Las normas del Código de Policía que pueden quedar en 'letra muerta'

Febrero 05, 2017 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Las normas del Código de Policía que pueden quedar en 'letra muerta'

null

Con el nuevo Código Nacional de Policía y Convivencia, ¿desaparecerá por fin el problema endémico de las basuras en  la galería Santa Elena? ¿Cerrarán los moteles, prostíbulos y expendios de drogas cercanos a las instituciones educativas? ¿Se podrá comprar en el centro  sin el acoso de los pregoneros? Estos son solo tres casos en los que hacer cumplir la norma será un duro reto.  Sobre las basuras: “no retirar frecuentemente los residuos de las áreas de producción o depósito y no evacuarlas de manera que se elimine la generación de malos olores (....)”, tendrá una multa de $786.880 (32 smdlv). Lea también: El nuevo Código de Policía también se puede llevar en el celular. Igual sanción se estipula por  “no conservar en el lugar donde se expendan o suministren alimentos, sus accesos y alrededores limpios y libres de acumulación de basuras” o por “expender  alimentos en sitios expuestos a focos de insalubridad, que representen riesgo de contaminación”. Este último da hasta destrucción del bien. Sin embargo, un líder comunal de la galería Santa Elena, la más desaseada de la ciudad,  dijo que “ese problema no lo arregla nadie, porque la basura que sale aquí es una cosa escandalosa, un cáncer que crece cada día”. El vocero,  que pidió omitir su nombre por seguridad, dijo que “el policía tiene un alto riesgo (para hacer cumplir una orden en Santa Elena) porque aquí lo que hay son mafias, que  dicen lo que se puede y no se puede hacer, hay matoncitos, y para eso  hay que meterle es Ejército, no monjitas”, ironizó.  Lea también: "Código de Policía inicia con sanciones pedagógicas": Santos. Ramón Ignacio Atehortúa, exrector del Colegio Santa Librada, consideró que erradicar negocios cercanos a las instituciones educativas, “sería viable si partiéramos de cero, pero si ya los alrededores están invadidos por la drogadicción, cafetines donde se consume trago, moteles y casas de citas, va a ser una labor titánica y en eso la Policía va a tener un desgaste para lograr lo que el Código  propone”. Otra práctica que el nuevo Código promete sancionar con multa de $786.880 (32 smdlv) y  suspensión temporal de actividad en caso de incumplimiento, es “utilizar, permitir, patrocinar, tolerar o practicar el pregoneo o actos similares en actividades de alto impacto que impidan la libre movilidad y escogencia del consumidor (...)”. Como los vendedores que escapan de hacer entrar casi cargada a la gente a los almacenes o con megáfono en mano, que entorpecen la movilidad en la vía. Lea también: Código de Policía entra en vigencia con 13 demandas en la Corte Constitucional. Ómar Alberto Zuluaga, economista y abogado, miembro de la junta directiva de la Asociación de Empresarios y Comerciantes del Centro de Cali, Grecocentro, dijo que “si la actividad del pregoneo está dentro de las normas del Dagma, la CVC y OSA (Organización Sayco-Acimpro), no tendría perjuicio; pero si es desbordado como dice el nuevo Código de Policía, están controvirtiendo una norma general que es que el bien común prima sobre el particular y sería susceptible de que la Policía sancione” y añadió que en estos  seis meses de implementación se hará el trabajo pedagógico para que los comerciantes se acojan al ordenamiento jurídico respectivo. Obras  y serviciosEn el barrio San Fernando nuevo, en una venta callejera de comestibles, hay servicio de fotocopias a la sombra de un árbol y con energía tomada del cableado público. Aunque la instalación ilegal, utilización, mantenimiento o modificación de las estructuras de los servicios públicos que pone en riesgo a las personas conlleva sanciones en el nuevo Código de Policía, esto es difícil de probar porque se camufla en el árbol y la fotocopiadora permanece oculta, dijo un vecino. Algo común en ventas que alteran hidrantes o tuberías para tomar agua o redes eléctricas para acceder a energía, sin autorización. Miembros de JAC coinciden en que en el país de “nadie vio nada” también será difícil constatar quién arroja “en redes de alcantarillado, acueducto y aguas lluvias, objeto, sustancia, residuo, escombros, lodo, combustibles o lubricantes, que alteren u obstruyan su funcionamiento”. Tranquilidad y respetoLas palabras marihuanatón y marihuanódromo pusieron en entredicho esta semana  la viabilidad de aplicar la norma que prohibe consumir sustancias alcohólicas, psicoactivas o prohibidas. Aunque da una multa de $196.720 (8 smdlv) y la disolución de reunión o actividad que involucre aglomeraciones de público no complejas, la semana pasada en Bogotá no se logró disolver la marihuanatón.  Más complejo aún será demostrar que alguien incurrió en “realizar actos sexuales o de exhibicionismo que generen molestia a la comunidad ($393.440 o 16 smdlv) o demostrar que se infringió la norma de “limitar u obstruir las manifestaciones de afecto y cariño que no configuren actos sexuales o de exhibicionismo en razón a la raza, origen nacional o familiar, orientación sexual, identidad de género u otra condición similar”. ($98.360 o 4 smdlv). Identificación y cédulaEl teniente Alberto Valero Bejarano,  capacitador sobre el nuevo Código Nacional de Policía, de la Policía Metropolitana de Cali, aclaró que el único documento válido para identificarse es la cédula de ciudadanía. Además, negarse a dar información veraz sobre lugar  de domicilio y actividad a las autoridades de Policía, dará multa de $786.880 (32 smdlv). Pero ante el reto de saber quién dará datos verídicos, un líder de la Comuna 11, que reservó su identidad, denunció que “los policías pueden ir con muy buenas intenciones, pero hay que apoyarlos, porque no tienen el respaldo  de la ley ni de los comandantes. Hay gente decente, pero siempre hay uno que  sino es bandido, tiene algo de ‘bandidito’ y a ese no le gusta el Policía,  que si lo requiere para una requisa o un llamado de atención, es porque está en algo”, puntualizó el vocero. Aglomeraciones y licorNada más complejo que manejar personas  alicoradas, más para los agentes del orden. Sin embargo, el Código incluye normas como aquella de que se dejará de vender licor 20 minutos antes de terminar un evento, algo difícil de controlar. O que “el organizador se abstendrá de vender alcohol a personas que presenten comportamientos  de intoxicación etílica”, cuando el expendedor querrá vender hasta última hora. Ómar Alberto Zuluaga, economista  y abogado, de la junta directiva de Grecocentro,  opina que acogerse a las normas es un proceso  concertado y de educación y aplica no solo para los comerciantes, sino para industriales, entidades financieras y eventos de gran formato como conciertos, ferias, tablados, publicidad móvil, marchas. “Si se hace una socialización y capacitación, el Código es perfectamente aplicable”, puntualizó. Urbanismo y obrasCali, una ciudad en constante construcción, puede tener dificultad para hacer cumplir normas como “limpiar el material, cemento y los residuos de la obra, de manera inmediata, cuando caigan en el espacio público”.Tan difícil como verificar si  tomaron  o no las medidas  necesarias para evitar la emisión de partículas en suspensión, provenientes de materiales de construcción, demolición o desecho. En ambos casos, da  suspensión de la obra. No retirar o reparar elementos que ofrezcan riesgo a la vida e integridad, conmina al dueño a hacer construcción, cerramiento, reparación o mantenimiento de inmuebles, o se expone a la remoción de bienes, reparación de daños materiales de muebles o destrucción de bien. ¿Quién hará ese control? Espacio públicoUna tarea complicada  de cumplir es la de verificar, constatar o documentar que alguien infringe la norma que prohibe “escribir o fijar en lugar público o abierto al público, postes, fachadas, antejardines, muros, paredes, elementos físicos naturales, tales como piedras y troncos de árbol, de propiedades públicas o privadas, leyendas, dibujos, grafitis, sin el debido permiso”. El teniente Alberto Valero Bejarano, de la Policía Metropolitana de Cali, sostiene  que de la misma manera que la Policía no se va a dedicar a mirar si le prestan o no el baño a una persona, sino que la ciudadanía acopie las pruebas y denuncie estos  casos. Aplica igual para si se recogió las heces del perro o no o para la norma  “realizar necesidades fisiológicas en el espacio público”. Basuras y zancudos  El comparendo ambiental ya fijaba sanciones por sacar la basura en horarios no autorizados por la empresa prestadora del servicio o en sitio diferente al lugar de domicilio, pero con el nuevo Código de Policía el infractor participa en un programa comunitario o actividad pedagógica de convivencia. Salvo que sea sorprendido en flagrancia, si nadie documenta el caso con fotos o videos, nada se podrá hacer. Como tampoco podrá aplicar la amonestación “al  disponer inadecuadamente de animales muertos no comestibles o partes de estos en los residuos domésticos” u otra más compleja aún es la de “permitir la presencia de vectores (zancudos) y/o no realizar las prácticas adecuadas para evitar la proliferación de los mismos en predios urbanos".  Los horarios de prostituciónEl Código Nacional de Policía no prohibe el ejercicio de la prostitución, pero sí da multa de  $786.880 (32 smdlv) y suspensión temporal de actividad, “ejercer la prostitución o permitir su ejercicio por fuera de las zonas u horarios asignados para ello o contrariando lo dispuesto en las normas o en el reglamento pertinente de carácter distrital o municipal”. Sin embargo, miembros de JAL de barrios residenciales como San Vicente, Versalles, Granada, El Peñón, Cámbulos, Tequendama, Champagnat, Alameda, entre otros, denuncian que están “invadidos” de casas de citas camufladas con usos del suelo como salas de masajes, centros de belleza o peluquerías ya que el POT los prohibe en esos sitios. Además, en Cali no están definidas aún ni las zonas de lenocinio ni los horarios.  El Código estipula normas difíciles de constatar para los uniformados. Como que los administradores de casas de citas “deben velar por el cumplimiento de los deberes y comportamientos de las personas que ejercen la prostitución” o “intervenir en caso de controversia” entre estas personas y sus clientes. A quienes prestan servicios sexuales, les prohibe realizar actos sexuales o exhibicionistas en vía pública o en lugares expuestos a esta, escena frecuente en vías principales de Cali. Y a los clientes les prohibe irrespetar, maltratar, agredir a quienes les prestan estos servicios u “obligarlas a realizar actividades contrarias a su voluntad”. ¿Cómo verificar estas situaciones para cumplir la norma? Animales y urbe“El que permita, en su calidad de propietario, poseedor, tenedor o cuidador que los semovientes deambulen sin control en el espacio público”, también tendrá su respectiva multa. Ver ganado por  la vía Panamericana o la Cañasgordas es una escena frecuente que complica la de por sí difícil  movilidad del sur de Cali, pero casi imposible de verificar porque casi siempre  estos animales andan solos y sin alguien a cargo que responda. Pero de la que más se quejan los caleños como es la de no recoger las heces de los animales, o tirarlos después de recogerlos, en el espacio público o en áreas comunes, el líder comunal de Santa Elena dice que aquí “la gente, si ve que la están viendo, las recoge, pero si nota que nadie la ve, las dejan ahí”. Respeto y actividadesAlrededor de hospitales, hospicios,  centros de salud, centros que ofrezcan el servicio educativo en los niveles de preescolar, básica, media, superior o de educación para el trabajo y desarrollo humano, o centros religiosos, no podrá haber sitios de prostitución, juegos de suerte y azar localizados, concursos, o donde se ejecute, por cualquier medio, música o ruidos que afecten la tranquilidad. Sin embargo, el docente Ramón Ignacio Atehortúa,  afirma que antes de las sanciones, lo que se requiere es mucha educación, no solo desde el hogar sino desde el colegio. “No se requiere seguir escribiendo normas, y antes que poner a la fuerza pública a hacer cumplir el Código, lo importante es que le metan mano a la educación para fortalecer los valores y apreciar la sana convivencia”. Servicio de baño El nuevo Código de Policía establece que es  obligación de todos y cada uno de  los establecimientos de comercio, prestar el servicio de baño a niños, mujeres en estado de embarazo y adultos mayores, cuando así lo soliciten, sin importar que los mismos sean sus clientes o no, pero les da potestad al establecimiento para cobrar el servicio. La inobservancia de esa norma tendrá como consecuencia la imposición de una multa ($98.360 o 4 smdlv) o suspensión temporal de actividad. Sin embargo, Mariela Vásquez,  una enfermera que prefiere comprar en el  centro ropa para su familia y otros objetos porque dice que es más barato, reclama que el Municipio está en mora de abrir baños públicos en este sector con tanta afluencia de público. De la propiedadCon relación al derecho a la reunión y manifestación pública, especifica que siempre y cuando “cause alteraciones a la convivencia podrá ser disuelta”. Sin embargo, dice que con el fin de amparar el ejercicio del derecho a la reunión o movilización pacífica, queda prohibido divulgar mensajes engañosos en torno a quienes convocan o participan en las manifestaciones, así como hacer públicamente señalamientos falsos de la relación de los manifestantes con grupos armados al margen de la ley o deslegitimar por cualquier medio el ejercicio del derecho constitucional de reunión y manifestación pública y pacífica. Con el uso de las nuevas tecnologías va a ser muy complicado establecer quién difunde este tipo de informaciones.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad