La realidad de los padres en Cali y Colombia que no han podido estar junto a sus hijos

La realidad de los padres en Cali y Colombia que no han podido estar junto a sus hijos

Marzo 20, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Luis Eduardo Bustamante | Especial para El País
La realidad de los padres en Cali y Colombia que no han podido estar junto a sus hijos

Proyecto de ley. En el Congreso de la República hay un proyecto de ley en trámite denominado Ley de Custodia Compartida, que busca que tanto hombres y mujeres tenga igualdad en el cuidado de sus hijos.

Pese a que las cifras dicen lo contrario, muchos hombres sí quieren ser padres responsables de sus hijos. Algunas mujeres, tal vez por resentimiento, maldad, o castigo, no les permiten a sus hijos ver a sus padres.

En la mesa reposa una torre de carpetas con documentos judiciales. Pablo Figueroa —ingeniero mecánico, 50 años, mirada cansada— los repasa uno por uno y cuenta que cada una de esas tutelas, audiencias, citaciones y entrevistas con sicólogos del Icbf son por su hija María José.A la fecha, la pequeña tiene 8 años. El próximo 31 de mayo cumplirá 9. Ese día, si las cosas siguen como van, Pablo llegará a cinco años con siete meses sin saber qué es pasar un día con su hija. Su calvario comenzó desde la separación con Raquel, mamá de María José. Un día salió con la mamá de su primer hijo, al que la mujer llamaba en sus ratos de cólera “el bastardo”. Cuando regresó, la casa estaba desierta. Ya no se escuchaba la risa traviesa de su hija ni los regaños de Raquel. Desde aquel 8 de octubre de 2006, el hombre ha visto a su hija sólo cuatro veces. La última vez, en diciembre del 2009, fue con derecho de petición en mano. Pablo dice que sólo quiere ser el papá de María José. Ese es el derecho que le exige a su excompañera mientras sigue repasando los documentos, con la voz resquebrajada... Este caso encarna un problema poco comentado, visto desde la vulnerabilidad de la mujer cuando en una separación queda con la custodia de los hijos.Y es que, de acuerdo con cifras de la Defensoría del Pueblo del Valle, el año pasado se presentaron cerca de 60 casos de padres que denunciaron Custodia Arbitraria de sus hijos, delito que está a la altura de un secuestro simple. Sin embargo, la mayoría de los casos no prosperaron porque se comprobó que muchos de ellos no cumplían con la cuota alimentaria.Trini Sánchez es coordinadora de la fundación Padres por Siempre que desde hace cinco años funciona en Cali. Tiene asociados a más de 900 padres que no pueden ver a sus hijos en todo Colombia.Explica que el problema está escondido tras una coraza de prejuicios y violencia de género y que algunas mujeres, tal vez por resentimiento, maldad, o una suerte de castigo, se equivocan y no les permiten a sus hijos ver a sus padres.“Estas mujeres no saben el daño tan grande que esto provoca en los niños. Ellos van a cuestionar, ‘¿por qué mi mamá y mi papá se separaron?’. Y van a investigar. Y se van a encontrar con que la culpable es la mamá porque hizo todo lo posible por separarlos de su papá”, asegura Sánchez, quien cree que los niños son las verdaderas víctimas de esta clase de dramas.Mario Alejandro Molina es ingeniero eléctrico de 42 años. En febrero de 1998 quedó viudo y solo con su primer hijo Matías, por entonces de 2 años de edad. En 2008 volvió a casarse con una manizalita, médica de profesión y residente en Cali. De este matrimonio nació su segundo hijo, a quien llama el ‘Chiqui’.La pareja sólo se veía los fines de semana porque los dos trabajaban en ciudades distintas. La mujer, al sentirse sola la mayor parte del tiempo, le recriminaba a Mario por no conseguir trabajo en Cali. Al poco tiempo, Mario consiguió empleo cerca de ella. Luego se vio viviendo solo en una pieza, lejos de su hijo mayor. Resolvió regresar a su lado. Y ahí fue cuando estalló la furia de la mujer. Ahora Mario ve al ‘Chiqui’ un par de horas cada quince días en el salón social de la unidad residencial donde vive, bajo la supervisión de una niñera que nunca los desampara...Luis Franco, uruguayo de nacimiento, director de la fundación Sos Papá, dice que no todos los padres son “irresponsables”. “Si bien no estamos de acuerdo con aquellos que abandonan a sus hijos, queremos decir que no todos somos así”, enfatiza.Estas y otras fundaciones estarán en la sexta Cumbre de las Américas que se llevará a cabo en Cartagena en el mes de abril para exponer otro punto de vista de un tema que, según ellos, “siempre ha sido visto desde la mujer”. Claudia Isabel Mendoza, abogada, considera que socialmente se tiene entendido que son las mujeres quienes dan a luz y por eso el “balanceo del derecho de custodia hacia las madres”.“Ante eso, la Ley 1098 de 2006 de Infancia y Adolescencia expresa que por encima del derecho del papá y la mamá, quienes priman son los hijos y su derecho a tener unos padres independientemente de la relación de pareja que tengan”, anota la abogada Mendoza.Entre tanto, Eduard Hernández, psicólogo de la Personería de Cali, dice que algunas veces los niños son usados por el padre o la madre que queda con la custodia para que se mantenga la relación sentimental, perjudicando al menor en lo que atañe al reconocimiento de su identidad. “En la familia es donde se fortalece la personalidad, haciendo que el niño sea capaz de enfrentar situaciones ante el mundo exterior”, dice Eduard Hernández. Los menores, agrega, en una separación son proclives a desarrollar el Síndrome de Alienación Parental, SAP, el cual consiste en la malformación en el menor de la imagen de uno de los padres. “El niño, en este caso, entra en estado de depresión y termina afectado con uno de los padres”, añade Hernández.Pablo Figueroa dice que eso es cierto. Ya le contaron que su hija lo considera mala persona. Por eso, el esmero en sus documentos. Tiene pensado, cuando llegue el día en que la vuelva a ver, mostrarle la razón de por qué no la ha podido abrazar en todo este tiempo lejos de ella.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad