Le salen peros al nuevo modelo de la Ciclovida en Cali

Le salen peros al nuevo modelo de la Ciclovida en Cali 

Agosto 14, 2017 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País 
Ciclovida

Según la secretaría del Deporte y la Recreación, a la Ciclovida asisten entre 20.000 y 25.000 personas. Este espacio está disponible todos los domingos.

Archivo/ El País

“Me quitaron la clase de viejoteca para ponerme una de rumba y ahora ya no dura una hora, sino 45 minutos”; “en la tarima de La Luna (Calle 13 con Autopista) ya no hay inflables para los niños”; “no sé qué hicieron con la zona de mascotas aquí en El Ingenio”; “¿dónde están los fisioterapeutas que hacen los estiramientos?”; “ya no hay quién realice ejercicio para las personas discapacitadas”.

Estas son algunas de las observaciones que los caleños han hecho tras el nuevo cambio de operador de la Ciclovida que se dio a principios de este mes.

Por nueve años la administración de este espacio la hizo la Corporación para la Recreación Popular, CRP, pero hoy es directamente la Secretaría de Deporte la que ejecuta.

Según Silvio López, secretario de Deporte y Recreación de Cali, al inicio todo cambio genera traumatismos, pero la idea es que se preste un mejor servicio del que se venía dando. “Yo creo que parte de las críticas son de un movimiento de personas que no quieren los cambios, que vienen haciendo lo mismo desde hace 20 años y pues la Ciclovida necesita mejorar”, precisó.

Según el funcionario, es un mito que cada domingo 200.000 caleños utilizan la Ciclovida, “cuando la Secretaría de Deporte tiene una medición y son realmente 24.000 personas, y esa es una diferencia muy grande para un programa de $4000 millones al año. En Bogotá son 800.000 personas y en Medellín 50.000. Entonces creemos que el programa necesita cambios”.

Según el funcionario, con las modificaciones del modelo se está llegando más a la gente.

“Se han pisado algunos intereses que afloran con quejas, no necesariamente ciertas, aunque algunas sí lo pueden ser”, precisó.
En relación con las quejas inicialmente planteada en este texto, López aseguró que no se han quitado tarimas, ni instructores.

“Por el contrario, se han incrementado puntos de recreación, el programa ha contratado personal directamente. Con el viejo modelo había gente que solo ganaba plata los domingos. Se incorporaron 69 personas. Por el contrario, nos estamos fortaleciendo”.

¿Y con estos cambios, cuánto se está economizando la Alcaldía? Según el Secretario de Deportes, no hay ahorros de recursos, sino que se están invirtiendo mejor. “Por ejemplo, hace nueve años no se disponían de recursos en infraestructura, vallas, topes en las esquinas y en hoy día eso cambió. Con la misma plata se está trabajando con la misma gente y además se compraron bicicletas (de spinning) que antes eran alquiladas. con la misma plata estamos haciendo más”.

López sostuvo que con estos cambios lo que se busca es poner a brillar a la Ciclovida porque estaba anquilosada en el tiempo.

“En relación con la duración de las clases —en la que algunos usuarios acusan recorte— no te podría decir si se redujeron los tiempos o no. Es un tecnicismo que no conozco. Si se hizo es porque seguramente hay más programación, hemos tenido personal del Ejército haciendo presentaciones, espacios de lúdica. La Ciclovida va de 8:00 a.m. a 1:00 p.m., tenemos que hacer que más gente participe en ella”, dijo el funcionario.

Ante el cuestionamiento de uno de los usuarios que manifestó que le cambiaron la clase de viejoteca por una de rumba, Silvio López respondió que hay poblaciones diferentes en este espacio. “Tenemos que atender varios grupos poblaciones, no solo a los de la tercera edad. Sin embargo, vamos a revisar y no estamos cerrados a los cambios”.

Por su parte, desde el Concejo de Cali, Luis Eduardo Franco, creador y fundador de la Ciclovida, señaló que el nuevo personal a cargo de este espacio no cuenta con experiencia y los cambios han sido rechazados por la comunidad.

Ramos respaldó las modificaciones propuestos en materia de actividad deportiva, pero se apartó de la forma como desde la Secretaría de Deporte, se generó un mal ambiente alrededor del programa para proponer un nuevo modelo de fomento a la recreación.

“Uno de los cambios negativos fue haber hecho traslado de los monitores deportivos de las comunas, desconociendo que los monitores nacen en sus propios barrios y a ellos deben servir, pero no intercambiarlos, porque es empezar de nuevo”.

Posiciones encontradas

Desde el Concejo de Cali también se cuestionó el modo de contratación de este programa.

La cabildante Patricia Molina advirtió que al interior de la Secretaría del Deporte se esté usando la figura de convenios para evadir la Ley 80 de contratación. “Si es necesario que la Contraloría entre a indagar. No puede ser posible que entren en la moda de alcaldías anteriores”, aseveró.

Por su parte, el concejal Flower Enrique Rojas reconoció que la Secretaría de Deporte busque acabar con la tercerización en la dependencia, pero demandó mantener la experiencia con el personal que ha hecho historia en temas de recreación y deporte.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad