"La vida de los colombianos vale más que un pase": Ministra de Transporte

Enero 19, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Alda Mera | Reportera de El País

"Nuestros asesores Martha Cediel y Manuel Cepeda dicen que la licencia se debe cobrar si está vencida, pero no la sustitución una vez está habilitada", dice la ministra Cecilia Álvarez.

La ministra de Transporte Cecilia Álvarez admite que se equivocaron en los plazos para renovar las licencias de tránsito, pero defiende la medida para bajar la accidentalidad.

Rodeada de varios funcionarios de su dependencia –según ella, son los que se merecen todos los créditos –la ministra de Transporte, Cecilia Álvarez, visitó Cali para tomar decisiones con relación a la expedición de licencias de tránsito, a la consolidación del MÍO y a informar de las inversiones en vías que se están realizando en el Valle y la región. La funcionaria habló con El País de las dificultades ocasionadas por el mal funcionamiento del Registro Único Nacional de Tránsito, Runt, que obligó a prorrogar un año el plazo para tramitar el documento.¿Tanta reversa en un solo año demuestra improvisación en el Ministerio de Transporte para ejecutar la medida de renovación de las licencias de tránsito?Tenemos que explicar que venimos de una situación caótica porque tenemos licencias vencidas y todo el mundo transitaba con ellas. A un presidente de la República (no lo mencionó, pero se sabe que fue Ernesto Samper) se le dio porque las licencias nunca se debían renovar y ahí empieza el problema: la accidentalidad en Colombia es de las más altas de Latinoamérica, mueren 16 personas al día por accidentes de tránsito y no por conductores borrachos –es la menor causa de accidentes, el 7 %– y ese 93 % es por desconocimiento de las normas de tránsito y por alta velocidad, lo cual tiene que ver con el aprendizaje y reconocimiento.¿Y por eso deciden renovar licencias?Cuando llegamos al Ministerio hace 14 meses el viceministro Nicolás Estupiñán y yo dijimos: vamos a poner la casa en orden. Él es experto en planificación de transporte y encontramos un Runt que no funcionaba, sin interventoría – estaba a cargo de los Nule– y al que nunca se le había puesto una sanción. Unas secretarías de tránsito que también son responsables y difícil de ordenar; unos centros de atención al conductor que dejaban mucho qué desear, tramitadores que hacían lo que se les daba la gana. Poner orden a ese despelote crea mucha resistencia. Y sin echarles la culpa a los colombianos por la costumbre de dejar todo para última hora, el procedimiento es un engranaje y por eso tuvimos que apelar a nuevos plazos. Nos lo vamos a proponer por la vida de los colombianos. No podemos dar más largas, por más palo que recibamos. Sí, somos humanos, nos equivocamos, pero como servidores públicos debemos corregir. Entonces, ¿no es un negocio para volver a cobrar las licencias, como piensan algunos parlamentarios y los usuarios?Hay parlamentarios que han utilizado el tema del cobro de las licencias como bandera, pero tenemos fallos de muchos juzgados del país que dicen que se deben cobrar. El 99,9 % de ellos –y que la parlamentaria Gloria Díaz no dice– son a favor de que se cobre. Los hay en el Valle, Cundinamarca, Boyacá, Norte de Santander, Atlántico. Y dos o tres, la minoría, ni siquiera dicen que no se debe cobrar, sino que tienen inquietudes en la interpretación. ¿Qué hizo el Ministerio? Apelar al Consejo de Estado. Como funcionaria no puedo decir le cobro a este y a este no. Cuando hay una diferencia de criterios, elevamos la consulta a esa instancia para que sea el Consejo de Estado el que decida. Y estamos a la espera.¿El caos refleja que no estaban preparados ni tenían la capacidad operativa para renovar todas las licencias?Cuando empezamos en las fechas previstas, sí se podía hacer. La gente dejó todo para última hora y una campaña de unos parlamentarios diciendo ‘no vaya porque eso no se debe cobrar’, influyó. Le pedimos a la gente que sea consciente de que es un asunto de seguridad y que la vida de los colombianos vale más que un pase. Lo que buscamos es la seguridad y que haya conocimiento de las normas de tránsito, proceso en el que nos está ayudando el Banco Mundial y el gobierno de España, que redujo la accidentalidad en un 50 % en tres años.La gente se volvió a relajar. ¿No cree que quienes corrieron, se estresaron, hicieron largas filas por la licencia, se sienten burlados al cumplir y el Ministerio aplaza otra vez la fecha?Igual pasó con el proceso de las cédulas, se postergó como cinco veces... A quienes cumplieron les decimos ‘qué bien, son un ejemplo’. Para los demás vamos a hacer unas campañas para divulgar la importancia de este trámite y que es una responsabilidad como colombianos.El caos se formó por la plataforma tecnológica del Runt, cuyo sistema se cae. ¿Cómo evitar que al término del 2014 estén fijando nuevos plazos?Había un Runt sin interventor y así un concesionario hace lo que le da la gana. Ha mejorado, por primera vez se le impusieron multas ($2800 millones), tenemos un plan de trabajo, me reuno con la junta directiva. En lo tecnológico estamos trabajando con Telefónica porque a veces no es el Runt, sino el servidor que tiene problemas y se le cae el ancho de la banda. Es compromiso de todos y vamos a exigirle para que no vuelva a suceder. Hay chistes en redes sociales sobre ¿cómo es que el Runt, matriz de la información de los conductores de todo el país, tiene banda angosta?Estamos trabajando en eso, porque si no me importara, les diría: ‘dejénlo así, qué me voy a meter en ese lío, seguimos con lo mismo’. No, mi responsabilidad es que la accidentalidad en el país debe bajar. Que me den duro, pero lo que quiero es que no haya 16 muertos diarios en el país por no tener licencias vigentes.¿Cómo van a regular los precios de los exámenes médicos, ya que cada contratista de CRC los fija a su criterio?Cuando llegué había una dispersión muy grande en los precios. Le pedí al viceministro intervenirlos, poner un rango que sea razonable y por servicio. Pero no había ley. Entonces pasamos la Ley de la Agencia de Seguridad Vial, ya nos facultaron para intervenir y el doctor Estupiñán está sacando la reglamentación para ponerle un margen a ese servicio.¿En qué beneficia al usuario renovar la licencia? o ¿todo esto para qué sirve?En la seguridad de todos, que no se mueran 16 personas al día sin contar los discapacitados y cuánto le valen al país. Y ¿quién lo paga?, usted con sus impuestos. Y las mayores víctimas son los menores entre 5 y 16 años. Cuando pasamos la Ley de Agencia de Seguridad Vial, las madres de niños víctimas lloraban y llevaron una rosa. Cuando uno tiene en su familia una víctima de esta situación, sí que sabe la importancia de tener una licencia renovada y nos aplauden.La Contraloría dijo que el Ministerio recaudó en 2012 más de $190.000 millones, suficientes para hacer la sustitución de las licencias vigentes. ¿Por qué esperar a 2015 para este proceso?Eso no es exacto. No todos los departamentos ni las secretarías tienen el nivel de ingreso ni hacen el recaudo ni cobran lo que estipula la ley. Por eso en octubre presentamos un proyecto de ley para regular el recaudo, pero por ahora es un desorden total. Algunos municipios no lo cobran, otros sí, pero menos dinero. Tengo una carta del Ministerio de Hacienda diciendo que no hay destinación específica de esos recursos de los que habló la Contraloría, que dijo fue otra cosa y se malinterpretó.Pasando a otro tema, ¿por qué los sistemas de transporte masivo del país están en crisis? La estructuración de los sistemas de transporte masivo en los gobiernos anteriores nos quedó mal hecha. Estamos es suministrando los recursos, pero bajo unas condiciones muy estrictas, como nos ha ordenado el Presidente para que salgan adelante, porque es una inversión que entre pública y privada suma 14 billones de pesos, que también sale del bolsillo de los colombianos.¿Y cómo va el proceso con el MÍO? El MÍO es muy importante. El Alcalde de Cali tiene la voluntad política para hacerle frente al problema y combatir el paralelismo. Vamos a inyectarles a los operadores unos recursos para que puedan chatarrizar y al tiempo la Secretaría de Tránsito tiene que sacar la competencia desleal para que los caleños tengan el transporte que merecen. Llevamos años escuchando lo mismo...Pero sin plata, ahora ya tienen la plata. Esa es la diferencia. Me dio tristeza cuando dijeron que el problema eran $90.000 millones y que con eso se arreglaba. Ahora está la plata y están de pelea los operadores con la Secretaría de Tránsito. Les dije, ‘póngase de acuerdo’, porque lo que faltaban eran recursos, ahora ya los tienen y están peleando. Entonces ya les pusimos unas metas muy concretas. El Presidente designó a Jaime Bueno, alto consejero para la Competitividad, vamos a venir cada quince días para que le haga seguimiento a ese plan.¿Y cuál es la manzana de la discordia entre operadores y Secretaría?Qué va primero, si la gallina o el huevo. Si la Secretaría saca primero el paralelismo o los operadores chatarrizan, y resulta que tiene que ser simultáneo. Lo vamos a hacer semana a semana hasta llegar a julio para cumplir con la demanda establecida de 900.000 pasajeros. Pero se necesita confianza entre ellos, porque pelean mucho. Tienen que pensar primero en el país, en el Valle, en Cali.¿Sabía que en Cali hay accionistas de operadores y tienen buses también?Hoy lo supe por una queja que me dieron. Vamos a pedir investigaciones a la Contraloría y a la Superintendencia de Transporte, porque eso no puede ser. Eso es decirles mentiras a los colombianos.Pero aquí lo sabemos hace años...Pero si lo saben, me lo han debido decir y poner las sanciones a las que haya lugar.¿Cree que a la Secretaría de Tránsito le ha faltado contundencia en los operativos contra el paralelismo del MÍO?Conozco a Alberto Hadad desde cuando trabajamos en el Grupo Santodomingo, es un hombre que no le teme a nada, mire las primeras acciones por las que fue amenazado y se tuvo que ir del país, confío plenamente en él. Hay que acelerar estos controles y los operadores tienen que chatarrizar y entrar los articulados que hacen falta. Ese es el compromiso; sino, los desembolsos del Gobierno no se darán de acuerdo al cronograma. Va a ser uno a uno, la autoridad saca un bus ilegal y los operadores ingresan otro del sistema. Serán simultáneas ambas soluciones. Pero algunos agentes de tránsito se hacen los de las gafas rotas y no los sancionan ni los sacan de la ruta...Les voy a pedir al general Mena y al general Palomino hacer un operativo muy fuerte de la mano con la Alcaldía, porque vi un video en TV impresionante de la gente utilizando carros particulares para desplazarse porque no hallan que el servicio es el más adecuado y eso no puede ser. Me dicen que los sancionan y vuelven a salir, por lo que vamos a ir a otra instancia a ver si los sacamos o los sacamos, como dijo el Alcalde a El País.Vía Buga - Buenaventura“En esta vía hay responsabilidades locales. El que más conoce a las comunidades son la Alcaldía de Buenaventura y la Gobernación del Valle y ahí necesitamos ayuda, porque la consulta previa es un requisito constitucional de respetar a las minorías y para dar la licencia ambiental, pero se ha vuelto un negocio. En el país hay dos regiones donde la consulta previa con las comunidades más afectan las obras: en el Valle del Cauca y en el Magdalena. Es increíble.Los colombianos tenemos que ser más conscientes y aprender de Ecuador, Perú, con minorías grandes y sin embargo, fluye. Encontramos muchas trabas y este Gobierno se le midió a sacar la Ley de Infraestructura y establecer un protocolo de las consultas previas que esperamos aplicar con éxito este año. Eso agiliza mucho las obras, pero debe haber una voluntad del ciudadano de que el interés particular no puede estar por encima del interés general.La vía Mulaló - Loboguerrero es un ejemplo de cómo romper paradigmas. A Luis Fernando Andrade, presidente de la Agencia Nacional de Infraestructura, ANI, le dieron palo un año, dijeron que esto era un fracaso, que no había hecho nada, pero él estructuró los proyectos y advirtió ‘esto se demora’.Hubo muchas críticas, lo masacraron, no sé cómo dejó un cargo muy importante en el sector privado (presidente de McKinsey & Company Colombia Inc.), para trabajar por el país. Ahora que ya las licitaciones están listas, la gente se convenció de que toca romper paradigmas si se quiere ser buen funcionario”.Valle, más inversión”El presidente Santos es el que más inversión ha hecho en el Valle del Cauca: el Jarillón, el aeropuerto, las concesiones viales, ya asignó los recursos para reparar el puente de Juanchito y construir uno nuevo de cuatro carriles, la rehabilitación de la vía Cali - Yumbo, en vías terciarias ha invertido más de $116.000 millones, el MÍO... nunca antes un Presidente invirtió tanto”.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad