Las fuentes hídricas del Valle del Cauca se encuentran en grave riesgo

Marzo 23, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co
Las fuentes hídricas del Valle del Cauca se encuentran en grave riesgo

El Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales, Ideam, precisó que el sistema hídrico andino colombiano está alterado por el transporte de sedimentos y sustancias tóxicas.

En una década Colombia pasó de ocupar el cuarto lugar en disponibilidad de agua por persona, al lugar 24.La preocupante cifra fue revelada por las Naciones Unidas, justo en la celebración del Día Mundial del Agua. Y aunque el país ocupa un honroso lugar entre los 203 que fueron analizados, se estima que el descenso obedece a dos factores: crecimiento de la población y aumento de las actividades productivas.De otro lado, el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales, Ideam, precisó que el sistema hídrico andino colombiano está alterado por el transporte de sedimentos y sustancias tóxicas.“Sólo los sectores agropecuario, industrial y doméstico, en conjunto, generan unas 9.000 toneladas de materia orgánica contaminante”, indicó en su estudio Nacional de Agua 2010.El Valle del Cauca no es la excepción. Sus principales afluentes padecen actualmente por cuenta de las talas indiscriminadas de bosques, invasiones de asentamientos subnormales en sus riberas, vertimientos de residuos peligrosos y la temerosa extracción de metales y material de arrastre.En noviembre del 2009 el Gobierno Nacional aprobó un Conpes por $1,6 billones para salvar al Cauca, pero a la fecha todavía se realizan mesas técnicas de trabajo. Es decir, aún no arrancan las acciones en este sentido.La CVC explicó que a finales de año estará lista la hoja de ruta para emprender las acciones de salvamento del río.Deforestación e inundacionesLa tala indiscriminada de árboles es una de las principales generadoras de inundaciones. Por lo menos de esta manera lo reconoce el Ministro de Agricultura, Juan Camilo Restrepo, quien manifestó que la pasada ola invernal generó estragos, en muchos casos, debido a la deforestación. “La naturaleza nos pasó la cuenta de cobro”. El Valle no es ajeno a dicha actividad ilegal. El director de Hidroclimatología de la CVC, Harold González, explicó que todos los ríos de la región padecen por esa actividad que va ligada a actividades mineras y a la necesidad de vivienda de algunas personas. “En Zaragoza, por ejemplo, cortaron los árboles para poder meter la maquinaria pesada; en el Cauca los tumban para hacer cambuches para invadir. Lo que no saben es que las plantas retiene humedad y protegen la cuenca de desbordamientos”, agrega.Ríos, sin entrañas El Dagua, el Jamundí, el Pance, el Guadalajara, Tuluá y el Cauca, además de los afluentes ubicados en la cordillera Central, padecen cada día por las actividades mineras ilegales.De estos ríos se extraen oro, arena, roca y en otros se procesa la caliza.Marco Aurelio Hurtado, presidente del gremio de mineros en el Valle, indica que los ríos sufren porque en la extracción de oro, por ejemplo, se utiliza mercurio y cianuro, químicos que no sólo contaminan el agua, sino que “exterminan la vida en esos afluentes”.Ambientalistas sostienen que al sacar material de arrastre se deja inestable el lecho del río y ello ocasiona mayores riesgos para la población en épocas de invierno.En Buenaventura, el río Dagua sigue sufriendo por los embates de la minería. Aunque hay zonas donde ya no están las máquinas, el afluente corre fuera de su cauce.Cuencas invadidasCada vez los ríos son más estrechos debido al crecimiento de asentamientos subnormales en sus riberas. “Cuando hay invierno la gente se lamenta porque hubo desbordamientos, lo que no tienen en cuenta es que esos espacios hacen parte del lecho histórico del afluente”. Así lo aseveró Harold González, director de Hidroclimatología de la CVC, quien explicó que otra de las amenazas de las fuentes hídricas son las invasiones.En el río Cauca, por ejemplo, sólo a su paso por Cali, se encuentran nueve asentamientos que, según el Dagma, serán retirados a partir del desarrollo de la Operación Cauca Verde.Se estima que la recuperación del afluente en ese sector costaría $100.000 millones y en el plan participaría también la Corporación Regional del Valle.Vertimientos minimizan la vida Los 33 municipios del Valle y los 25 del Cauca que están ubicados en las riberas del río Cauca vierten al afluente sus aguas residuales, situación que minimiza la calidad del agua.Lo peor, advierten los ambientalistas, es que posteriormente ese líquido es tomado para abastecer a algunas poblaciones.Lo mismo ocurre con otros ríos del departamento, como Cali, Cañaveralejo, Tuluá, Bugalagrande y Palmira, que, según la CVC, tienen graves problemas con vertimientos.Ello sin contar las actividades agrícolas e industriales que también contaminan los afluentes con sus vertimientos. En el río Dagua, la entidad ambiental encontró vertidos de residuos de aceites y combustibles sobrantes de las dragas.Salvar al CaucaEn noviembre del 2009 el Gobierno Nacional aprobó un documento Conpes para salvar al moribundo río Cauca. El plan de salvamento involucra a la CVC, al Dagma, a las gobernaciones de Cauca y el Valle, Emcali y a las alcaldías de municipios que se abastecen del afluente.Sin embargo, después de 16 meses todavía se está laborando en una mesa técnica de trabajo para desarrollar el documento. Amparo Duque, de la Dirección Técnica de la CVC, indicó que posiblemente el plan estará listo a finales del 2011.“Ha sido un proceso lento porque hubo mucha descoordinación entre las entidades participantes”, dijo.El plan costaría $1,6 billones. El dinero se emplearía en reforestación de cuencas y creación de plantas de tratamiento de aguas residuales para que no se viertan directamente al Cauca.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad