La puja política tras la devolución de Emcali

La puja política tras la devolución de Emcali

Junio 20, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Luiyith Melo García, reportero de El País
La puja política tras la devolución de Emcali

Sin regresar aún al Municipio, ya varios movimientos se pelean el manejo de la empresa. Detrás hay un millonario ponqué que atrae ‘comensales’.

Una verdadera puja política parece haberse desatado tras el anuncio del presidente Álvaro Uribe de devolverle Emcali al Municipio antes de que termine su gobierno, tras diez años de intervención por parte de la Superintendencia de Servicios Públicos. El objetivo de la disputa es, sin duda, el jugoso botín burocrático de la compañía que maneja un presupuesto cercano a los dos billones de pesos anuales y los multimillonarios negocios que hoy tiene entre manos. Según analistas, el alcalde Jorge Iván Ospina es el primer interesado en que Emcali --la mayor empresa del suroccidente colombiano--, vuelva a su manejo por todo lo que eso significa política y económicamente. Sin embargo, cuando aún no se ha hecho efectiva la devolución de Emcali, líderes del PIN, el Partido de la U y dirigentes de Podemos Cali diferentes al Alcalde estarían buscando quedarse con la mayor tajada de la empresa.El temor de la clase política es que Podemos Cali, la organización partidista de Jorge Iván Ospina, le estaría apostando a obtener tres concejales en el 2012 y la estrategia electoral habría sido calculada sobre la base del manejo de Emcali.Pero una fuente del PIN aseguró que el compromiso que habría hecho Ospina con el senador Juan Carlos Martínez para lograr su apoyo en las elecciones a la Alcaldía del 2007 es que, una vez devuelta Emcali, ésta sería para Convergencia (hoy PIN). Sin embargo, la misma fuente duda que ese compromiso se cumpla, aunque advierte que hoy, de todas maneras, la administración de la empresa es cercana a ese grupo político.El mismo Alcalde señaló a El País, que para “quienes piensan que el regreso de Emcali es el regreso de un botín para repartir, no hay ningún riesgo ni ninguna posibilidad de que eso sea así”.Pero Ospina sí reconoce que hay presiones para quedarse con Emcali. “Sí creo que las hay, aunque no las he sentido”, dijo. Incluso señaló que “puede haber sectores caleños que estén azuzando para que la compañía no nos sea devuelta”.De hecho, un concejal reconoció que, por ejemplo, “al partido conservador le convendría más que Emcali siguiera intervenida porque le ha ido muy bien así”.Por el lado del partido de la U, la senadora Dilian Francisca Toro y el representante Roy Barreras estarían aspirando a influir en la nueva gerencia de la empresa. A Dilian, los concejales Jorge Eliécer Tamayo y Clara Luz Roldán le estarían pidiendo que pelee por el control de Emcali. A Barreras, los concejales José Fernando Gil y Julie del Pilar Reina, lo mismo que el ex representante José Luis Arcila quienes lo apoyaron en las pasadas elecciones, le estarían haciendo la misma exigencia, aprovechando su cercanía con el presidente Uribe.No obstante, el representante a la cámara por la U, Roosvelt Rodríguez, asegura desconocer que su partido tenga un interés por quedarse con el manejo de Emcali, “entre otras cosas porque no veo que exista una puja política entre ellos (la Administración Municipal) y nosotros”.Aparte de lo anterior, un elemento que estaría jugando en contra de la devolución de Emcali al Municipio, es el apoyo que se ha percibido desde la Administración caleña a la campaña de Antanas Mockus. Tres de los funcionarios de Ospina (los directores de Planeación, el Dagma y Desarrollo Administrativo) se retiraron de sus cargos para trabajar en esa campaña. Y, al parecer regresarán a sus cargos una vez pasen las elecciones.Ante este apoyo político, trascendió que congresistas de la U le habrían pedido al presidente Uribe que no premie al gobierno de Jorge Iván Ospina con la devolución de la empresa y, por el contrario, que sea uno de los suyos quien siga manejando los hilos de la compañía.Pero Roosvelt Rodríguez asegura que dicha devolución “no se ha condicionado a que nos apoyen políticamente y no lo hemos necesitado tampoco”.Por el lado del PIN, el concejal Jaime Gasca, reconoció que “todos tenemos expectativas con Emcali” y no descartó que hubiera existido un compromiso del Alcalde con el senador Martínez sobre su manejo, No obstante, reconoció que “la persona natural que debe estar allí es el alcalde y él quiere manejarla totalmente”.Pero el mandatario, al parecer, tendría divergencias con su hermano, el electo senador Mauricio Ospina, sobre quién gerenciaría Emcali tras su devolución.Fuentes cercanas a la organización política señalaron que el Alcalde estaría pensando en su secretario de Hacienda, Juan Carlos Botero y el ex director de Planeacion, Johannio Marulanda, para ese importante cargo. Mauricio Ospina, en cambio, sería partidario de que ese encargo se le diera a Juan Diego Flórez, actual director de Infraestructura Vial y Valorización, que es más cercano a él.Lo cierto es que Botero ya fue designado por el Alcalde para que presida la comisión de empalme que recibiría la empresa una vez la entregue la Nación al Municipio, tras diez años de intervención.Los negociosA la postre, el gran atractivo de la puja por Emcali son los negocios e inversiones que está haciendo la empresa, el más importante de los cuales es la capitalización de Telecali, la unidad de telecomunicaciones que recibiría una inyección económica del orden de $500.000 millones, una cifra similar a la que se negoció hace poco Termoemcali.Por otro lado, este 28 de junio se cierra la licitación para la sectorización del servicio de acueducto y alcantarillado, una concesión a cinco años que vale $125.000 millones, detrás de la cual hay ocho proponentes, sólo dos de los cuales serán escogidos.También al servicio de energía se le está buscando un administrador que pagaría una suma multimillonaria, mientras que la lectura y facturación de servicios públicos domiciliarios se adjudicaría a una sola firma, tal como se hizo con el servicio interno de vigilancia. A todo lo anterior se agrega la inversión pública de la empresa que implica una jugosa contratación del orden de $700.000 millones, en obras que van desde la limpieza de las lagunas del Pondaje y Charco azul por $26.000 millones hasta el aporte a las megaobras de la Alcaldía en reposición y adecuación de redes que superan los $200.000 millones.Así que lo que hay detrás de la puja política por Emcali son cifras con muchos ceros a la derecha.Objetivos del empalmeEl primer objetivo de la comisión de empalme integrada para recibir a Emcali es estructurar el nuevo convenio de desempeño, porque muchas de las deudas de Emcali fueron avaladas por la nación y serían revisadas con la banca.El segundo es un ‘código de buen gobierno’ y la estructuración de los órganos directivos de la compañía, con un manual de procedimiento y prácticas de responsabilidad, con una junta directiva plural.El tercero, el conocimiento financiero y administrativo de la empresa: cuáles son sus activos, pasivos, márgenes operacionales y proyectos de corto, mediano y largo plazo.Y, el cuarto, es el seguimiento a los proyectos en desarrollo como la capitalización de Termoemcali y Telecali, la nueva empresa de telecomunicaciones.Cifras13 por ciento se incrementaron sus costos según la Contraloría. 8,17 por ciento se incrementaron los ingresos totales de Emcali.22,9 se incrementaron los costos y gastos según la misma Contraloría.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad