Ley contra borrachos al volante pone en cintura a conductores en Cali

Diciembre 29, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Diana Carolina Ruiz G. | Reportera de El País
Ley contra borrachos al volante pone en cintura a conductores en Cali

Para la Feria de Cali, la Secretaría de Tránsito dispuso seis puestos de control permanentes para vigilar el comportamiento de los conductores. Se han realizado más de 500 pruebas de alcoholemia en la última semana y solo 15 han resultado positivas.

En Cali, la accidentalidad por alcoholemia se redujo en un 59 %, según la Secretaría de Tránsito. Temor a la multa hace que se dejen los vehículos en casa.

Este domingo se cumplen diez días de la entrada en vigencia de la ley que sanciona a conductores borrachos y en Cali, según las autoridades de tránsito, su aplicación ha provocado entre los ciudadanos un efecto positivo a la hora de evitar manejar bajo los efectos del alcohol. De hecho, dice el secretario de Tránsito de la ciudad, Alberto Hadad, la accidentalidad por esta causa se redujo en un 59 %, “lo que es un resultado excelente, por lo que hay que felicitar a los caleños por el buen comportamiento”.Explica, por ejemplo, que entre el 24 y 27 de diciembre se practicaron más de 540 pruebas de alcoholemia en puestos de control ubicados en diferentes sitios de la ciudad, de las cuales solo 15 resultaron positivas. “Tratándose de la Feria de Cali y de la gran afluencia de público, estos resultados son muy satisfactorios”, indicó Alberto Hadad.La razón por la que al parecer los caleños están pensando dos veces en tomar licor y manejar es, según Ciro Jaramillo, experto en movilidad de la Universidad del Valle, que la medida está generando una especie de paranoia por cuenta de los altos costos de las nuevas multas (entre $1.768.000 y $28.296.000, dependiendo del grado de alcohol y reincidencia).De ahí que la Asociación de Establecimientos Nocturnos de Diversión, Asonod, dé cuenta de que durante las últimas semanas se vea un menor número de vehículos en los sitios de rumba o parqueaderos de bares y discotecas.“Hicimos un convenio con la empresa Taxis Libres para ofrecer el servicio de transporte en los cien establecimientos que tenemos afiliados porque, a veces, hay temor de no poder cubrir toda la oferta de movilidad para los clientes”, aseguró Alejandro Vásquez, vocero de Asonod.Al preguntar si la medida ha resultado efectiva en la ciudad en las últimas semanas del año, a través de la Fan Page de Elpais.com.co en Facebook, 30 de 50 participantes (el 60 %) respondió afirmativamente. Para María Isabel Gutiérrez, directora del Centro de Investigaciones sobre Violencia de la Universidad del Valle, Cisalva, “aunque esta práctica sana de no conducir embriagado se está generando por el dolor del bolsillo, lo que no debería ser así, por lo menos está logrando efectividad, evitando muchos dramas y discapacidades en los hogares colombianos”.Sin embargo, entre los usuarios de redes sociales que respondieron la pregunta, hay temor por el aumento de sobornos por parte de las autoridades para impedir las multas y la dureza del castigo del grado 0 de alcohol (que equivale a una o dos tragos). “Lo que sucede es que hay temor porque se siente que la autoridad vial está vigilando a la gente todo el tiempo. La Secretaría de Tránsito implementó en la última semana controles las 24 horas del día y eso ha sido muy efectivo. Lo importante es que estos controles perduren en el tiempo”, dijo James Gómez, director en el Valle del Fondo de Prevención Vial. Pero con todo y la norma, aún hay personas que insisten en incumplirla. Alberto Hadad reveló, además, que el pasado 26 de diciembre, día de la cabalgata de la feria, cuatro conductores recibieron multas por más de $28 millones y se les suspendió la licencia por diez años, tras negarse a hacerse la prueba de alcoholemia.En las carreteras del Valle, del 19 de diciembre (día en que se sancionó la norma) al 27, se impusieron 86 comparendos por embriaguez. Uno más que lo reportado en el mismo periodo del 2012 (85), según los informes de la Policía de Carreteras del departamento.“Este fin de semana, que se terminan las festividades, mediremos el efecto que ha tenido la norma. Todavía hay gente que piensa que esta ley no se aplicará, pero las sanciones son una realidad y sus consecuencias son severas, tanto económicas como penales. Se ha hablado suficiente de la norma, ya no hay excusa”, dijo el coronel Byron Castillo, comandante de Policía de Carreteras Valle.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad