Las anomalías que halló la Contraloría en la contratación de Emcali

default: Las anomalías que halló la Contraloría en la contratación de Emcali

Confirman fallas en la contratación de Gerencia de Acueducto y Alcantarillado entre 2009 y 2011. Son 20 hallazgos administrativos, 17 con alcance disciplinario y uno con incidencia fiscal.

Las anomalías que halló la Contraloría en la contratación de Emcali

Enero 26, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Unidad Investigativa
Las anomalías que halló la Contraloría en la contratación de Emcali

La Empresa de Servicios Públicos de Cali, Emcali, fue devuelta al Municipio el 25 de junio de 2013.

Confirman fallas en la contratación de Gerencia de Acueducto y Alcantarillado entre 2009 y 2011. Son 20 hallazgos administrativos, 17 con alcance disciplinario y uno con incidencia fiscal.

El pasado 17 de diciembre Óscar Pardo, gerente general de Emcali, recibió el informe definitivo de un control excepcional realizado por la Contraloría General de la República a los contratos que la empresa firmó entre 2009 y 2011 para la Dirección de Aguas Residuales, Departamento de Bombeo, de la Gerencia de Acueducto y Alcantarillado.Este proceso de responsabilidad fiscal y administrativa arrancó en julio del año pasado luego de la denuncia que hizo la Unidad Investigativa de este diario en mayo de 2013 sobre un presunto “carrusel de contratos” en Emcali. También, gracias al testimonio rendido por el ingeniero Luis Alfredo Gómez, quien trabajó en Emcali hasta noviembre de 2011.Lo que en su momento llamó la atención de las autoridades fue la sospecha de que se estuviera presentando un direccionamiento de la contratación en esta área de la empresa de servicios públicos.Entre las conclusiones de la Contraloría en su proceso de fiscalización cabe destacar 20 hallazgos administrativos de los cuales uno tiene presunto alcance fiscal por $134 millones y otros 17 que fueron trasladados a la Procuraduría por tener incidencia disciplinaria.Esta última entidad deberá establecer si los funcionarios involucrados se concertaron para solicitar obras, compras de equipos o servicios, con especificaciones que solo cumplían algunos contratistas, todo por un incentivo económico.Si esto se llega a probar, los procesos serán trasladados a la Fiscalía para que indague por la responsabilidad penal de los implicados.¿Problema estructural?La Contraloría analizó de forma aleatoria 26 contratos por un valor total de $16.050 millones, que representan el 80 % de lo contratado entre 2009 y 2011 por la Gerencia de Acueducto y Alcantarillado. En su informe resalta como grave, por tratarse del manejo de recursos públicos, “que los manuales de contratación vigentes en esas fechas, no establecen reglas claras de selección objetiva, lo cual no solo genera riesgos sino que expone a la entidad a demandas”.También señala que en algunos de los contratos analizados no se respetó la pluralidad de oferentes. Tal es el caso del proceso 300-GAA-SPO-063-2011 con un presupuesto de $1098 millones, que se declaró cerrado porque ningún proponente cumplía con los requisitos, “no obstante el Representante Legal de Emcali contrató mediante la modalidad de solicitud mínimo de una oferta, con el agravante de que al contratista que se le adjudicó (Etel Ltda.), ya había participado en el proceso que se cerró y no cumplió todos los requisitos”.En otros procesos “se cambiaron los términos de referencia al parecer para favorecer a un determinado contratista”.Según la Contraloría eso ocurrió en el proceso 300-GAA-CS-369 por valor de $714 millones, el cual llama la atención porque si bien se abrió en junio de 2011 bajo la modalidad de solicitud pública de ofertas, se tuvo que cerrar el 30 de septiembre del mismo año por cuanto los oferentes no cumplieron con todos los requisitos, entre ellos estaba un consorcio conformado por las firmas Etel Ltda. y Remeval.“En octubre, menos de un mes después, Emcali solicita a Etel Ltda. que presente oferta a pesar de que era uno de los proponentes que no cumplió. Y termina contratándolo aunque bajando la exigencia en las condiciones iniciales de los términos de referencia, lo cual se puede establecer como un presunto beneficio al contratista”, advierte la Contraloría.Otro caso que ilustra esta práctica irregular es el 800-GA-CO-290-2010 para “modernizar los equipos de aguas residuales y lluvias de la estación Calipso, así como aumentar la capacidad de bombeo de la estación Guaduales” por un valor de $7427 millones, el cual fue adjudicado al consorcio Remeval-Etel.En ese proceso se solicitó por parte del área técnica de la Dirección del Departamento de Bombeo que “el oferente debe acreditar que es distribuidor autorizado para el suroccidente colombiano de bombas Delta (ecuatorianas)”. De acuerdo con la Contraloría este requisito limita la pluralidad de oferentes y genera riesgo de parcializar o direccionar el proceso de contratación.Lo más grave es que a pesar de las observaciones de los demás proponentes interesados, Emcali sostuvo este requisito, aunque lo modificó de la siguiente forma: “Presentar carta de compromiso del distribuidor autorizado de bombas Delta en Colombia donde acredite que está en disposición de suministrarle al oferente las requeridas y todo el apoyo técnico”. Aspecto que en opinión del ente de control “genera riesgo de direccionar a los oferentes a asociarse con la empresa que cumple este requisito”.También se hicieron adiciones sin límite de cuantía, lo que está prohibido explícitamente por la ley de contratación en Colombia. Eso sucedió en el proceso 300-GAA-GM-506-2011, cuyo valor inicial era de $713 millones y se suscribió con la firma ISB Ltda., para el mantenimiento de motores, subestaciones y centros de control de la estaciones de bombeo y aguas residuales. “En este caso hubo dos adiciones mediante el otrosí 1 por valor de $630 millones, y el otrosí 2 por valor de $299 millones, para un total de $929 millones, superando el monto del contrato inicial en más del 100 % y generando anticipos para los otrosí, lo cual cambió las condiciones iniciales de los términos de referencia”.El único hallazgo con presunta incidencia fiscal es por el contrato 300-GAA-SPO-063 de 2011, en el cual Emcali terminó pagando $134.800.000 de más al contratista, Taller Los Valencianos cuyo dueño es el mismo de Remeval, pese a que la oferta del proponente era menor al presupuesto aprobado por Emcali.Otros hallazgosLa Contraloría también remarcó la gravedad de conductas como la falta de verificación de los requisitos habilitantes de los oferentes pues en múltiples carpetas de contratos no aparecen los documentos que soporten dicha revisión. También ‘raja’ la poca o nula supervisión de los contratos, “se establece que la misma no ha tenido la oportunidad y efectividad previstas ya que no cumple con lo previsto en el Manual de Contratación”. Y cuestiona la “concentración de funciones en el supervisor de los contratos, que en la mayoría de los casos analizados fue realizada por funcionarios de la Dirección de Aguas Residuales y el Departamento de Bombeo”, lo que generaría riesgos en el seguimiento de cada una de las etapas de ejecución.Finalmente, el organismo de control fiscal considera que hay falencias en el recibo de las obras, los bienes y servicios que se contrataron durante los años 2009 y 2011, “pues los mismos no ingresan al almacén, ni previa a su instalación se reciben por parte de funcionario autorizado, además, las actas parciales y finales de obra no describen lo que se está entregando, sino que copian el objeto del contrato como una generalidad, de esta forma no se puede establecer el pago que realiza Emcali contra que elementos, obras o servicios se autoriza”.Emcali, a través de la Dirección Jurídica, informó las acciones tomadas para corregir las fallas, entre ellas se destacan: “Creación del comité de contratación y compras, modificación del manual de contratación para mejorar la gestión documental, supervisión e interventoría, los otrosí y requisitos para suspensiones, llevada a cabo en octubre de 2013”.¿Quiénes son los implicados?De forma paralela a la investigación de la Contraloría General de la República, la Procuraduría Provincial abrió, el 30 de abril del año pasado, una indagación disciplinaria en la cual están comprometidos nueve empleados y exempleados de la empresa de servicios públicos de Cali por presuntas irregularidades en la contratación.Entre los vinculados al proceso están los entonces funcionarios Sabas Ramiro Tafur, quien era el Agente Especial Designado, Claudia Sandoval, quien fungía como Secretaria General y tenía manejo directo sobre la contratación de toda la entidad, Luis Carlos Cerón, Gerente de Acueducto y Alcantarillado, José Artemio Cerón, Director de Aguas Residuales y Alexander Romero, Ingeniero de Proyectos.En el proceso también figuran las anteriores Agentes Especiales designadas por la Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios, Susana Correa e Ingrid Ospina (e), así como los exgerentes de la gerencia de Acueducto y Alcantarillado, Freddy Mantilla y Jorge Enrique Ángel.Si la Procuraduría encuentra mérito, trasladará a la Fiscalía los hallazgos por responsabilidad penal.Hablan los señaladosEntre los encartados por la Contraloría y la Procuraduría aparecen tres de los Agentes Especiales, nombrados por la Superservicios para dirigir Emcali.Susana Correa quien estuvo desde el 1 de agosto de 2008 hasta el 27 de octubre de 2010, dijo sentirse tranquila con el proceso fiscal, entre otras razones porque “yo hice las cosas bien, por eso no me preocupo, además, este tipo de ataques políticos son normales en época electoral”, y afirmó que sus abogados estudian el informe.Ingrid Ospina, quien estuvo al frente de la empresa desde octubre de 2010 hasta julio de 2011, y quien aún permanece en Emcali como gerente financiera, explicó que “todo lo referente a los proceso fiscales, disciplinarios y penales, los maneja la Dirección Jurídica, así que por favor hable con ellos”. Ramiro Tafur, quien dirigió Emcali dos años, desde julio de 2011 hasta junio de 2013, señaló que está preparando su defensa y que se siente muy tranquilo ya que entre los hallazgos “no existió uno solo con trascendencia penal, ni tampoco señalaron algún dolo por nuestra parte. Los disciplinarios los vamos a desvirtuar en su momento”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad