amarillo Crema, Azul Crema, Azul Plateada, Crema y Rojo, Gris San Fernando, Rojo Gris, Trans Urbano, Pance, Río Cali y Verde Plateada. La presidenta de Metrocali, María del Pilar Rodríguez, dijo que en compensación entrarán 120 buses nuevos del MÍO en 17 rutas que alcanzarán a cubrir el 93% de la ciudad. Y para noviembre entrarán los últimos 28 buses que completarán el total de la flota y cubrirán el 97% de Cali.El otro 3% corresponde a la zona de ladera que será alimentada por las empresas de camperos con nuevos vehículos.Ahora la inquietud es, ¿qué va a pasar con los buses que salen de circulación? Carlos Barbosa, funcionario del Tránsito de Cali, indicó que “eso lo determinará finalmente el dueño de cada vehículo”.La razón es que los derechos de transporte de cada bus los deben adquirir las cuatro empresas que operan el MÍO (GIT, Blanco y Negro Masivo, ETM y Unimetro). Ellas deben comprar los ‘cupos’ de cada transportador, por los cuales están ofreciendo entre $45 millones y $60 millones. El pequeño transportador tiene varias opciones: Una, chatarrizar (desintegrar el bus) si ya cumplió su vida útil o está muy viejo, con lo cual además Metrocali le paga al dueño un salario mínimo mensual durante 30 meses como compensación, a través del llamado fondo Fresa.Dos, si el bus es de modelo reciente o tiene aún vida útil, puede pasarlo al transporte especial o al servicio intermunicipal. Y, tres, puede trasladar la cuenta a otro municipio si consigue poner a trabajar el bus en esa otra ciudad. En estos casos, el propietario recibirá el pago de sus derechos de transporte y podrá seguir explotando económicamente el vehículo en ese otro servicio.Para los conductores que quedan cesantes, el alcalde Rodrigo Guerrero dijo que con la ampliación del MÍO se abrirán 1.200 nuevos cupos como choferes y empleados que pueden ser ocupados por esas personas, previa la capacitación para desempeñarse en el nuevo sistema.“Cuando esté terminado todo el MÍO deben pasar de diez mil los empleos generados por Metrocali. Va a ser una fuente de empleo gigantesca, una de las empresas más grandes de Cali”, recalcó el Alcalde.Según Barbosa, aún hay en circulación 175 buses modelo 2006, 43 buses modelo 2007 y un bus modelo 2008. Lo más probable es que por ser modelos recientes hayan sido ingresados mediante una tutela que obligó al Tránsito a permitirle a algunas empresas copar su capacidad transportadora después del censo de buses del 2005. Los demás buses (unos 1.500) son modelos anteriores al 2006.La Asociación de Pequeños Propietarios de Buses, Asoprotrans, respondió con una contrapropuesta y planteó tres opciones para retirarse del sistema. Una, que se les paguen cuotas acordes a las ganancias que iban a recibir de seguir con sus buses en servicio. Dos, que por sacar de circulación sus vehículos se les reconozcan cifras que incluyan lo que pagaron por sus cupos. Y, una tercera, que se rediseñen las rutas de buses para que cubran zonas a las que el MÍO aún no llega.César Vergara, presidente de GIT, indicó que a los dueños de buses se les está ofreciendo el pago del valor comercial del vehículo más un incentivo como el fondo Fresa. O también que el dueño reciba el pago de derechos, se quede con el bus y lo siga explotando en otro servicio de transporte diferente al urbano de Cali.Javier Fernández, propietario de buses y ex presidente de Unimetro, sostuvo que sólo se les están reconociendo los derechos de ceder un activo, pero no compensando su salida como en Bogotá donde les dan entre $80 y $90 millones por bus.Aseguró que los operadores tienen que hacer un esfuerzo económico mayor, porque gozan de un oligopolio del transporte por 25 años, prorrogables por otros 25 y se han ganado la diferencia cambiaria de la inversión que fue calculada a $2.500 por dólar cuando se proyectó el sistema, pero que ahora están pagando a $1.800 dólar por la revaluación.Por su parte, el personero municipal, Andrés Santamaría -quien ha mediado en el proceso-, sostuvo que los operadores “deben pagar el precio justo a los pequeños propietarios porque esto no es sólo un bus sino un negocio, una empresa de la que vive el dueño y mucha gente más a su alrededor (choferes, mecánicos, montallantas, etc.)”. Recordó que en Bogotá hay unas tablas para esos pagos, pero en Cali están al arbitrio de los operadores que suelen ponerse de acuerdo para reconocer un menor valor. Advirtió que el Estado debe posibilitar una salida justa a esta situación.Por ahora, se ha convocado una mesa de trabajo para aliviar las tensiones y buscar salidas a una crisis que se veía venir y cuyos efectos, como indican analistas, no tienen porque pagar los caleños.Los nuevos corredores del MÍOCon la eliminación de 1.400 buses antiguos del servicio urbano de transporte, el MÍO habilitará 17 nuevas rutas desde el próximo 15 de septiembre para sustituirlos. Carlos Becerra, director de Planeación de Rutas de Metrocali, dijo que ingresarán 124 buses para servir 10 rutas pretroncales y 7 alimentadoras.De esta manera, calcula que al MÍO podrían migrar más de 300 mil pasajeros nuevos que se movilizaban en el sistema colectivo que se elimina.La novedad en esta ocasión es que se incluirán corredores viales que no eran servidos por el MIO, como el par vial de las calles 23 y 26 (línea férrea), las autopistas Oriental y Suroriental y la Calle 8. También se harán rutas directas, sin necesidad de trasbordo, a través de buses padrones, entre el suroriente y el centro de la ciudad, y Menga y Cosmocentro usando corredores como la Avenida 6AN, la Av.3N y las autopistas Sur y Suroriental.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad