La salsa, una 'enfermedad' incurable en cada melómano de la Feria de Cali

La salsa, una 'enfermedad' incurable en cada melómano de la Feria de Cali

Diciembre 30, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Camilo Osorio Sánchez | Reportero de El País

El Encuentro de Melómanos y Coleccionistas es definido por muchos como el mejor de la Feria de Cali. ¿Quiénes van y qué se escucha allí? Baile con los salseros.

El escenario estuvo decorado con las fachadas y balcones de un barrio tradicional caleño, con colores vibrantes y puertas altas, como las casas de San Antonio. Al frente centenares de personas acompañan la música con maracas, campanas, güiros y las claves.El Encuentro de Melómanos y Coleccionistas es una rumba diferente. Además de escuchar música inédita o éxitos de colección, el ambiente es propicio para compartir en familia, degustar de buenos tragos y comprar piezas especiales de salsa, timba, son y guaguancó.También se consiguen camisetas estampadas con los rostros de grandes leyendas de la salsa, instrumentos musicales, llaveros, discos compactos, la camiseta del Che o discos de los Beatles.Pero la buena salsa es sin duda la base de la pasión que une a todos los melómanos y aficionados que asisten a este evento, uno de los que más proyección tiene en la Feria de Cali. Y es que cada año el Encuentro se consolida más, mejora su organización y su variada programación; tan sólo durante este año la asistencia del público creció un 50% más que en los últimos dos años.En él tienen cabida los amantes de la salsa de cualquier rincón del mundo: vienen desde Estados Unidos, España o desde Bogotá y Popayán. El Encuentro, que se lleva a cabo en las Canchas Panamericanas, ha permitido tejer redes entre melómanos que comparten sus canciones y conocimientos sobre este género musical que baña el ADN de los caleños.La salsa, una enfermedad incurableLleva 35 años viviendo en los Estados Unidos, pero Pedro Romero dice que como Cali no hay ninguna ciudad. Todo lo define en la gente, la gente no es igual. Nació en Tuluá y se crió en el barrio Salomia del norte de Cali. Cuando se fue a vivir a Miami, sentía que le faltaba algo, la música, y fue así como empezó a buscarla y coleccionarla."Comencé a coleccionar y ya es una enfermedad incurable, los que entramos en este rol es para siempre. Antes éramos muy celosos para la música, no la prestábamos, no difundíamos, pero hoy en día buscamos que la gente joven la asimile, porque sino lo perdemos todo", dijo.Hoy su audioteca está compuesta por más de mil vinilos y discos compactos de salsa, pero se ha dedicado a buscar artistas poco conocidos que hacen salsa en las islas del Caribe, como Jamaica, Haití, Curacao y Guadalupe. Es un gran conocedor, y como buen melómano se devolvió para Cali en plena feria, para participar del encuentro. Allí montó su stand, puso algunos de sus discos a la venta y compartió que ha participado en audiciones bravas de melómanos en Miami, "lo que llaman las grandes ligas", dijo don Pedro.Al finalizar el evento, este 30 de diciembre, don Pedro volverá a Miami, con toda su salsa. Dijo que como el Encuentro de Melómanos, un evento al que las personas asisten sólo a escuchar salsa y gratis, no hay ninguno en el mundo. Entonces no me contuve, y le pedí que me recomendara una canción, de alguna de las joyas discográficas que tiene en su poder.Me dijo: "hay cosas muy especiales que en este momento no podría recordarlas, pero aquí una anécdota: Rogelio Martínez, creador de la Sonora Matancera era un visionario; cuando estaba en furor el tango en todo el mundo, en los años 60 y 70, Rogelio le incorporó un bandoneón, el tipo se llamaba El Negro Mora, era uruguayo, con eso cantó Daniel Santos canciones como Romeo y Julieta o El Columpio de la Vida".Melómano a los 30 añosEn la salsoteca Chan Chan usted puede escuchar salsa de colección. Su propietario es Tomás Riofrío, un caleño de 30 años que se ha dedicado a coleccionar música."Llevo esto en las venas, porque son mis raíces, como lo llevaron mis padres y mis abuelos", dice Tomás, quien tiene su salsoteca en el barrio Comuneros II del Distrito de Aguablanca, entre las estaciones Troncal Unida y Amanecer del MÍO.En Chan Chan se pone salsa de colección en vinilos, "los viernes es salsa de alcoba para románticos y enamorados, los jueves salsa para el bailador, sábado de rumba total y el domingo de sólo audiciones"Dice Tomás que va mucha gente conocedora, gente a la que le gusta la rumba sana. Entre sus grandes joyas está un LP de Dioris Valladares, con un tema como 'Cómo está mi conuco'.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad