La puja por el servicio de aseo en Cali empieza a calentarse

Noviembre 16, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

La Superservicios estudia el modelo de negocio que se implementará una vez terminen los actuales contratos de concesión.

A un año de que se defina la suerte del servicio de aseo en Cali, una vez concluyan los contratos con los cuatro operadores privados que lo manejan, ya se empiezan a barajar modelos para asumir un lucrativo negocio que produce al rededor de $800.000 millones anuales.El del aseo es un mercado de 628.000 usuarios que maneja Emsirva, empresa pública que está intervenida y en liquidación hace cinco años, dada su incapacidad para prestar el servicio. Desde entonces la Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios, que asumió su administración, decidió concesionar el aseo en Cali con cuatro empresas privadas (Ciudad Limpia, Emas, Promoambiental Valle y Promoambiental Cali), tres de los cuales pagan una comisión a Emsirva del 12 %, 18 % y 27 % y uno no paga, lo que reporta unos $900 millones mensuales. Esos recursos son básicamente para sostener la operación temporal de Emsirva, cuyo proceso de liquidación debería terminar en el 2016, pagar 1230 jubilados y fondear un pasivo pensional superior a $100.000 millones que aún está lejos de ser cubierto.Ante el próximo vencimiento de los contratos de aseo y el jugoso mercado cautivo que tiene la ciudad, muchos empiezan a mirar el negocio, incluidos por supuesto los actuales operadores que han manifestado su deseo de continuar.Por lo pronto, Yahaira Díaz, gerente liquidadora de Emsirva, indicó que la Superintendencia de Servicios Públicos está analizando cuál sería el modelo a implementar a partir de febrero de 2016. El modelo que hoy opera en Cali, en el que Emsirva tiene el mercado y contrata cuatro operadores para que presten el servicio de barrido, recolección y disposición final, ha funcionado bien en los 70 meses que lleva operando, según Díaz. Tanto que el número de clientes ha aumentado en más de 80.000, la calidad y cobertura mejoraron y la satisfacción de la gente con el servicio de aseo promedia el 82 %.Las opcionesDíaz dice que aún es prematuro decir qué modelo de prestación del servicio se licitará en 2015 para Cali, por lo cual todas las opciones siguen abiertas. Una es que el servicio siga concesionado a operadores privados como ocurre hoy. Es decir, que Emsirva o el Municipio, que es dueño de casi todo el mercado de la ciudad, lo atienda a través de los privados y que reciba a cambio una retribución.Otra opción es que se declare la ciudad como zona exclusiva de aseo, con lo cual solo el Municipio podría prestar ese servicio. Pero para ello deberá crear una empresa de Servicios Públicos (ESP) capaz de asumirlo de manera más eficiente, luego del colapso de Emsirva y el fracaso de Girasol que también tuvo que ser liquidada.Lo que parece claro es que cuando concluya la liquidación de Emsirva hacia el año 2016, el Municipio deberá crear una unidad administrativa especial de servicios públicos que se encargue del aseo de la ciudad. Se ha dicho que podría quedar en cabeza de Planeación Municipal. O, en su defecto, se ha considerado permitir que lo asuma Emcali creando la Unidad de Negocios de Aseo (así como tiene la de Acueducto y Alcantarillado, Energía y Telecomunicaciones), con los ajustes técnicos, económicos y operativos internos necesarios. Esto implicaría una modificación estructural de la empresa que debería aprobar el Concejo Municipal, donde hay voces promoviendo el regreso del servicio de aseo al Municipio.La Dirección de Entidades Intervenidas y en Liquidación de la Superservicios hizo saber en su página web que cerca de finalizar las concesiones actuales, “el Municipio (de Cali) está analizando la implementación de un modelo de áreas de servicio exclusivo”.De hecho, a Emcali se le encargó la realización de un estudio técnico de valoración del negocio de aseo para generar otras alternativas en la prestación del servicio. Sin embargo, ni la empresa ni la Alcaldía han dado a conocer los resultados del estudio. El contralor de Cali, Gilberto Hernán Zapata advirtió que para asumir el servicio, Emcali “debe demostrar la sostenibilidad y conveniencia económica, sin comprometer ninguno de los servicios públicos básicos que presta”.La gerente liquidadora de Emsirva dice que aún es prematuro decir cuál va a ser el modelo de aseo que seguirá Cali, porque se siguen haciendo los análisis y valoraciones, sobre todo tras la expedición del decreto reglamentario 2981 que cambia el marco tarifario, lo que implica que el valor que pagan los usuarios por el servicio de aseo tiende a reducirse. Eso, obviamente, impactará el negocio. También hay que considerar un auto del Consejo de Estado que obliga a vincular al negocio a los recicladores del antiguo basuro de Navarro y de la calle. La sentencia se ha cumplido parcialmente, porque solo Promoambiental Cali tiene recicladores como socios. En todo caso, el modelo que salga deberá ser “exitoso con el fin de mantener el mercado de Emsirva, que es lo que le garantiza el pago de su principal acreencia que es el pasivo pensional, así como las otras deudas”, dijo Díaz.Los operadores actuales, por su parte, están a la expectativa. Tomás Salvador Mendoza, gerente de Promoambiental dijo que el balance de los cinco años de operación de los privados en Cali “es bastante bueno”. El aseo de la ciudad está garantizado, hay entre 14 y 21 frecuencias de recolección por semana en cada zona, había 200 basureros crónicos y el 60 % han sido erradicado, y se está barriendo más del 90 % de la ciudad. Sin embargo, hay concejales como Albeiro Echeverry y John Jairo Hoyos que preferirían que el jugoso negocio del aseo volviera a manos del Municipio. Hoyos dice que se han pagado más de $30.000 millones en el proceso de liquidación de Emsirva y no termina, lo que ha resultado oneroso para el Municipio. Otros recuerdan que cuando Emsirva fue intervenida en 2008 solo prestaba el 38 % del servicio de aseo de la ciudad que estaba inundada de basuras, debido a un manejo politiquero e ineficiente.Con argumentos en pro y en contra de reversar el actual modelo del aseo o de que siga siendo manejado por empresas privadas, la puja por la explotación del negocio empieza a calentarse un año antes de que se baraje de nuevo.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad