Las cuatro infracciones más recurrentes de los caleños hacia el MÍO

Octubre 11, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

La evasión del pago del pasaje es una de las conductas inadecuadas más comunes. Video aficionado muestra el momento en que un ciudadano se cuelga de la parte trasera de un bus para llegar a su destino.

Las infracciones en el sistema de transporte masivo de Cali, MÍO, ya son pan de cada día. La cifra no es precisa pero basta con movilizarse en el sistema para ser testigos de acciones inadecuadas que protagonizan muchos ciudadanos. La invasión del carril sólo bus, el mal uso de las puertas para abordar el bus en las estaciones, el maltrato a los conductores y la evasión del pago de pasajes forman parte de la lista. Tan solo la noche del pasado martes, la cámara del celular de una reportera ciudadana captó a un individuo que se colgó de la parte trasera de un bus para desplazarse a su destino y así no pagar el pasaje.Este sujeto, cuya identidad se desconoce, se colgó del bus a la altura de la carrera 15 con calle 21, en el centro de Cali, y se bajó tan pronto llegó a la calle 52. No le importó arriesgar su vida, solamente ahorrarse unos pesos y lograr su cometido.¿Vergüenza?, ¿desconcierto?, ¿preocupación? los sentimientos frente este tipo de actuaciones pueden ser muchos. Lo que si es cierto es que las infracciones contra el sistema son recurrentes, múltiples y se cometen principalmente por la falta de conciencia y respeto de los caleños, según el director de transporte de Metrocali, Juan Carlos Orobio.Orobio asegura que aunque Metrocali no cuenta con cifras que evidencien la problemática, sí es claro que son acciones cotidianas que implican un derroche de recursos y son indiferentes a las campañas de cultura ciudadana que se realiza desde la empresa que lidera el proyecto del MÍO. "Todas los noches tenemos que hacer ajustes y reparaciones a los sensores y dispositivos electrónicos de las puertas en diferentes estaciones, ya que muchos usuarios las mantienen manipulando e impiden que se cierren tan pronto el bus termina su parada", explicó Orobio.Además, anotó que las personas que ejecutan este tipo de acciones hacen caso omiso a los llamados de atención por parte de facilitadores del sistema e incluso otros usuarios, y, por el contrario, terminan discutiendo con ellos.En cuanto a quienes buscan movilizarse en el MÍO sin pagar el pasaje, el funcionario destacó que las modalidades más frecuentes son treparse por las puertas de las estaciones, que permanecen unos segundos abiertas luego que el bus arranca, y saltar las barandas de las pasarelas que conectan a un vagón con otro en determinadas estaciones.Orobio dijo que en los próximos dos o tres meses se instalarán una serie de barreras en estaciones como San Bosco, San Pascual, Sucre, Petecuy, San Pedro y La Ermita, todas ubicadas en el centro de Cali, para evitar que los inescrupulosos se suban gratis al MÍO."Además, hace un año aproximadamente se instalaron vidrios en las pasarelas de estas mismas estaciones para elevarlas y así impedir que los usuarios se las salten. Esto ha resultado efectivo", afirmó. Otro conducta inapropiada que rechazó el Director de Transporte de Metrocali fue las agresiones verbales contra los conductores de los buses, pues, según él, muchos usuarios se hacen cerca a ellos para insultarlos durante el tiempo que permanecen en el sistema hasta que llegan a sus destinos."Estos pasajeros se aprovechan que los conductores no pueden interactuar y hablar con nadie, debido al reglamento que los rige, y, por eso, los maltratan", sostuvo el funcionario.Las infracciones de tránsitoAunque los comportamientos reprochables de los usuarios en el MÍO están a la orden del día, también lo mismo aplica para los conductores y transeúntes que se desplazan alrededor del sistema.La más común, sin duda alguna, como lo aseguró Orobio, es la invasión del carril 'solo bus' por parte de peatones, carretilleros, motos, bicicletas y automóviles, lo cual "afecta el cumplimiento de los itinerarios de las rutas".Otro aspecto que va en detrimento del servicio, precisó Orobio, es que, con frecuencia, varios vehículos particulares o de servicio público se estancan en las intersecciones de las carreras 4 y 5 a la altura de las calles 13 y 15, donde circula el MÍO.Esto ocurre, explicó, debido a la congestión que se genera en la zona sobre todo en horas pico y los conductores intentan cruzar cuando el semáforo está en verde, pero cuando cambia a rojo finalmente quedan en la mitad de la intersección, por lo que el MÍO no puede pasar.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad