Las ‘maromas’ de los transportadores piratas para despistar a las autoridades en Cali

Las ‘maromas’ de los transportadores piratas para despistar a las autoridades en Cali

Agosto 11, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Las ‘maromas’ de los  transportadores piratas para despistar a las autoridades en Cali

Escenas como esta son comunes en la Avenida Ciudad de Cali y otros sectores de la ciudad. Pese a que el MÍO pasa por la zona, la gente prefiere otras modalidades de transporte.

Los transportadores piratas en Cali están utilizando carros gama alta ,busetas escolares, bicicletas e incluso han establecido empresas fachada de mensajería para engañar a las autoridades.

Era una camioneta Hyundai Tucson, modelo 2012. Tenía todas las comodidades: aire acondicionado, airbag para el conductor y el pasajero, vidrios, espejos y seguros eléctricos, descansapié izquierdo, exploradoras, tomacorrientes en la cabina y en el baúl, asiento de conductor graduable en altura y lumbar, apoyabrazos central, delantero y trasero. Su precio, en el mercado, es de $60 millones en promedio. Aún así, el carro estaba destinado al transporte pirata. Fue descubierto por guardas de tránsito a comienzos del año, en la esquina del Centro Comercial Holguines Trade Center. La camioneta era utilizada para llevar personas desde ese punto hasta La Buitrera. Se trata de una de las más recientes modalidades de los que se dedican a ese oficio ilegal: están utilizando autos de gama alta o media, para confundir a las autoridades. Porque: ¿a quién se le ocurre que una Tucson se use para el transporte pirata?“Sobre la Avenida Simón Bolívar y sobre la Avenida Ciudad de Cali hemos detectado vehículos como el Chevrolet Aveo, el Renault Megane, camionetas Dimax doble cabina, utilizados como transporte pirata. Los vehículos que anteriormente usaban como el Daewoo Cielo o el Chevette, que en el pasado fueron taxis que convirtieron a particulares piratas, los están cambiando por carros gama alta o media”, denunció Wílmer Tabares, guarda de Tránsito.Es decir: los piratas se están camuflando. Aquellos carros destartalados, de modelos viejos, fácilmente identificables como transporte ilegal por su estado y por sus placas empezadas con la letra V (fueron taxis en el pasado) los están reemplazando gracias, en parte, a los bajos precios de los carros usados. Los piratas están accediendo a autos modelos 2000 en adelante, con lo que pretenden escabullirse de los guardas, al menos por un tiempo. Otros malabaresLa utilización de autos de gama alta es apenas una de las estrategias. La Secretaría de Tránsito también ha identificado cooperativas y empresas dedicadas, aparentemente, a prestar servicios de mensajería, entrega de correspondencia. En sus tarjetas de presentación, sin embargo, hay un dato curioso: servicio de transporte puerta a puerta, dice. La Secretaría de Tránsito ha identificado a dos de estas empresas fachada. Una está ubicada en Siloé, otra en Meléndez; se hacen llamar “cooperativas de corresponsales” que, por un lado, efectivamente entregan cartas, sobres, encomiendas, pero que por el otro están transportando gente. Ese, sobre todo, es su negocio.La fachada incluye uniformes - en este caso los mototaxistas portan chalecos negros - tarjetas de presentación y también tienen el mismo modelo de moto, la misma marca, el mismo color. “Como dan la impresión de ser una empresa organizada, establecida, eso hace que la gente confíe en ellos, lo que ha dificultado nuestra labor. En los operativos que hacemos contra el mototaxismo, la gente los defiende, los cubre”, explica el guarda Wílmar Tabares. Sí: los mototaxistas tienen clientes fieles, sobre todo, por las debilidades del MÍO, esas rutas demoradas que desesperan. Muchos prefieren arriesgarse a la inseguridad de una moto que los deja en 15 minutos en su trabajo que esperar, tardarse una hora y media en el masivo. Jhonny Rangel es taxista, presidente de la Asociación de Taxistas Unidos de Cali y director del programa radial La Mancha Amarilla. Jhonny coincide en que los autos gama alta y media y el mototaxismo camuflado son dos de las principales estrategias de piratería en Cali en el último año, aunque advierte que hay una ‘maroma’ más de los piratas mucho menos masiva: los bicitaxis: “Se han visto bicitaxis en la Carrera 39 con Calle 34, barrio Primavera. También en el centro. Aunque hemos hecho la denuncia, no hemos visto que se hagan operativos contra ellos. Por cada viaje cobran $1.000, pero no tienen ningún tipo de documento, ningún tipo de seguro, no pagan impuestos. ¿Qué pasa si se accidenta un bicitaxi con un carro? ¿Quién le responde al pasajero?” Un bicitaxi, en promedio, cuesta $2 millones, por cierto. Un taxi, con cupo y toda su documentación en regla, alrededor de $70 millones. Atrapar a los bicitaxistas no es sencillo. Un guarda no le podría exigir, por ejemplo, pase. Tampoco es delito llevar a alguien en una bicicleta, luego los piratas se escapan diciendo que sus pasajeros son familia o amigos. Los vacíos legales también fomentan el transporte ilegal, que también es ejercido, incluso, por taxis legales. Se ha visto, sobre todo, en la Avenida Ciudad de Cali, la Avenida Simón Bolívar y en algunas ocasiones en las afueras de centros comerciales como Unicentro. En esas zonas algunos taxistas anuncian rutas: “voy por toda la Simón Bolívar hasta el norte”, por ejemplo. Al que le sirva, paga $2.000. El carro arranca una vez haya llenado el cupo: 4 - 5 pasajeros. El taxi, entonces, se convierte en colectivo. El Oriente de la ciudad es la zona en donde más se está expandiendo esta modalidad y en general todas las formas del transporte pirata. Alexis Guevara Ceballos, presidente de Asotranscali, tiene una teoría para explicarlo. En promedio, en Cali, los usuarios del transporte público, los que tienen que salir a coger bus para estudiar o trabajar, son un millón doscientas mil personas. Casi la mitad, 600 mil, viven en el oriente de la ciudad. Y el MÍO no alcanza a cubrir toda esa demanda. “La piratería está creciendo de manera vertiginosa debido a que con la puesta en funcionamiento del Masivo, la Secretaría de Tránsito sacó de circulación rutas del transporte colectivo del oriente de la ciudad que el MÍO, por infraestructura, no ha podido cubrir. La gente, entonces, está encontrando nuevas formas de transportarse como esos taxis que fueron convertidos a particulares”, dice Ceballos. “Muchos de los piratas -agrega- son taxistas que vendieron su cupo, se quedaron con el carro, conocen el oficio, las rutas, salieron a trabajar ante el déficit del MÍO. Estos piratas incrementaron rutas y hasta se organizaron. Tienen teléfonos Avantel para alertarse sobre retenes, operativos. Saben dónde están parados los guardas. Según las cifras que manejamos, la piratería en el oriente de Cali se incrementó en un 400%”.Sin embargo, ha surgido una propuesta para intentar conjurar el problema. En Cali, aún, circulan mil busetas del transporte colectivo que no han salido de circulación porque cubren rutas a las que el MÍO no llega o porque no se les ha comprado el vehículo a sus propietarios para que salgan definitivamente de las calles (cada colectivo cuesta entre $120 y $150 millones promedio). La propuesta, entonces, es que parte de esta flota regrese al oriente, cubra la demanda de usuarios desatendida, se incremente de esa manera la eficiencia del sistema y se reduzca la piratería. Aquella propuesta, dice Alexis Guevara, en todo caso, aún no ha tenido respuesta por parte de las autoridades. “Estamos a la espera -puntualiza-. Mientras tanto, la gente se sube a lo que sea con tal de llegar a su trabajo o a su casa”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad