La resurrección aún no llega a los cerros tutelares de Cali

La resurrección aún no llega a los cerros tutelares de Cali

Abril 17, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
La resurrección aún no llega a los cerros tutelares de Cali

Las quemas con el propósito de invadir terrenos son uno de los problemas que amenazan los cerros tutelares. De igual forma, la quema de basura termina convirtiéndose en un problema mayor.

Minería ilegal, quemas, deforestación, erosión e invasiones afectan a las Tres Cruces y Cristo Rey.

Es Semana Santa, tiempo en el que más de 700.000 personas ascienden a los cerros tutelares de Cali: Cristo Rey y Las Tres Cruces. Sin embargo, estos sitios reclaman una intervención definitiva para evitar que se sigan deteriorando. Los males que aquejan a estos montes surgen todos por la mano del hombre, explican los expertos. El daño más agudo es causado, quizás, por la minería ilegal, que día a día consume más la vegetación de estas zonas.En Las Tres Cruces, por ejemplo, la extracción de piedra laja para construcción, a pesar de los múltiples sellamientos que se han hecho en la zona, no cesa. Las rocas se observan amontonadas en el cerro y la erradicación de vegetación y deforestación para ejercer la actividad hacen que la loma se vea color tierra y no verde. De acuerdo con Carlos Augusto Duque, director de gestión ambiental de la CVC, aquí se realizó una inversión de $120 millones para recuperación geomorfológica (estabilizar el terreno) y reforestación. “Hemos trabajado, pero necesitamos esfuerzos de más entes. Nosotros dejamos constancia de lo que se hizo, pero es deber de la Alcaldía hacer el control de que no se vuelvan a reactivar los socavones”, explica.Hoy la actividad sigue. De hecho, Martha Figueroa, presidente de la JAC de Altos de Normandía, junto al cerro, asegura que no menos de 15 mineros trabajan por las noches. Dice que ya han puesto la queja a todos los entes, pero no hacen nada y que “los policías reciben de los mineros $50.000 por cada cargamento, para dejarlos pasar sin inconvenientes”.Al respecto, el mayor Gustavo Moreno, comandante de la Comuna 2, afirma que “si eso es verdad, las personas deben poner un denuncio formal. Pero yo no creo que eso sea así, eso es un decir de la gente para desdibujar la imagen de la Policía. Además, eso es un predio privado y el dueño tiene que poner vigilancia y hacer cerramiento”. Carlos José Holguín, secretario de Gobierno, contesta que si bien el control de la minería en la zona es su deber, la CVC debe encargarse de hacer un plan de trabajo con la comunidad, para definir a qué se dedicarán ahora los mineros. “Para ellos es muy fácil decir que hay que sacarlos, pero nada logramos sellando las minas porque al rato ellos vuelven a meterse. Debe darse un tratamiento integral”, menciona. A esta actividad minera, que trae consigo la deforestación, se suman los incendios forestales que, en su mayoría, son causados por la mano del hombre, según explica Rodrigo Zamorano, coordinador del Consejo Municipal para la Gestión del Riesgo. Estos se dan en ambos cerros y, en el de Cristo Rey, tienen un impacto aún más grave, ya que “esta montaña tiene una erosión severa, por los vientos y la intervención del hombre”, señala el director de gestión ambiental de la CVC. Agrega que después de un incendio, la capa vegetal nunca vuelve a ser como era antes. “Semana Santa es la época en que más quemas se realizan, con el objetivo de invadir la ladera. Esto pasa porque las autoridades estamos más relajadas”, complementa Zamorano.Así mismo, asegura que los habitantes de corregimientos e invasiones cercanas a los cerros evaden el pago del servicio de recolección de basura, haciendo quemas “controladas”, que terminan siendo “descontroladas”.“Todo esto con el objetivo de invadir. Así es como se formaron muchos sectores de la ciudad, que con el tiempo terminaron legalizándose y hoy son barrios comunes y corrientes. Históricamente ha habido una falla en el control de esta situación por parte de las Administraciones municipales y si no se pone atención, los cerros tutelares terminarán llenos”, puntualizó.Datos clavesEl ascenso a los cerros este jueves y viernes contará con la vigilancia de mil agentes de Policía, 200 bomberos, 88 personas de la Cruz Roja y 70 Scouts.El ascenso a las Tres Cruces se hará únicamente por la subida ubicada detrás de Chipichape. Los otros 17 accesos estarán sellados este jueves y viernes.Recuerde que para subir a estos sitios de tradición usted debe contar con buen estado de salud. Son 11,2 kilómetros de recorrido en ascenso.Siga las recomendaciones que hacen las autoridades sobre hidratación y seguridad, ya que de no cumplirlas no le permitirán el acceso.Líneas de emergenciaPolicía: 123.Ejército: 147.Bomberos: 119.Cruz Roja: 132.Información: 113.Gaula: 165.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad