Le mostramos cuáles son los líos laborales que afronta Emcali en la actualidad

Febrero 05, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Le mostramos cuáles son los líos laborales que afronta Emcali en la actualidad

Emcali deberá pagar una deuda de un billón de pesos que tiene con el Gobierno Nacional. Los pagos a la Nación serían de $250.000 millones al año, es decir se cancelaría en cuatro años, después del año 2014.

Ya hay en firme seis sentencias que favorecen a las Empresas Municipales de Cali en procesos de los 51 despidos por toma del 2004.

La detención y posterior liberación esta semana del gerente de Emcali, Sabas Ramiro Tafur, por un supuesto desacato a una tutela que ordenaba el reintegro de 51 empleados de Emcali, despedidos por participar en una toma violenta a la sede de la empresa en mayo de 2004, es otro capítulo de una historia que ya casi completa ocho años.Todo empezó del 26 de mayo de 2004 cuando algunos miembros de Sintraemcali acompañados por trabajadores oficiales, se tomaron en forma violenta el edificio de la empresa, en el Centro Administrativo Municipal, CAM.Lo que había empezado días antes como una protesta pacífica, terminó convirtiéndose en una toma violenta, en la que sus protagonistas cerraron la sede, colocaron energía a las puertas para impedir el acceso de los empleados, introdujeron personas con pasamontañas y con garrotes y el interior del edificio se convirtió en un caos. Los protagonistas de la toma semidestruyeron la gerencia general y averiaron otras instalaciones. En el noveno piso de la torre estaba la oficina de Control Disciplinario donde se llevan todos los procesos contra los funcionarios. Esos expedientes los rompieron y los tiraron por las ventanas. Por eso se vio ese espectáculo de papeles volando desde la parte alta de la torre de Emcali. Las imágenes quedaron grabadas.Adicionalmente, se generó la parálisis de la empresa en algunos frentes como el proceso de facturación de los servicios públicos a los usuarios y la producción de nómina de los empleados.Ocho años después, Jorge Iván Vélez, presidente de Sintraemcali, sostiene que no se paralizó la prestación de los servicios públicos de agua, energía y teléfonos. Sin embargo, Solís Ovidio Guzmán, abogado de Emcali, aseguró que sí hubo parálisis y afectación de los servicios de la empresa.Guzmán recuerda que “el Ministerio de la Protección Social envió sus delegados que constataron que se produjo parálisis de la empresa y, con fundamento en eso, ese ministerio emitió56 la Resolución 1696 del 2 de junio de 2004 declarando la ilegalidad de la huelga”.De hecho, Emcali alegó ante la Corte Constitucional que “no hubo una huelga sino un cese de actividades totalmente ilegal, con actuaciones violentas como la toma de las oficinas a la fuerza, el cierre de éstas al público y la permanencia en ellas, con la parálisis de labores fundamentales de la empresa en todos los órdenes, al punto que  la facturación y recaudo hubo que postergarse en el tiempo dada la imposibilidad que tuvo la empresa de funcionar normalmente”. Con la mediación de la Gobernación de entonces, en cabeza del hoy vicepresidente de la República Angelino Garzón, se pactó la terminación de la toma de cuatro días, el 29 de mayo de ese año.Empiezan los procesosEmcali inició, entonces, los procesos disciplinarios contra los responsables de la toma con las pruebas fílmicas existentes y determinó el despido de 51 trabajadores, entre ellos seis directivos de Sintraemcali. En respuesta a esa decisión, los trabajadores interpusieron sendas tutelas alegando el derecho a protesta, a huelga y la defensa al trabajo.Una de esas tutelas llegó a la Corte Constitucional, máxima autoridad en ese tema, y en la Sentencia T-509 de 2005 dijo que la toma fue violenta y que la tutela no es el mecanismo para solicitar reintegros laborales, ya que para eso están los procesos ordinarios. Allí empiezan, entonces, 51 procesos ante la justicia laboral, entre los años 2005 y 2006, y están vigentes hasta ahora. Seis de los implicados en los hechos eran directivos sindicales que tenían fuero y, por tanto, debían surtir un proceso especial de levantamiento de fuero y de despido. De estos seis procesos, cuatro se fallaron y están ejecutoriados a favor de Emcali y dos están en segunda instancia.A su vez, de los 45 procesos ordinarios iniciados, 33 se han fallado en segunda instancia a favor de los ex trabajadores, pero estos procesos no están en firme porque se encuentran en casación ante la Corte Suprema de Justicia. En esa misma situación están los 15 procesos fallados a favor de Emcali, de los cuales dos no fueron sustentados por los interesados, por lo cual el fallo queda en firme a favor de Emcali.Solís Ovidio Guzmán explicó que en relación con los seis procesos especiales contra los directivos “no hay ninguna instancia adicional a la jurisdicción especial que los conoció, ahí mueren, por lo cual ya terminaron, es cosa juzgada y no pueden juzgar a Emcali dos veces por lo mismo”.Lo curioso es que esos seis directivos aforados que ya surtían el proceso especial (de los que se han fallado cuatro a favor de Emcali), también iniciaron otro proceso ordinario que ya no procedería.De esta manera, quedan resueltos cuatro de los casos de fuero sindical de directivos fallados a favor de Emcali y dos ordinarios que no sustentaron la casación. Es decir, ya hay seis casos perdidos por ex trabajadores participantes en la toma. “Ellos podrán discutir la parte económica, pero no el reintegro”, dijo el abogado Guzmán.Pero, además, la solución a este complejo problema de demandas, contrademandas y tutelas por la toma de Emcali en el 2004, tiene otras piedras en el camino.Dentro del grupo de ex trabajadores que reclaman reintegro laboral hay tres pensionados (dos por la empresa y uno por el Seguro Social), quienes reciben su mesada mensual. Por eso no se pueden reintegrar.Aparte de esto, entre los reclamantes figura una persona de 68 años de edad que tampoco podría aspirar a reintegro, por cuanto la ley establece que la edad laboral límite es hasta los 65 años.La tutela de la discordiaPara cerrar este episodio, en 2011, siete años después de la toma, Sintraemcali -en otro intento que busca pasar por encima de los fallos ordinarios-, acudió a una acción de tutela exigiendo el reintegro de los 51 ex trabajadores.En primera instancia el Juzgado 11 Penal Municipal de Cali negó la acción, dado que el presidente del sindicato no representaba los intereses de los ex trabajadores.Pero en segunda instancia, el Juzgado 2º Penal del Circuito de Cali, mediante Sentencia 061 de octubre 12 de 2011 amparó el derecho fundamental de la organización sindical y contradiciendo lo actuado ordenó el reintegro sin solución de continuidad de los 51 ex trabajadores, incluyendo los que ya habían sido objeto de definición judicial en firme y de los que se encuentran en casación. Emcali consideró que “con esta decisión de tutela se desconocen principios básicos como el de la cosa juzgada, el debido proceso, el carácter subsidiario de la acción constitucional, la inmediatez, la afectación de patrimonio público, entre otros”.Por esa razón solicitó a la Corte Constitucional que seleccionara esta tutela para su revisión, a lo cual se accedió en noviembre pasado. Entonces, el procurador General, Alejandro Ordóñez intervino y mediante un escrito dirigido a la Corte dijo que en este caso ya hay fallos previos que “han hecho tránsito a cosa juzgada”.Por ello, Ordóñez pidió suspender provisionalmente las órdenes impartidas en dicha tutela de reintegrar a los trabajadores y pagarles acreencias laborales porque “carecen de fundamento fáctico y legal” y para evitar “un posible perjuicio al interés y al patrimonio público”.En efecto, este jueves, la Corte Constitucional emitió el esperado auto de revisión de la polémica tutela. En él ordenó suspender los efectos jurídicos de la misma, hasta tanto se adopte una sentencia de fondo en los procesos que cursan.La Corte explica que esta decisión “va encaminada a evitar un perjuicio al interés público, toda vez que los recursos de Emcali hacen parte del erario”.El primer efecto de la decisión fue la puesta en libertad el viernes del gerente de Emcali Ramiro Tafur, detenido un día antes por efecto de dicha tutela. Y, el segundo, la suspensión del reintegro y pago de cualquier dinero a los ex trabajadores despedidos hasta que se fallen de fondo los casos por la justicia ordinaria.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad