Listo plan para evitar inundaciones en el sur de Cali

Junio 09, 2017 - 11:40 p.m. Por:
Redacción de El País
inundaciones lluvias

Según los moradores de la Comuna 22, en los últimos siete años la Avenida Cañasgordas se ha inundado al menos seis veces. El último caso se presentó el pasado mes de marzo tras la fuerte temporada invernal.

Archivo de El País

Este año arrancarán las obras que se requieren en la Comuna 22 para evitar que episodios como la anegación de las avenidas Cali - Jamundí y Cañasgordas se presenten cada vez que llueve. Así lo informó el director del Dagma, Luis Alfonso Rodríguez Devía.

En total se invertirán $8000 millones en tuberías, en canalizaciones, box culverts (túneles herméticos de cemento) y grandes zonas verdes de regulación de agua.

“Vamos a hacer una fuerte inversión para dar manejo a las aguas lluvias de la Comuna 22. Es un conjunto de trece obras. Entre ellas se busca corregir el problema del anegamiento de la Avenida Cañasgordas, a la altura de Price Smart, que fue un error en cuerpo propio -al permitir elaborar obras de mitigación inadecuadas en pasadas administraciones- porque construir sobre zonas de descargas de agua no es prudente ya que se inundan fácilmente”, dijo.

Para este año se iniciarían las obras y se estarían culminando en el 2019.

“Muchos de los pasos de aguas lluvias que se edificarán son complementarios a las obras viales que se construirán en la zona, porque en ocasiones cuando las aguas lluvias llegan a las autopistas, como en el caso de vía Cali - Jamundí, se inundan”, complementó Rodríguez.

Entre las obras también se contempla el control del caudal de las derivaciones (ramales) de agua del río Pance, las cuales son utilizadas por algunos acueductos de la zona, allí se construirán unas compuertas que se activarán cuando el afluente presente aumento en su caudal.

“Cuando el agua del río comience a subir hasta cierto punto crítico se cierran las compuertas para que no se crezcan las derivaciones”, explicó el director del Dagma, quien agregó que algunas compuertas serán automáticas y otras tendrán que ser activadas manualmente.

“También se realizará una obra de regulación hidráulica en el humedal El Retiro - detrás de Price Smart- la idea es meter un tubo para que el agua que sobrepase los niveles pase derecho hasta el Club del Municipio y siga por una acequia que después pasa bajo de la Vía Panamericana”, precisó.

A partir de la próxima semana este tipo de intervenciones serán socializadas con los habitantes de la Comuna 22. Las obras se realizarán con recursos del Dagma y la sobretasa ambiental del Municipio que administra la CVC.

lluvias inundaciones

Con las obras de la ampliación de la Avenida Cali - Jamundí, se realizarán una serie de trabajos para evitar inundaciones en este corredor vial.

Archivo de El País

El control automatizado de las compuertas instaladas en las derivaciones del río Pance se ubicarían en el acueducto de la Riverita, que es propiedad de Emcali.

Zonas blandas de regulación

Entre los elementos novedosos que tendrá esta sistema de control de aguas lluvias se encuentran los pondajes de regulación y las estructuras lineales para hacer manejo de las escorrentías.

La primera tecnología consiste en utilizar los humedales y lagos de la Comuna 22 para que reciban las aguas lluvias, tal como sucede con las lagunas de El Pondaje y Charco Azul en el oriente de Cali (se regularían con esclusas para evitar desbordamientos).

Por su parte, las estructuras lineales de manejo de escorrentías son sistemas urbanos de drenaje sostenible, y se trata de zonas verdes que absorven el agua lluvia. “La idea es construir parques para que amortiguen el agua cuando se presenten excesos de lluvias. Ya cuando pasen las precipitaciones, drenan el agua lentamente”.

Según el Dagma, actualmente está pidiendo a los nuevos condominios que se edifican en Pance y sus parcelaciones la creación de sistemas de drenaje de captación de aguas lluvias que permitan retener el agua y distribuirla para uso de sanitarios, jardinería o para lavado de zonas comunes, entre otras.

“Con estos requisitos que le pedimos a los nuevos proyectos que se edifican en la Comuna 22 se busca controlar, en lo que más se pueda, toda el agua en exceso que llega a la Comuna 22 por aguas lluvias y escorrentías. Con estas obras vamos a tener mucha regulación”, manifestó Marcela Villa, jefe del Grupo de Gestión del Riesgo del Dagma.

“Se necesitan las obras bien hechas”

Según Hugo Salazar, presidente de la Asociación Colombiana de Ingeniería Sanitaria y Ambiental, otra de las obras que se necesitan en la Comuna 22, para regular las aguas lluvias, es la descolmatación del lago número 1 del humedal de La Babilla. “Las obras también contemplan unos muros sobre el río Lili. Esperamos que este proyecto no se quede solo en anuncios porque llevamos cuatro o cinco años esperándolas. Ojalá que sean adjudicadas rápidamente y queden bien hechas”, dijo.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad