Las razones por las cuales la segunda fase de las Megaobras de Cali está en el limbo

Las razones por las cuales la segunda fase de las Megaobras de Cali está en el limbo

Noviembre 19, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Zulma Lucía Cuervo Plazas | Reportera de El País
Las razones por las cuales la segunda fase de las Megaobras de Cali está en el limbo

Infraestructura. Una obra que permitirá descongestionar el tráfico vehicular en el norte es el puente de Chipichape, que conectará la Calle 36N entre avenidas 4N y 6BN. Este proyecto hace parte del paquete de las 21 megaobras que están pagando los caleños con la contribución de valorización.

Mala proyección del recaudo frenó la licitación del segundo paquete. Se debe el pago a contratistas.

De las 21 Megaobras incluidas en el cobro de la contribución de la valorización, que fue autorizado por el Concejo de Cali en el 2008, solo se han desarrollado 15. Las 6 restantes ya no saldrán a licitación este año, a pesar de que en agosto pasado la Administración Municipal hizo el anuncio de que la nueva contratación estaría lista a finales de este año.La razón de la demora en la salida del segundo paquete de obras tiene una explicación: falta de plata para financiarlas.Y es que las cuentas del actual gobierno, que se han ajustado con base en el recaudo de la valorización, indican que solamente habrá flujo de caja positivo para pagar las obras restantes hasta el año 2015. El secretario de Infraestructura y Valorización de Cali, Miguel Meléndez, reconoce que las proyecciones que se hicieron sobre el recaudo de la contribución para financiar las megaobras estuvieron sobredimensionadas. Un informe entregado por la Secretaría de Infraestructura local al Concejo en julio de este año indica que el primer mes de recaudo de megaobras, correspondiente a diciembre de 2009 (que suponía buenos ingresos debido a que los contribuyentes pagarían para acceder al descuento del 20% por pronto pago), se proyectó la entrada de $158.384 millones, pero el recaudo efectivo para ese mes fue de $79.404 millones.Para el 2010 se plantearon ingresos mensuales de $14.816 millones. Si bien hubo dos mes con buen recaudo (enero, con $22.749 millones y julio, con $21.421 millones), los restantes diez meses no cumplieron la meta proyectada.Una auditoría de la Contraloría de Cali, realizada a las megaobras en agosto de este año, ratifica el difícil estado de las finanzas de este programa. Según dicho informe, en el 2009 (noviembre y diciembre) se proyectó recaudar $187.863 millones como pago anticipado de la contribución por valorización. Al final se recaudaron $79.441 millones (42,28 %).En la vigencia 2010 se proyectó un ingreso de $124.551 millones y se recaudaron $112.829 millones (90,59 %) y en el 2011, la perspectiva de pago era de $116.148 millones, pero el ingreso al fisco local fue de $104.604 millones (90,06 %). “Comparadas las vigencias 2011 y 2010 se observa un decrecimiento de 7,29 % que corresponde a $8.225 millones”, explica la auditoría. Frente al tema, un exfuncionario del Gobierno anterior, directamente relacionado con este tema, indicó que si bien las proyecciones no se cumplieron en su totalidad, el recaudo permitía pagar las obligaciones con los tres contratistas de las megaobras e incluso, licitar algunas obras pendientes este año.Meléndez dice que esta vigencia terminará con un saldo en rojo de $84.012 millones frente a lo proyectado del ingreso por valorización del 2009 al 2012.Explica que las cuentas del Municipio indican que para el 2013 habría un comportamiento de recaudo superior a lo proyectado, al igual que en el 2014. “Entre los años 2013 y 2014 tendremos un flujo superavitario de $149.923 millones, pero como arrastramos un déficit de $84.012 millones, quedarán en caja $59.911 millones para contratar”, señala el Secretario de Infraestructura.“Sería irresponsable salir a licitar un grupo de obras cuando tenemos obligaciones contractuales con los tres concesionarios que están ejecutando los proyectos de la primera fase y con los que tenemos saldos pendientes de pago”, dice el Secretario de Infraestructura y Valorización.La deuda con los contratistas Al 15 de noviembre de 2012, la Alcaldía ha cancelado $391.996 millones a los tres concesionarios de las megaobras. Pero la cuenta de cobro de los tres contratistas suma $517.947 millones, suma que quedó pactada en la programación de pago que se fijó en los tres contratos de concesión. Es decir, que el Gobierno local debe $127.951 millones de esa facturación, que corresponde al dinero que debía pagar la Alcaldía con corte a julio de 2012. Además, según estableció El País, los tres contratistas están preparando las cuentas de cobro del hito (pago) de octubre de 2012, que suma $35.738 millones.“Es preocupante que las proyecciones financieras hayan quedado mal planteadas porque la Alcaldía tiene que estar renegociando los pagos con los contratistas, encareciendo más el costo de las obras. En el contrato se contempló la posibilidad de la demora en los pagos, tal como sucede hoy, y el contratista puede esperar, pero a cambio la Alcaldía deberá pagar un mayor interés por la demora en el cumplimiento de su obligación contractual”, explica Lourdes Salamanca, directora del Observatorio de la Infraestructura del Valle del Cauca, entidad que le hace seguimiento a las megaobras.Otro de los problemas del déficit de recursos es que al posponer la contratación y ejecución de las obras, estas se encarecen aún más frente a lo autorizado por el Concejo de Cali, mediante el Acuerdo 241 de 2008, que estableció el pago de la valorización para las megaobras. “Es la Administración la que deberá responder con recursos propios (provenientes de los impuestos locales) por el mayor valor que tengan las megaobras porque a los contribuyentes no se les pueden cobrar los sobrecostos y la mala planeación”, dice la concejal Noralba García, quien agrega que el compromiso de hacer todas las obras quedó fijado en el actual plan de desarrollo.El concejal Harvy Mosquera asegura que todos proyectos tienen unos valores superiores a los inicialmente planteados. Revisando el acuerdo que aprobó las megaobras, frente al presupuesto que presentó la Alcaldía en agosto anterior para licitar unas de ellas, el cambio es evidente. Por ejemplo, mientras el acuerdo dice que la solución vial de Chipichape cuesta $5.000 millones, la Alcaldía proyecta que el costo de esta obra, a precios de 2012, es de $6.359 millones.La intersección vial a desnivel (puente vehicular) de la Avenida Ciudad de Cali con Carrera 1 se tasó en el acuerdo por un monto de $5.000 millones. Según los anuncios de la Administración, esta obra cuesta $8.050 millones.La recuperación del espacio público en la ribera del río Cali fue proyectada en el 2008 por $16.000 millones y hoy vale $17.917 millones, de acuerdo a cálculos de la Secretaría de Infraestructura local.Luisa Lopera, coordinadora técnica de la Cámara Colombiana de la Infraestructura, seccional Occidente, indica que los valores en la construcción de obras públicas aumentan teniendo en cuenta el índice de construcción pesada que informa el Dane mensualmente, (en los últimos doce meses tuvo una variación de 3,87 %). “Pero también se evalúan fórmulas relacionadas con el costo del concreto y el asfalto”, dice Lopera. Por estos factores, calcula el presidente del Concejo, Fernando Tamayo, es que la Administración tendrá que financiar con recursos propios el 30% del valor de las megaobras. “Es decir, que casi $300.000 millones (las megaobras costaban al 2010 $960.309 millones) necesitan una fuente de financiación de los ingresos del Municipio y la única forma de garantizar recursos es comprometiendo los 3,5 puntos de la sobretasa a la gasolina que se utilizan para hacer el reparcheo de las vías en la ciudad”, indica Tamayo. A pesar del pobre panorama financiero, el alcalde Rodrigo Guerrero asegura que le cumplirá a Cali con la construcción de las megaobras. “Puede que nos demoremos un tiempo más de lo esperado para salir a licitar, pero los caleños tendrán todos los proyectos por los que están pagando la valorización”.El trámite en el ConcejoSegún los concejales, la Alcaldía de Cali deberá tramitar dos permisos para poder adelantar la contratación de la segunda fase de las megaobras.Estos son la extensión del plazo para contratar obras y las vigencias futuras al 2017. Actualmente estas están autorizadas hasta el 2013.El concejal Harvy Mosqueradice que al Gobierno local se le venció el plazo para contratar las obras el 4 de septiembre de 2011. “Por ello deberá solicitar la restitución de la vida jurídica de las megaobras”, agrega el cabildante.Ante estos temas, el alcalde de Cali, Rodrigo Guerrero, explica que se hará “lo necesario” para contratar la siguiente fase de las megaobras. Los proyectos de acuerdo, según el mandatario, se presentarán el próximo año al Concejo.La Alcaldía dice que licitará un segundo paquete de las megaobras en el primer semestre del 2013, bajo la modalidad de concesión.”El contratista tendrá que poner la plata para hacer las obras y el pago de la Alcaldía iniciará a partir del año 2015, en el que estimamos que ya tendremos flujo de caja positivo”, acota el secretario de Infraestructura, Miguel Meléndez.Frente a la propuesta del concejal Fernando Tamayo de comprometer los recursos de la sobretasa a la gasolina que se utilizan en reparcheo para pagar las megaobras, dice Meléndez que esa idea está en estudio por parte de la Administración.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad