Lío por una capilla en el edificio Venezolano

Lío por una capilla en el edificio Venezolano

Agosto 05, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

Habitantes de este complejo residencial bloquearon el acceso a la capilla Nuestra Señora de Coromoto, para impedir que la Arquidiócesis les quite el predio, que comprende 14 mil metros cuadrados y que, según la junta administrativa del edificio, les pertenece.

Una capilla ubicada en la unidad residencial República de Venezuela se convirtió en punto de discordia entre la junta administrativa del edificio y la Arquidiócesis de Cali.El conflicto fue porque los habitantes de la unidad, ubicada frente a Chipichape, sellaron la entrada que da al templo Nuestra Señora de Coromoto y ayer los representantes de la Arquidiócesis, en compañía del personal de la Policía, procedieron a abrir la entrada.Los vecinos cerraron el acceso porque, aseguran, se estaban presentando robos y escándalos. Incluso hablaron del caso de un hombre que se acercaba al lugar y mostraba sus genitales. Ante la clausura de la reja de entrada, por la que podía ingresar todo el interesado en visitar el templo, la Arquidiócesis acudió en compañía de la Policía, que tras un largo enfrentamiento con los habitantes del edificio, quitó la soldadura de la reja. En el forcejeo abundaron los empujones y hasta un vecino les arrojó a los uniformados un balde de agua fría. Problema de fondoPero la situación va más allá de la controversia por la reja cerrada, pues la Arquidiócesis está solicitando el control total de la capilla para que tenga un manejo independiente del edificio. Aseguran que el área de la capilla les pertenece. Miriam Hurtado, de la junta administrativa del edificio, dijo “todo esto es nuestro porque nos fue cedido por ser damnificados de la explosión de Cali el 7 de agosto de 1956”. Agrega que la Arquidiócesis puede dar las misas como siempre lo ha hecho, pero no tiene derecho a reclamar por no ser propietaria.Lucía Velásquez, abogada y representante del edificio, dijo que “la iglesia nunca ha pagado impuestos allí y no puede pedir los cuatro mil metros para hacer además una casa cural en el lugar”.Por su parte, voceros de la Arquidiócesis indicaron que hace varios años han venido ejerciendo posesión del templo “con animo de señor y dueño”.“Contamos con nuestra entrada independiente para que los feligreses acudan a la capilla y lo que tenemos que hacer es solucionar todos los problemas con la comunidad y la parroquia”, precisaron los abogados de la organización religiosa.Los voceros añadieron que la capilla abre la puerta cuando hay eucaristía y la cierra cuando termina, y el vigilante esta esperando que todo quede bajo orden.“Estos problemas de seguridad que cuentan los vecinos los debemos de solucionar, pero no de la forma que se viene haciendo”, enfatizó la Arquidiócesis.La unidad está conformada por un edificio que tiene catorce pisos, 140 apartamentos, cuatro locales comercial, una escuela, un gimnasio, una cancha de fútbol, zonas verdes y una iglesia.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad