Las imprudencias de los caleños en el hundimiento de la Avenida Colombia

Julio 03, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

El exceso de velocidad, el abandono de vehículos que se quedan sin combustible, peatones despistados y ciclistas que se abren paso entre los automotores, hacen parte de las imprudencias que cometen los caleños en el túnel de la Avenida Colombia.

Automotores a 100 kilómetros por hora, peatones sin rumbo, ciclistas que se abren paso entre las motocicletas y hasta carros abandonados, hacen parte de las imprudencias que cometen los caleños en el hundimiento de la Avenida Colombia. El último caso se registró en la madrugada de este viernes cuando el joven Daniel Andrés Lenis Silva perdió el control de su vehículo, al parecer por exceso de velocidad, y chocó contra un separador a la salida del túnel, perdiendo la vida.  En esta oportunidad el desenlace fue fatal, pero no es la primera vez que en el lugar se registran emergencias causadas por la imprudencia de los caleños.  El pasado 14 de mayo un hombre dejó tirado su vehículo, que se varó por falta de gasolina, y salió corriendo a buscar combustible. El acto terminó en una falsa alarma de bomba y el cierre parcial del túnel. El vehículo fue inmovilizado y su conductor debió pagar una multa de $322.170. Esa fue la segunda vez que un carro se quedó sin gasolina  en el viaducto. La anterior fue hace más de un año, cuando el propietario de un carro decidió abandonarlo, no sin antes poner las señales y las luces estacionarias, y tomar un taxi para buscar el combustible. César Guerrero, coordinador de la Central de Monitoreo del Túnel, indicó que allí se varan entre 15 y 20 vehículos, semanalmente. “Cuando esto pasa, los operadores colocan en el panel de señalización que hay un carril bloqueado y que se debe hacer un desvío  y reducir la velocidad. También se da aviso al Tránsito para que atienda la situación”. El funcionario agregó que desde que se inauguró el hundimiento, hace más de dos años, se han registrado 38 accidentes. “La mayoría son de motos que exceden los límites de velocidad. Por lo general, los choques son en la curva al final del túnel, en especial en la noche”. Para William Vallejo, asesor en movilidad, “estos accidentes se dan porque los motociclistas no respetan ninguna norma de circulación. Falta mucha educación y cultura ciudadana y  entender que cualquier acción en la vía puede traer consecuencias negativas”. Otra anomalía que se registra en el hundimiento es la presencia de ciclistas. Entre finales del año pasado y lo que va del 2015, la Secretaría de Tránsito inmovilizó 30 bicicletas, cuyos conductores debieron pagar una multa de cuatro salarios mínimos legales diarios vigentes, equivalentes a $85.912. Pedro Felipe Medina, usuario del hundimiento, dijo que “los motociclistas no respetan los límites de velocidad y adelantan zigzagueando, colocando en riesgo sus vidas y las de los demás”. Para la usuaria de Twitter @DosGardeniasC, la imprudencia más visible es violar el límite de velocidad “en especial las motos. Saben que las cámaras son de vigilancia y no de fotomultas”. 

 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad