La ‘sábana’ con la que se arropan los concejales de Cali

Febrero 12, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
La ‘sábana’ con la que se arropan los concejales de Cali

Concejo de Cali.

La puja entre los nuevos miembros del Concejo y los antiguos, al parecer es por la repartición de cargos en Contraloría y Personería.

La armonía que se vivió en el Concejo de Cali durante la primera quincena de enero y que llevó a la elección, de manera unánime, del presidente de la Corporación, del Contralor y del Personero, se hizo trizas tras esa labor.Transcurrido ese proceso comenzó a evidenciarse una puja entre los antiguos concejales y los primíparos, que al parecer se originó por culpa de lo que en círculos políticos llaman la ‘sábana’.Sí, una ‘sábana’, que no es de seda, ni de algodón ni de lana, pero que sí es muy apreciada y que vale oro, con la cual, al parecer se habrían arropado durante mucho tiempo algunos integrantes del Cabildo, pese a que una gran mayoría de concejales aseguran desconocer la existencia de la misma.Dicha ‘sábana’ no es más que una gran hoja de papel, que contiene la planta de cargos de las entidades que los cabildantes suelen repartirse. En esta oportunidad sólo estaría en juego la burocracia de la Contraloría y la Personería, porque los de la Alcaldía, que en otras ocasiones también entraban en la repartija, en esta oportunidad no están disponibles.En la ‘sábana’, según explicaron algunas fuentes que pidieron reserva de identidad, aparecen distribuidos por partidos políticos, jefes o concejales los cargos que les corresponden. Esta práctica se vendría dando desde hace algo más de una década. Y fue precisamente la repartición de los cargos de esa ‘sábana’ la que al parecer acaloró los ánimos por más de dos semanas entre nuevos y veteranos, lo que, incluso, frenó la elección de los presidentes de comisiones. Cómo se develó El problema con la ‘sábana’ surgió cuando quedaron al descubierto las participaciones de las bancadas del Concejo en la Contraloría y la Personería.Inicialmente los primíparos, que tenían una coalición de 8, pero quedaron en 5, y que niegan estar peleando por puestos, se mostraron en desacuerdo con esa práctica y protestaron porque supuestamente sus colegas veteranos pretendían preservarles sus cargos a ex integrantes del Concejo y a concejales que no acompañaron a Rodrigo Guerrero en la campaña a la Alcaldía. Según explicaron las fuentes a El País, para armar la ‘sábana’, tradicionalmente se han sumado los salarios de los cargos, especialmente los directivos y jefaturas, por ejemplo, de la Contraloría y la Personería. Esa suma da una cantidad determinada, que se dividen entre los 21 concejales o entre los que decidan tomar parte o estén en la coalición. De acuerdo con las cuentas de las fuentes, en estas dos dependencias, a cada concejal le correspondería este año una suma entre $40 y $45 millones, representada en burocracia, es decir en salarios de puestos para militantes de sus movimientos.El problema que enfrenta este año la ‘sábana’ es que se encogió, dado que el actual Gobierno Municipal no aporta cargos. A ello se suma que en Contraloría y Personería muchas de las personas que allí laboran se han sindicalizado y se dificulta sacarlas. Un claro ejemplo de ellos es que algunos militantes del PIN, que manejó la Contraloría Municipal en los últimos cuatro años, ingresaron a los cuatro sindicatos y no es fácil removerlas.Otro factor que puede jugar en contra, en especial en la Personería, es que el Personero que llega es ajeno a los juegos políticos y se ha mostrado independiente en los cargos que ha ocupado.El repartoEn los últimos cuatro años, el PIN, por ejemplo, además de tener a la Contralora, manejaba 4 direcciones técnicas y la Secretaría General; en segundo lugar estaba el grupo político del entonces concejal José Luis Pérez, la ASI, que tenía además de la asesoría jurídica, otras tres oficinas; los liberales con Carlos Pinilla, Orlando Chicango y Clementina tenían tres cargos; el sector conservador de Milton Castrillón contaba con dos, al igual que Cambio Radical con su concejal Noralba García. De igual forma tenían participación con al menos un cargo otros concejales de un sector de la U, Cambio Radical y el Partido Conservador. Estos puestos se rotan en cada período. Pero es el reacomodo de las cuotas burocráticas lo que atiza la puja, pues los concejales nuevos no conciben que el PIN siga con amplía participación al igual que un sector conservador y otro liberal que no respaldaron a Guerrero. Algunos señalan que también se le cuidan las cuotas al ex concejal Pérez.Una preocupación que han expresado los primíparos del Concejo es que los cargos de control, fiscalización y vigilancia quede en manos de los grupos o personas que no estuvieron con el actual gobierno y traten de presionar para conseguir favores o torpedeen la gestión del gobierno. En lo que tiene que ver con la Personería el dominio lo tuvo el grupo liberal del personero Manuel Torres (que orienta Roberto Ortiz) con algunas participaciones a la ASI, el PIN, el grupo de la U de la senadora Dilian Francisca Toro, Cambio Radical, y dos sectores conservadores, especialmente con personeros delegados. Por los lados del Concejo, no hay mayores problemas con la planta de personal que vale $5.000 millones. Además de las unidades de apoyo de cada concejal, la sábana se arma más fácil, especialmente en direcciones y jefaturas.Por ejemplo, la Secretaría General está, desde hace cinco años, en manos del sector conservador del concejal Albeiro Echeverry; la Dirección Administrativa que la manejó, hasta el año pasado, el grupo de la U del concejal Jorge Tamayo, ahora pasaría a Norma Hurtado. La Oficina de Recursos Físicos era cuota del concejal Jaime Gasca, pero hubo cambio. Jurídica, que también manejaba Gasca, pasó ahora a manos de Fernando Tamayo.La Jefatura de Prensa y Relaciones Corporativas, que manejaba el sector de Milton Castrillón, que ahora quedará vacante, es probable que sea para Harvey Mosquera o haya un cambio. Esa dependencia, cuenta con un profesional universitario que pertenece a la U.De igual forma, la Relatora, que era cuota de Julie del Pilar Reyna, ahora cambiará; Informática pasa a manos del concejal Harvey Mosquera, del sector de Milton; en Control Interno sigue un funcionario del concejal José Fernando Gil. En Control Interno Disciplinario permanecerá el grupo de Clementina Vélez; la subsecretaría de la Comisión de Institutos es para Albeiro Echeverry.Los puestos para el personal de logística son manejados por la Presidencia. Estos con cuatro contratos de prestación de servicios, entre ellos las conserjes. Aquí tienen participación la ASI y el MÍO.Uno de los problemas que enfrentan, es que los cargos del Concejo que se incluyen en la sábana también se han reducido. Todo por cuenta de la sindicalización de los empleados, especialmente los de las unidades de apoyo, que de esa forma buscan protegerse de un despido. Esa situación dificulta que los concejales puedan cumplir sus apetitos burocráticos. Y, como si fuera poco, el anuncio del actual gobierno de reducir en un 70% de las contrataciones de personal por órdenes de servicio, donde muchos concejales tenían recomendados, terminaría por acortar más la ‘sábana’, que ya no alcanzaría para arropar a tanta gente.Lo que dice PérezEl ex concejal y hoy asesor político del gobierno local, José Luis Pérez, dijo que desconoce la ‘sábana’, cómo se distribuye, y menos que tenga participación en ella. Lo que no desconoce el funcionario es que su partido, la ASI, tenga participación en cargos al igual que lo hacen otras colectividades. Señaló que es evidente que hay personas que vienen hace 8 ó 10 años laborando en la Contraloría o la Personería y ya son los titulares de esas dependencias las que evalúan con quiénes trabajan.Aclaró que por consejo del Alcalde no interviene en asuntos internos del Concejo y, por eso, ni siquiera ha hecho reuniones con sus integrantes, ya que busca evitar que lo señalen. “Es evidente que algunos quieren tener la hegemonía y otros se quieren imponer en el Concejo. Eso forma parte de la dinámica política”.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad