Las cartas que usaría Metrocali para evitar la crisis por falta de buses del MÍO

Las cartas que usaría Metrocali para evitar la crisis por falta de buses del MÍO

Febrero 11, 2018 - 08:00 a.m. Por:
Redacción de El País 
MÍO

Según la Alcaldía de Cali, por estos días se está movilizando un promedio de 490.000 pasajeros diarios en el MÍO. Algunos usuarios se vienen quejando por el aumento en la frecuencia de los buses, congestiones y demora para llegar a sus destinos.

Oswaldo Páez / El País

Acciones que van desde levantar el pico y placa de vehículos de servicio público, hasta caducar las actuales concesiones del MÍO y contratar nuevas empresas para que operen el sistema, hacen parte del abanico de soluciones que activaría Metrocali ante una posible crisis por falta de buses en el transporte masivo.

Desde hace dos semanas, Nicolás Orejuela, presidente del ente gestor del MÍO, viene advirtiendo sobre incumplimientos de los cuatro concesionarios del sistema (GIT Masivo, Unimetro, ETM y Blanco y Negro Masivo) con el número de vehículos que deben sacar a diario para atender la operación. Incluso, en la semana del 4 de febrero se llegó a circular con 637 buses, -cuando debieron haber salido a operar 800, dejando por fuera 163 vehículos- acercándose a lo que el ente tipifica como una “afectación grave” al servicio.

"No hemos firmado el modificatorio de los contratos porque no resuelve los problemas estructurales del sistema, y pretende que las pérdidas que han acumulado los concesionarios sean asumidos por estos"
Enrique Wolf
Representante de GIT Masivo

“El MÍO no se va a acabar. No podemos retroceder 30 años al Transporte Público Colectivo, ni echar por la borda los más de dos billones de pesos invertidos en infraestructura que han significado un gran avance urbanístico para la ciudad. Sea con estos concesionarios o con otros vamos a sacar adelante el sistema”, dice Orejuela.

Por su parte, los concesionarios aseguran que no están incumpliendo el contrato ni afectando el servicio. Según Enrique Wolf, representante legal de GIT Masivo, “los kilómetros recorridos en enero de 2018 aumentaron en un 3 % con respecto a enero de 2017”.

A su vez, Frank Mosquera, miembro de la junta directiva de ETM, señala que siempre se han presentado contingencias de operación que pueden generar demoras en la salida de los vehículos “y la única forma de mitigarlo es tener una gran capacidad económica para poder adquirir buses de reserva, situación que no podemos hacer ahora por los problemas económicos”.

Lea también: Pugna entre Metrocali y operadores sigue afectando el servicio del MÍO

El País consultó con los concesionarios, actores del sistema y entes de control, sobre la aplicación y el impacto del ‘salvavidas’ que propone Metrocali.

Alquilar buses de otros sistemas o de servicio especial

Declarar una emergencia social que permita flexibilidad administrativa para alquilar buses de otros sistemas masivos o buses de servicio especial, es otra de las medidas paliativas que piensa aplicar Metrocali. Según el ente gestor, la secretaría de Movilidad puede otorgar permisos transitorios para operación.

“Si la anterior medida (levantar el pico y placa) me parecía poco prudente esta sí raya con descabellada, traer buses foráneos para que presten el servicio de transporte público me parece algo propio de tener un paro nacional o una situación de catástrofe, eso está alejado de la realidad práctica de la movilidad de esta ciudad”, afirma el operador del MÍO Frank Mosquera.

Llanson Guañarita, vocero de la Asociación de Transportadores de Servicio Especial , Asontraes, asegura que actualmente cuentan con unos 60 vehículos que podrían ser utilizados. “Tocaría mirar la especificación que ellos piden porque si nos vamos por modelos de vehículos del 2012 en adelante es complicado porque no hay parque automotor. Normalmente, con las empresas privadas, estos contratos se hacen con parque automotor de cinco años de antigüedad”, explica.

A su vez, la gerencia de Metro, que opera el sistema de transporte masivo en Medellín, manifiesta que estarían abiertos a analizar las posibilidades de apoyo tanto para temas de operación como de alquiler de buses. “Cabe aclarar que en la actualidad, la operación tiene su capacidad copada de vehículos por la alta demanda de viajeros que se presenta cada día (258.000)”.

Contratar toda la operación del MÍO con un tercero

Para Luis Macea, docente de vías y transporte de la facultad de ingeniería de la Universidad Javeriana, “la contratación de la operación con un tercero es una medida que puede ser analizada y puede tener un aspecto tal vez positivo en el corto plazo”.

“Una medida que de pronto puede funcionar para tratar de hacerle frente a la crisis es hacer un uso racional de la flota, entonces se tendría que mirar cuáles rutas están en sobreoferta, es decir aquellas que están trabajando pero que no tienen alta demanda, para poder hacer un reajuste de la operación y redistribuir los buses”, dice.

Entre tanto, el representante del concesionario GIT Masivo, Enrique Wolf, añade que “Metrocali debería concentrarse en la solución de los problemas estructurales del sistema , en vez de generar caos y desinformación en la ciudadanía”.

“Esas medidas (las de contingencia) no son necesarias en el entendido que se solucionen los problemas del sistema. Metrocali es quien ha afectado la continuidad del servicio al retirar los recursos del fondo de estabilización Fesde, los cuales sirvieron para garantizar una oferta estable de servicio durante el 2017. Consideramos que esta decisión (la suspensión del Fesde) es una medida de presión indebida, para la firma de un documento modificatorio de los contratos que aún no soluciona de lleno la sostenibilidad del MÍO y no respeta los derechos de los concesionarios”, expresa Wolf.

Suspender pico y placa a buses y taxis

Diego Vivas, transportador del sistema colectivo, asegura que actualmente circulan con 500 buses, pero a diario unos 150 salen por pico y placa. “Si levantan el pico y placa se van a beneficiar las rutas que tenemos, pero esto no solucionaría el problema del MÍO, a no ser que Metrocali nos llame para construir una reestructuración de las rutas y en un momento determinado permitirnos prestar el servicio en aquellas zonas que van a quedar desabastecidas”, explica.

Por su parte, William Salazar, presidente de la Asociación de Propietarios de Taxis, señala que de los 16.485 taxis que hay en la ciudad, entre 3000 y 4000 dejan de operar cada día por pico y placa. “Se podría pensar en una propuesta de multimodalidad, que sería tener unos sitios de acopio establecidos, donde se montan los pasajeros y los llevamos a una ruta definida”, indica Salazar.

Sin embargo, Frank Mosquera, vocero del operador ETM, considera que esta medida afectaría la demanda de pasajeros del MÍO: “No creo que para esta coyuntura la solución sea colocarle una competencia adicional al sistema, es una medida desesperada”.

Caducar concesiones y contratar nuevas empresas

En la cláusula 140 del contrato de concesión del MÍO se señala que “si se presenta algún incumplimientos de las obligaciones a cargo del concesionario, establecidas en el contrato de concesión, que afecte de manera grave y directa su ejecución, de manera tal que pueda conducir a su paralización, Metrocali, por medio de acto administrativo debidamente motivado podrá declarar la caducidad del contrato”. Esta es otras de las medidas que el ente gestor no descarta aplicar, lo cual llevaría a adelantar un proceso licitatorio para contratar nuevas empresas.

“Si hay deficiencias contractuales, Metrocali es quien tiene la facultad para tomar medidas. En Pereira, a Promasivo le caducaron el contrato por incumplimientos y lo mandaron a liquidación; en Bogotá, a Egobus y Coobus Transmilenio también les declaró la caducidad por no cumplir, todo está en la parte contractual”, asegura Javier Jaramillo, superintendente de Puertos y Transporte.

El representante del ente de control añade que si se llegara a caducar las concesiones Metrocali debería evaluar alternativas para la prestación del servicio, “por ejemplo, le puedo decir que ellos podrían llegar hasta a operar los vehículos o conseguir un tercero”.

En junio del 2016, Metrocali terminó anticipadamente el contrato con Unimetro, debido a los incumplimientos del operador. Sin embargo, a finales de ese mismo mes se suspendió dicha medida y se dio seis meses al operador para solucionar su situación.

Operación

En promedio, Metrocali programa 800 buses diarios y están dejando de operar unos 100. “Calificamos la afectación como leve cuando los concesionarios no sacan hasta el 15 % de la flota programada; moderada, hasta el 20 %; crítica, hasta el 25%; y catastrófica cuando falte un 30% o más de la flota”, explica Metrocali.

Hasta el momento, la mayoría de incumplimientos han sido leves. “De pasar a una afectación moderada del servicio el plan contempla solicitar a la secretaría de Movilidad que levante temporalmente el pico y placa para el transporte público colectivo y los taxis. También es posible que se cancelen algunas rutas de baja demanda que circulan por sectores donde todavía hay paralelismo con el TPC”, añade Metrocali.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad