Las lecciones que dejó el siniestro del vuelo 965 de American Airlines

Diciembre 21, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Las lecciones que dejó el siniestro del vuelo 965 de American Airlines

Una cadena de errores ocasionó el desenlace fatal del vuelo 965 procedente de Miami y con destino a Cali. El siniestro dejó lecciones que han mejorado la seguridad aeronáutica en el país.

El siniestro dejó enseñanzas a la industria aeronáutica. Sin embargo, accidentes de ese tipo siguen siendo los más comunes.

La tragedia del vuelo 965 de American Airlines dejó, en medio de todo, varias lecciones. El piloto y experto en seguridad aérea Carlos Porges dice que el siniestro fue un claro ejemplo de las causas multifactoriales de un accidente de avión: “Es como una cadena con eslabones. La mayoría de las veces si en esa cadena se rompe un eslabón, el accidente no ocurre. 

Ese día estuvieron todos los eslabones: el radar dañado, el controlador que quiere ayudar, pero no tiene el lenguaje para precisar esa ayuda, los pilotos que aceptan el atajo, el hecho de que ya estén atrasados tratando de frenar y descender, el daño en el software…  Y cuando la complejidad empezó a subir los pilotos quedaron un poco saturados y perdieron consciencia situacional. Cuando se dieron cuenta, ya era demasiado tarde…”

A partir de análisis y hallazgos que permitieron las cajas negras, el siniestro ocurrido en el cerro San José de Buga, el 20 de diciembre de 1995, se convirtió en el punto de partida para la implementación de cambios que ayudarán a evitar esa reiteración de errores que fueron la causa del siniestro: “En infraestructura aeronáutica, en Colombia tenemos un cubrimiento de radar mucho mejor que antes; los controladores también son muchos mejores en inglés y hubo un cambio en la forma en que se programan los software para que no den estos errores. Ese accidente también ayudó a traer una nueva generación de alarmas que le indican a los aviones que hay terreno abajo: GPWS (sistemas de alerta de cercanía de tierra),  y los mejoraron: antes era solo un radar y ahora es un radar que trae incorporada una base de datos de todos los terrenos del mundo”.

Vea el especial sobre los 20 años del siniestro aquí

Para Porges, otra de las lecciones que dejó el 965 fue un cambio en los procedimientos: “Hoy en día, cuando uno hace una maniobra de escape, cuando uno recibe la alerta, la idea es hacer subir el avión lo más rápido posible. Después del accidente se integró también otra cosa y es que cuando existe esa alarma, el piloto da unas instrucciones memorizadas que permiten chequear que los frenos estén guardados en vuelo. Entonces lo que hubo fue un cambio de infraestructura y procedimientos. Pero aún así, y con toda la tecnología de hoy, los ‘vuelos controlados contra el terreno’, que es como se denominan este tipo de accidentes,  siguen estando entre los más frecuentes”.

El mayor Julián Narváez, comandante del Centro de Mando y Control del Comando Aéreo Combate Número 7, coincide al decir que una de las lecciones que dejó la tragedia fue el fortalecimiento de la infraestructura; con el sistema de control-radar al que no pudo acceder el controlador aéreo, el siniestro quizás no habría existido: “Habría podido estar viendo el avión todo tiempo en pantalla y les habría podido advertir del desvío…”

El médico Laureano Quintero, que hace veinte años estuvo frente a la dirección de Urgencias del HUV tuvo un papel determinante en el rescate de los sobrevivientes, destaca como otra enseñanza la consolidación del Grupo de Búsqueda y Rescate del Suroccidente colombiano (S.A.R.), “donde confluyen  los entes de socorro, y varios entes de apoyo, centralizados por la Escuela de Aviación Marco Fidel Suárez. En los últimos años se ha venido entrenando la nueva generación de ese grupo”.

Carlos Garcés,  un ingeniero industrial que ha sido voluntario de la Defensa Civil de Cali desde hace 30 años y que en diciembre de 1995 coordinó uno de los grupos de rescate que llegaron hasta el Cerro San José, dice que la tragedia dejó  en evidencia la necesidad de contar con más gente entrenada para ese tipo de contingencias: “Ahí fue que surgió el grupo S.A.R, que es un grupo institucional de todos los organismos de la región entrenándose para este tipo de situaciones, donde, por ejemplo, el helicóptero es una herramienta de rescate. En ese tiempo, yo era casi el único que tenía ese entrenamiento…”

[[nid:492432;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2015/12/galeria-american-airlines.jpg;full;{El 20 de diciembre de 1995 ocurrió el accidente del vuelo 965 de American Airlines que enlutó a más de un centenar de familias caleñas. Cuatro pasajeros sobrevivieron milagrosamente. Recuerdos del siniestro.Fotos: Archivo fotográfico de El País}]]

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad