La tolerancia, ¿una asignatura pendiente en los colegios?

La tolerancia, ¿una asignatura pendiente en los colegios?

Agosto 14, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
La tolerancia, ¿una asignatura pendiente en los colegios?

Imagen de la marcha realizada en Cali el pasado miércoles, como protesta por las cartillas del Ministerio de Educación sobre orientación sexual en los colegios. La ministra Parody rechazó los ataques personales e irrespetuosos en su contra.

Un manual sobre educación sexual que preparaba el Gobierno generó una dura polémica. Opositores dicen que es un asalto a la moral, pero Mineducación inisiste en la necesidad de respetar la diversidad.

El fin de semana pasado, la aparición en redes sociales de una cartilla supuestamente elaborada por el Ministerio de Educación con fines de educativos y que contenía imágenes explícitas de sexo entre homosexuales, generó una avalancha de críticas contra la ministra Gina Parody y sus decisiones respecto a los temas de educación sexual en los colegios. Lea también: Así fue la marcha contra las cartillas del Mineducación en Cali

En redes sociales se formaron tendencias y grupos de personas rechazando la gestión de Parody como ministra y afirmando que su propósito era “implantar una ideología de género” en los colegios y “acabar con los valores tradicionales de la familia y con la moral”.  

Parody desmintió que las cartillas en cuestión –  que resultaron ser material pornográfico de origen belga –  hubieran sido elaboradas por el Ministerio de Educación y aclaró, sin embargo, que actualmente sí hay un documento creado entre esa cartera y la ONU con el objetivo de brindar asesoría y orientación a los colegios respecto a la diversidad sexual. 

“Ese documento aún no se ha hecho oficial y no se ha entregado a ningún colegio. Es una cartilla realizada por un mandato de la Corte Constitucional, que obliga a revisar los manuales de convivencia en lo que tiene que ver con el respeto de la diversidad sexual. Esa decisión de la Corte busca evitar casos como el de Sergio Urrego, que se suicidó debido al matoneo que sufría por ser gay”, afirmó la Ministra en varios medios comunicación.

La cartilla se titula ‘Ambientes escolares libres de discriminación’ y en 96 páginas expone un marco teórico basado en investigaciones internacionales sobre conceptos relacionados con la diversidad sexual y, por otro lado, ofrece una serie de  orientaciones para las revisiones de los manuales de convivencia de las instituciones educativas en el país. 

A pesar de la claridad hecha por la Ministra y de que se pudo demostrar que las cartillas que inicialmente se movieron en redes sociales no eran del Ministerio, el pasado miércoles se realizaron marchas en todo el país contra Parody  “para rescatar los principios familiares”. En redes sociales fue tendencia las etiquetas   #SigoFirmeporPapayMama, contra la Ministra, y el otro #YoApoyoaGina.

El jueves, en medio de la polarización, el presidente Juan Manuel Santos informó que la cartilla de la ONU no será autorizada para que llegue a los colegios. 

¿Por qué una iniciativa que obedece una sentencia de la Corte Constitucional y que busca promover el respeto por la diversidad sexual genera una polarización tal en el país?

Para el rector del colegio Santa Librada, Ramón Atehortúa, alrededor de la idea de respeto por la diversidad sexual en los colegios se han tejido  afirmaciones que no corresponden a la realidad. “Lo que está haciendo el Ministerio  es cumplir con una sentencia de la Corte que, además, está en consonancia con la Constitución y los Derechos Humanos.  Cosas como la ‘Ideología de género’ que la Iglesia dice que se está queriendo implantar en la sociedad, no son ciertas, porque al menos yo como rector no he sentido nunca presión por parte del Ministerio para imponer alguna política particular”, dijo Atehortúa. 

[[nid:566362;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/270x/2016/08/calia3agos14-16n1photo03.jpg;left;{Imagen de la cartilla elaborada por la ONU y el Mineducación.}]]César Ocoró, rector del colegio Antonio José Camacho, sostuvo que en lo que tiene que ver con el respeto por la orientación sexual de las personas, todos los colegios en Cali deben fortalecer los procesos de cultura y educación de los estudiantes para evitar casos de matoneo como el de Sergio Urrego en Bogotá.

 “El matoneo y la discriminación por razones de orientación sexual, raza e incluso por defectos físicos, se sigue presentando en los colegios de la ciudad. El debate y la reflexión en torno a esos problemas hay que hacerlo con seriedad y cordura y, sobre todo, en acato a la sentencia T-478 de 2015  de la Corte”.

Uno de los apartes de la sentencia citada, precisamente, sostiene que “El hostigamiento escolar es una epidemia en el sistema educativo colombiano que tiene unas consecuencias incalculables en la vida de las personas y la salud democrática de la sociedad. Esa reprochable conducta afecta a las personas en las etapas más vulnerables de su vida en donde una educación en valores es fundamental para que, en el futuro, puedan ejercer con plenitud sus derechos y respetar con vigorosidad los de los demás”. La decisión de la Corte, además, obliga a una revisión general de todos los manuales de convivencia en el país con el objetivo de dejar explícita la necesidad de respetar las orientaciones sexuales individuales de cada estudiante. 

De acuerdo con datos del Comité de Convivencia Escolar de la Secretaría de Educación de Cali, hasta junio de este año se habían registrado diez casos de acoso escolar entre estudiantes y seis de maltrato por parte de los profesores.

 “Sin embargo, este es el consolidado que tiene el Comité, pero que aún no ha sido cotejado con las cifras de otras entidades, como la Personería. Por otro lado, hay que saber que el número de casos reales es mucho más alto, pues la mayor parte de las situaciones se resuelven internamente en los colegios”, sostiene Luz Helena López, directora del Comité.  La funcionaria agregó  que la mayor parte de los casos de acoso escolar se dan por razones de orientación sexual y racismo. 

Tanto el cardenal Rubén Salazar Gómez como el arzobispo de Cali, Darío de Jesús Monsalve, afirmaron que si bien la Iglesia Católica defiende el respeto por la diferencia en cualquier instancia, “eso no da derecho a nadie, mucho menos al Ministerio de Educación, a imponer una determinada visión de la identidad sexual humana, absolutamente conflictiva e inoportuna”. 

Justamente, el cardenal Salazar fue uno de los mayores fomentadores de las marchas en toda Colombia  el pasado miércoles en “defensa de la familia”. “En el país están pasando situaciones serias en contra de la familia, está siendo amenazada, es necesario salir a defenderla, es necesario salir a proclamar que la familia es la célula de la vida social”, afirmó. 

Ante esas observaciones,  el viceministro de Educación, Víctor Saavedra, ha aclarado que el documento ‘Ambientes escolares libres de discriminación’ tiene como único propósito orientar la revisión de los manuales de convivencia de los colegios para que se atemperen a las decisiones de la Corte. 

Saavedra dijo también que el Ministerio no está obligando ni imponiendo ninguna política específica en los colegios y que las decisiones sobre los cambios en el manual de convivencia y sobre otros temas álgidos como la posibilidad de tener baños mixtos, son autónomas de los directivos de los colegios, los estudiantes y los representantes de los padres.  

Justamente, el documento sugiere una serie de preguntas a directivos y docentes de los colegios, como un modo de facilitar los cambios de los manuales de convivencia para garantizar el respeto por la diversidad sexual en los colegios. 

Para Elsy Jordán de Córdoba,  rectora del Colegio Bilingüe Lauretta Bender, actualmente el país está viviendo un “proceso fuerte que se ve como una imposición por parte del Ministerio, pero que es más bien un proyecto que obliga a leer e informarse mejor sobre el documento realizado con la ONU”. 

De acuerdo con la docente, algunas propuestas como la implementación de los baños mixtos, que se han ventilado en medios y redes sociales, generan reacciones muy fuertes en los padres de familia que deben ser manejadas con información veraz y con diálogo. 

“No se puede ver esto como una imposición porque no lo es. Esto es un proceso para evitar las situaciones de irrespeto por las diferencias sexuales y de todo tipo. Es natural que haya esas reacciones, pero lo que debe haber es un diálogo constante entre padres y maestros para la construcción de los manuales de convivencia y para mejorar esas situaciones”.

 Yolanda Torres, representante de los padres de familia del colegio José María Carbonell, afirmó que los padres necesitan que la cartilla del Ministerio de Educación sea socializada con ellos, “pues somos nosotros los mayores responsables de la educación de nuestros hijos”. 

“En el colegio  venimos trabajando para mejorar el respeto entre todos los estudiantes y garantizar el libre desarrollo de la personalidad. Yo creo que la polémica que se ha desatado se debe a la falta de socialización de la iniciativa de Mineducación, que hubiera podido evitar todo esta situación”, dijo Torres.

 Agregó que lo más importante alrededor de la polarización que vive el país es que toda la sociedad entienda la necesidad de crear ambientes más respetuosos y más tolerantes en los colegios con todos los estudiantes para evitar consecuencias trágicas.

Polémica con procurador delegado

La ministra de Educación Gina Parody denunció que las cartillas pornográficas  fueron entregadas a medios por Carlos Augusto Mesa, el procurador delegado para la Descentralización y las Entidades Territoriales.

Mesa negó esa afirmación y dijo que tomará  acciones legales contra Parody por esas declaraciones.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad