La 'Youtuber' que le cambió la vida a 160 niños de invasión en el norte de Cali

default: La 'Youtuber' que le cambió la vida a 160 niños de invasión en el norte de Cali

Desde hace tres años, la ‘youtuber’ Paola Molina creó una fundación que trabaja con los niños de la invasión del barrio La Isla, en el norte de Cali. Para cambiar el mundo, nos lo recuerda, hay que empezar por tu propia manzana. Historia.

La 'Youtuber' que le cambió la vida a 160 niños de invasión en el norte de Cali

Julio 03, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
La 'Youtuber' que le cambió la vida a 160 niños de invasión en el norte de Cali

Una de las metas de Paola Molina es que su fundación AmorAmore, en un corto plazo, pueda tener una sede propia lo suficientemente espaciosa para reactivar un comedor comunitario con capacidad para atender a por lo menos 100 niños.

Desde hace tres años, la ‘youtuber’ Paola Molina creó una fundación que trabaja con los niños de la invasión del barrio La Isla, en el norte de Cali. Para cambiar el mundo, nos lo recuerda, hay que empezar por tu propia manzana. Historia.

Cambiar el mundo no es tan complicado como parece. Basta comenzar con tu propia manzana, tu propia cuadra. Desde hace tres años, la ‘youtuber’  Paola Molina lo intenta. 

En el corazón de la invasión del barrio La Isla del norte de Cali,   muy cerca de la Flora Industrial  donde vivió su familia durante años, Paola creó una fundación: AmorAmore. 

Primero organizaba comedores comunitarios en la cancha de fútbol. Así se empezó a ganar la confianza de los niños y jóvenes.  Después se atrevió a ir mucho  más allá y alquiló una casa dentro de la invasión. Allí los niños iban todas las  tardes a aprender inglés, sistemas,   manualidades. 

Sin embargo pasó lo de siempre: nuevas  pandillas se empezaron a disputar el territorio, hubo enfrentamientos, la casa de  AmorAmore fue saqueada. Hasta el tablero se lo llevaron. Paola, sin embargo, no se amilanó.

Ahora su fundación hace sus labores a un par de cuadras de la invasión, justo  en el apartamento donde vivió la familia de Paola. Todos los días llegan grupos de entre 5 y 15 niños para seguir aprendiendo inglés, sistemas, manualidades. Una de los próximos objetivos de Paola  será presentarles la ciudad: llevarlos al cine, el zoológico, los museos.  

La mayoría de los pequeños  -  como sus familias – son desplazados por la violencia. Llegaron a la invasión desde el  Pacífico colombiano principalmente. El mundo en el que permanecen, el mundo del que vienen,  es bastante hostil. “Cuando llegan a la fundación sin embargo  es como si se desconectaran de aquello y en cambio entraran a un mundo de amor. En la fundación, sobre todo, entregamos eso, amor”, dice Paola  antes de tomarles lecciones de inglés a tres de los 160 niños inscritos en AmorAmore.  

Y no, la violencia de la invasión no ha cambiado por lo que hace la fundación, eso lo tiene claro Paola, pero lo que sí ha cambiado es la vida de los niños. La rebeldía con la que llegaron los primeros días se esfumó gracias a las  dosis diarias de afecto. También desaparecieron  las malas palabras con las que se referían a los demás. Los niños aprendieron a respetar, a saludar, a ser mejores seres humanos.  

AmorAmore, y una experiencia espiritual que experimentó, de paso,  también le cambiaron la vida a Paola, quien  fue modelo durante 7 años.  Aquella historia la está narrando por entregas en su canal de YouTube.

 Pero ahora, tras terminar de tomarle la lección a los pequeños, Paola insiste en que   cambiando la cuadra se  cambia, también,  al mundo.

El trabajo de AmorAmore  se ha extendido de a poco a otras zonas de Cali. Junto al sacerdote Gersaín Paz, por ejemplo, la fundación ha  participado en la educación, alimentación y recreación de 650  estudiantes del colegio San Gabriel - Fundesia, en el sector de Polvorines. También se han realizado  visitas a la cárcel de  Jamundí y a los   comedores infantiles en el Distrito de Aguablanca. 

Para seguir haciéndolo, sin embargo, AmorAmore requiere de la ayuda  de los caleños. Los computadores con los que les enseñan sistemas a los niños de la invasión en La Isla se están dañando. La mayoría son equipos  que hace mucho cumplieron su vida útil. También requieren reponer el  tablero que les robaron  y cuadernos, lapiceros, colores para dar las clases. El mundo también se transforma donando lo que de repente ya no es necesario para alguien, pero fundamental para  la educación de  un niño. 

Si usted desea apoyar a la fundación AmorAmore puede comunicarse con Paola Molina al correo paomolina777@gmail.co

 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad