Lavaderos, un problema crónico

Julio 09, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

Por causa de los lavaderos de carros, al mes en la ciudad se pierden tres millones de metros cúbicos de agua en Cali, según gerente de Acueducto de Emcali. Los ciudadanos aún no han tomado conciencia de conservar este recurso natural.

El problema de los lavaderos informales en las vías públicas de Cali es crónico y creciente. A esta conclusión llegó el ingeniero Alfredo Urbano Jiménez, gerente de Acueducto de Emcali, al ser requerido por una acción popular interpuesta por una ciudadana que denunció el despilfarro de agua en la Carrera 46 entre calles 53 y 54, incluyendo el separador vial de la Avenida Ciudad de Cali. La accionante señaló ante el juzgado Quinto Administrativo del Circuito de Cali que en el sitio señalado varios hombres, entre los 15 y 40 años, “vociferan palabras obscenas, orinan en el espacio público detrás de los vehículos que lavan y entre ellos hay peleas generando escándalos”.La denuncia puso sobre la mesa el ‘chorro’ de pérdidas que sufre Emcali por causa de extracción ilegal de agua.Al mes en la ciudad se pierden tres millones de metros cúbicos de agua potable, lo que significa que las Empresas Municipales dejan de recibir casi cuatro mil millones de pesos. Con esa cantidad se pueden llenar seis mil piscinas semiolímpicas. Los sectores de la Calle 54 entre carreras 46 y 42, en El Morichal, la Carrera 73 con Calle 16, en Prados del Limonar, Santa Teresita y Terrón Colorado, son algunos puntos críticos.En la primera dirección las autoridades han realizado ocho operativos para contrarrestar el problema, pero en una ocasión los agentes de Tránsito fueron agredidos por los lavadores y en otra había pandilleros en el entorno. El director del Dagma, Carlos Rojas, señaló que 286 establecimientos prestan el servicio de lavadero de carros de manera legal (de éstos 200 son estaciones de servicio), aunque aclaró que hay un subregistro por cuanto muchos no están reportados ante las autoridades.Sin embargo, tanto algunos negocios formales como los ilegales le roban agua a la red de acueducto. Alejandro Agredo, ingeniero de Emcali, especificó que unos seis mil clientes comerciales, entre ellos lavaderos de autos, moteles, restaurantes, fábricas de hielo, salones de belleza y grilles, tienen acometidas clandestinas, algunas bien construidas.“Estos fraudes generan daños sociales como el que los ciudadanos paguen las pérdidas, fomenta la cultura del no pago y el deterioro de la red y de los andenes, y atentan contra las finanzas de las empresas, lo que pone en riesgo la sostenibilidad del servicio”, afirmó Agredo. Además, la fuga constante de agua hace que la presión del líquido disminuya en las horas pico de consumo en el sector afectado, lo que dificulta que llegue hasta el tercer piso de una edificación. Los ingenieros de Emcali han detectado que la red es chuzada en las válvulas de corte que están ubicadas en las esquinas, generando además contaminación en el líquido. Agredo señaló que por una sentencia de la Corte Constitucional las empresas públicas no pueden cobrar las multas para los usuarios que hacen fraude. “Son procesos largos, es un desgaste administrativo y es difícil mantener el control”, acotó. Por su parte, el defensor Regional del Pueblo, Andrés Santamaría, expresó que “las acciones ejercidas por la Secretaría de Tránsito son totalmente insuficientes o inadecuadas, no han minimizado el problema de los lavaderos clandestinos”. También sostuvo que “si bien hay necesidad de educar a la población sobre los daños y se implantan medidas políticas de inclusión social, la Alcaldía debe cumplir con su deber de solucionar el problema y no esperar a que se magnifique aún más”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad