Las piezas que le faltan al rompecabezas de Emcali

Las piezas que le faltan al rompecabezas de Emcali

Julio 25, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Jessica Villamil | Reportera de El País
Las piezas que le faltan al rompecabezas de Emcali

Hay expectativa por el futuro de la empresa. Aún faltan pasos para que se concrete la devolución.

Solamente faltan doce días para que se cumpla el plazo pactado por el Gobierno Nacional para levantar la intervención de las Empresas Municipales de Cali y aún hacen falta dos fichas claves para resolver el acertijo que define la salvación de la compañía: Capitalizar el 49% del negocio de telecomunicaciones —ahora Telecali— y establecer un código de buen gobierno, que será la guía de manejo de la empresa.El rompecabezas, que estuvo desarticulado por cerca de nueve años, ya tiene forma, pero esta semana surgieron preocupaciones cuando un grupo de concejales, liderados por José Luis Pérez, pidió la suspensión de la venta del 49% de las acciones de Telecali. La razón: Aseguran que la empresa está subvalorada y que la puja anunciada no sería conveniente porque sólo habría una empresa (Telmex) interesada en participar del proceso fijado para el 3 de agosto. A eso se suma que el código de buen gobierno “todavía no está listo”, según se lo confirmó a El País la Superintendente de Servicios Públicos.Lo que preocupa es que ese código es una exigencia del presidente Álvaro Uribe y hace parte de los tres requisitos que debe cumplir la empresa para que pueda ser devuelta al Municipio antes del 6 de agosto. Las otras dos condiciones son las capitalizaciones de la Termoeléctrica —proceso ya concluido— y de Telecomunicaciones, que está en mora.A pesar de las peticiones del Concejo, la Personería, la Contraloría Municipal y quince representantes del Bloque Parlamentario, la superintendente Evamaría Uribe afirmó que no se detendrá el proceso.Sin embargo, Gerardo Barona, jefe de Planeación Corporativa de Emcali, reconoció que el tiempo es corto y solamente tendrían tres días para concluir el trámite de venta de las acciones de Telecali. En cuanto al código de buen gobierno advirtió que “si no está listo, la empresa no será devuelta”.Fin a la ‘dedocracia’En marzo del 2009, durante la inauguración del Sistema de Transporte Masivo de Cali, el presidente Álvaro Uribe informó que una condición inamovible para levantar la intervención era establecer un código de buen gobierno. El próximo 1 de agosto se cumplirán 17 meses desde aquel anuncio, pero el requisito todavía no se cumple. Según la Superintendente, el motivo obedece a que no se trata únicamente de un documento, sino de un manual que establecerá un acuerdo de inversión de un billón de pesos que la Nación le condonó a la empresa y que tendrán que ser destinados a proyectos de recuperación de redes de acueducto, alcantarillado y energía, entre otros.Pero el senador Alexánder López acusa a la Superservicios de tratar de “manipular el documento para sacar adelante el negocio. Se pueden escribir muchas cosas en un papel, pero si no hay voluntad no se consolida nada”.Lo cierto es que el Jefe de Planeación Corporativa de Emcali precisó que entre las condiciones que debe reunir ese código están los mecanismos de comunicación y coordinación entre el Alcalde y los usuarios, las pautas para estructurar la Junta Directiva, el nombramiento de la alta gerencia y las direcciones medias, la rendición de cuentas y las políticas para revelar la información financiera.“Emcali fue un ejemplo mundial en prácticas de mal gobierno y el código lo que busca es blindarla contra la politiquería y la corrupción. Ya tenemos un borrador y falta estructurar unos detalles”, agregó Gerardo Barona.Anunció que cuando se levante la intervención los funcionarios se elegirán únicamente a través de un concurso de méritos. Es decir, que según esa regla de juego, nombres que han sonado mucho, pero no que se ajustan al perfil (como Juan Carlos Botero, actual secretario de Hacienda Municipal), tendría que descatarse para ocupar el cargo de Gerente General.Barona señaló que “se pueden decir muchas cosas, pero el puesto lo ocupará la persona que se presente al concurso y gane en franca lid su posición”.El concejal Milton Castrillón opinó que la Gerencia de Emcali debe ser ocupada por una persona con la formación académica y el perfil requerido y no puede ser puesta por un grupo político. El alcalde Jorge Iván Ospina consideró que el concurso necesariamente no tiene que ser abierto. “Tenemos que identificar talentos que le presten un servicio adecuado a la ciudad, pero debemos entender que somos presa de los propios mecanismos”.Expectativas por la inversiónEl estado actual de las finanzas de Emcali presagia un futuro próspero. El billón de pesos que se le debía a la Nación ya no tendrá que pagarse, sino que los recursos estarán destinados a inversión.“La empresa volverá con cero deuda y podremos invertir en redes de acueducto, alcantarillado y en la expansión de la compañía”, comentó Gerardo Barona.El concejal Milton Castrillón dijo que el reto para el Municipio es no dejar que se quiebre Emcali, por lo que tendrá que crecer en subestaciones de energía para pasar de 25 a unas 45 y rebajar las pérdidas técnicas y no técnicas, que están en un 14% y que se deben a los excesos de conexiones fraudulentas.También será necesaria la actualización tecnológica de los equipos. “Hay que reducir las pérdidas y los cortes en el servicio. Tenemos que ser una empresa eficiente y moderna”, consideró el cabildante José Fernando Gil.Ampliar la cobertura, mejorar la calidad de los servicios y establecer precios que se ajusten a las necesidades del usuario, son otros retos de la nueva Emcali. El representante a la Cámara por el Valle del Cauca Heriberto Zanabria fue enfático al decir que si la empresa no se vuelve competitiva, desaparece. “A los usuarios les es indiferente quién preste el servicio. Sólo quieren que les llegue agua, luz e internet a la casa, a buen precio”, agregó.Frente al futuro de la compañía, el Alcalde aseguraque su gobierno “ha demostrado responsabilidad en el manejo de lo público. Vamos a dejar la empresa blindada para que no interfieran intereses privados o politiqueros”. Sin embargo, no se comprometió en respuestas sobre lo que le aguarda a empresa en términos de prioridades e inversión cuando regrese a manos del Municipio.Reiteró que por ahora trata de no pensar en otra fecha de devolución distinta al 6 de agosto para “no fisurar lo que puede ser una realidad”.No obstante, Alexánder López manifiesta que el Mandatario “está en otra lógica, por lo que temo que pueda ocurrir lo mismo que con Emsirva, que fue liquidada y el Municipio no hizo nada”.¿Afán u optimismo?El plazo dado por el Gobierno Nacional para cumplir los tres compromisos que permitirían la devolución de Emcali tiene divididos a líderes y dirigentes de la ciudad. Mientras el alcalde Jorge Iván Ospina le pide a “todos los santos que no se dilate la devolución”, el Concejo, el Bloque Parlamentario del Valle del Cauca y los órganos de control cuestionan el afán para lograr el visto bueno del presidente Uribe. Aunque los detalles aún no se han concretado, la Superintendente de Servicios Públicos dijo que “el proceso de salvación de Emcali lo ha liderado el presidente Uribe y no podemos permitir que pase el tiempo y se pierda el patrimonio de la empresa”.El concejal Fabio Arroyave manifestó que “no hay por qué correr. Qué más da una o dos semanas. Lo importante es que todos los procesos se ejecuten de manera positiva”.Es más, el cabildante José Fernando Gil señaló que si se cumplen las condiciones, pero no con el tiempo estimado, “el presidente electo, Juan Manuel Santos, no tendrá objeción de devolvernos a Emcali”. El vicepresidente electo, Angelino Garzón, precisó que no se referirá al tema porque hay un gobierno vigente, que no es el suyo.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad