Las movidas de un ‘super’ estructurador

Las movidas de un ‘super’ estructurador

Noviembre 28, 2010 - 12:00 a.m. Por:

Pese a que el Departamento del Valle y el Municipio de Cali son jurídica y administrativamente independientes, tras las bambalinas de las principales obras de estos dos entes gubernamentales en los tres últimos años se encuentra un mismo nombre: Rodrigo Cerón y Cerón.Bajo su tutela o la de consorcios en los que es representante legal, estructuró los proyectos de las 21 Megaobras y las Vigencias Futuras, que comprenden los más grandes desarrollos de esta década en la región, pues comprometen recursos superiores a los dos billones de pesos.En el camino han quedado un sinnúmero de denuncias de veedores y quejas de urbanistas, constructores e incluso bancas de inversión, todas ellas calificando los procesos de “manipulados, mañosos e irregulares” y en algunos casos “ilegales”.Uno de los conceptos que más ha llamado la atención de los inconformes son los pagos de ‘comisión de éxito’ que ha obtenido Cerón, los cuales en conjunto se acercan a los $10.000 millones.En el caso de la inversión de los recursos futuros del Departamento, la administración de Juan Carlos Abadía suscribió un contrato el año pasado con el Consorcio Desarrollo Valle del Cauca para que esta firma, a su vez asociada con otras dos, realizara la estructuración del proyecto.Por el contrato referido se fijó un pago de $478 millones y un plazo de 14 meses para llevarlo a feliz término. Pero también se pactó una millonaria comisión de éxito a favor del consorcio que representa Cerón, pagadera por quienes finalmente ejecuten o desarrollen las obras estructuradas.“Ni siquiera la Ruta del Sol tuvo comisiones de esa cuantía, $3.400 millones. Esta cifra ratifica que hay una serie de cosas abiertamente por fuera de las condiciones de mercado, lo que genera dudas en la contratación”, precisó un miembro de la Junta Directiva de la Cámara Colombiana de Infraestructura, CCI, pero que se pronunció a título personal, dada su experticia, como quiera que también es socio de una reconocida banca de inversión.Esta situación se repite con las 21 Megaobras de Cali, que fueron estructuradas por el Consorcio Megaproyectos G y B, al frente del cual está Cerón, quien cobró, además de los $434 millones del contrato, una comisión de éxito de $5.368 millones, según consta en las cuentas pagadas por los concesionarios (ver facsímil).“Las comisiones de éxito son desmesuradas, no es lo normal. Pero no es sólo eso. Las coincidencias son alarmantes y la manipulación habla de todas esas piruetas mañosas, como la de modificar el adendo final 24 horas antes de la adjudicación”, asegura el presidente de una de las compañías descabezadas, advirtiendo que es una situación indemandable porque no se puede probar.El desarrollador hace referencia a que a pesar de que existía la condición de que los oferentes debían tener una planta asfáltica en un determinado perímetro alrededor de Cali, esa distancia se modificó el día antes, supuestamente para favorecer a uno de los participantes. “En 47 años de experiencia nunca vi ese tipo de piruetas”, agregó.Tanto en las Vigencias Futuras como en las 21 Megaobras obtuvieron contratos las firmas Conalvías y Vergel y Castellanos. “Llama la atención que esta última ha sido socia de los Nule en la concesión de la vía Girardot-Bogotá y también en el Tolima, empresa señalada por el escándalo del carrusel de contratos”, sostuvo la fuente.Los señalamientos no paran ahí. “Nadie entiende por qué las obras empezaron costando $800.000 millones y ahora valen $1,3 billones. La valorización se cobró sin tener los costos definitivos y se cometieron muchos delitos, todo el soporte técnico y jurídico fue dado por su estructurador Rodrigo Cerón”, sostiene el ingeniero Ramiro Varela, representante de los propietarios de predios afectados con la valorización.Varela reconoce en su colega Cerón la competencia como ingeniero, “pero aquí siempre primó el interés del negocio por encima de la realidad técnica, económica y financiera del Municipio”.Lo cierto es que desde el 15 de junio pasado la Procuraduría Delegada para la Economía y la Hacienda Pública inició investigación disciplinaria contra la cúpula de la Administración Municipal involucrada y algunos altos ex funcionarios por las presuntas irregularidades.En su defensa el ingeniero Cerón envió a través de correo electrónico más de cinco contratos del Invías y el Inco, que usan el mismo modelo de comisión de éxito pactado para las contrataciones de Cali y el Valle.“Es una práctica común en la contratación pública. Como podrán ver, los valores de las comisiones de éxito que se pagan son fijos, en pesos o dólares, como también en porcentajes de la inversión. Igualmente, sus montos varían con relación al componente estructurado (legal, financiero, técnico), a la complejidad de la estructuración y de su promoción, etc.”, dice el mensaje.Cerón presta sus servicios en varias regiones del país, lugares donde tiene clientes como la Armada, el Municipio de Medellín y el Departamento de Antioquia. Finalmente, negó cualquier insinuación sobre “actos que no se ajusten a la Constitución colombiana”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad