La profunda reflexión de madre de joven accidentado en túnel de la Avenida Colombia

Julio 06, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

Isabel Silva, madre de Daniel Lenis, el joven de 21 años que falleció en la madrugada del viernes en un aparatoso accidente en la Avenida Colombia, habló con El País.

 Isabel Silva, madre de Daniel Lenis, el joven de 21 años que falleció en la madrugada del pasado viernes en un aparatoso accidente en la Avenida Colombia, decidió hablar sobre este hecho que conmocionó a la ciudad e hizo un llamado a los jóvenes para que tengan más cuidado a la hora de conducir asumiendo las responsabilidades que esto implica. A continuación la carta completa:  [[nid:441154;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/270x/2015/07/recuerdosjovenaccidentadotunel.jpg;left;{Recuerdos. Daniel Andrés, con su mamá y su hermana, cuando estaba cumpliendo siete años. Especial para El País}]]"Daniel estuvo ese último día en el restaurante de mi hermana, al que entré como cinco veces y siempre nos abrazamos como si hubiera acabado de llegar de Bogotá. Ese día tuvimos una conversación sobre el perdón, de que hay que perdonar incluso sin que el otro nos pida perdón o reconozca que nos hirió. Esa fue la última vez que lo vi, como a las 5:00 p.m. les dije a él  y a su hermana que los quería y les toqué la cabeza. Se fue a escalar en muro y desafortunadamente no llevó el celular. Por lo general los llamaba y les decía que se acordaran de que aquí había una mamá que los estaba esperando, que fueran prudentes. Esa noche tuve un gran anhelo de oírlo, más o menos a la hora que el niño partió tuve un dolor, me desperté, sentí terror y no pude seguir durmiendo, luego entró la llamada que nos avisó de todo. Lea también: Joven universitario fue la víctima fatal de accidente en túnel de la Avenida Colombia. Esa noche, Daniel había llegado a casa de su padre con unos cuatro amigos. A eso de las 2:00 a.m. decidió irlos a dejar a cada uno. Solo faltaba la niña que estaba en el carro con él en el momento del accidente. Algunos dijeron que mejor se iban en taxi, pero fue su decisión llevarlos y Dios es tan grande que no permitió que a ninguno de ellos le pasara nada. [[nid:440831;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/270x/2015/07/b2cali6jul15n1photo01.jpg;left;{}]]Yo les decía a sus amigos y a mi sobrino, si ustedes no han entendido que la vida es frágil y que hay unos padres esperándolos, la muerte de mi hijo va a ser en vano para ustedes. Cada vez que se monten a un volante sepan que eso es una responsabilidad, que cualquiera se puede equivocar y que nadie está para juzgar a nadie, solo es intentar hacer las cosas lo mejor posible. Conmigo, Daniel manejaba muy despacio.  No tengo nada que ocultar. No lo estoy justificando, y ya le dije, te perdono, porque este dolor no se lo deseo a nadie y tendrás que aguantar mis lágrimas, porque te amo profundamente. Además del gran dolor por la muerte de mi ángel tengo una gran pena por todo lo que se ha especulado. Pasaron cosas como que a mi hija (María Isabel, de 20 años), no la dejan entrar a la Fiscalía porque era una noticia muy dura, pero afuera dos personas  se quedan contándole todos los detalles de cómo estaba el cuerpo de su hermano. Solicitamos un acompañamiento de la aseguradora frente a esta situación y lo que contestaron era que solo se encargarían del vehículo. No había yo podido reunir la calma para avisar de la tragedia a las personas más cercanas, cuando comienza a llamarme gente de todo lado, que vieron video y fotos.  Parece que se ha convertido en un deporte ver cómo se estrella un carro, como se pierde la vida. Es grotesco ver y disfrutar de eso. No creo que eso sea querer generar conciencia. Agradezco esta opción de hablar porque me viene como anillo al dedo de lo que es Daniel, él siempre habló del diálogo y de que se tratara de respetar la diferencia y al otro. 

"Queríamos hacer un curso de teología y estudios en mercadeo, porque queríamos tener una empresa de origami. Aprendimos juntos que lo contrario al miedo es al amor”. Dea Nadine Bellan, novia.
Lea también: Fatal accidente en Avenida Colombia enciende alarma por jóvenes al volante.
"Tomemos en serio el comportamiento al manejar, no es algo tonto, como muchos creen. Incluso, si vemos que quien conduce comete un error, tener el valor de decírselo”. María Isabel, hermana.
Lo que dicen sus amigosDaniel Andrés era conocido como un plegador de sueños.  Su gusto por el origami, del que tenía especial destreza, lo llevó a dar clases sobre este arte en Bogotá, en el Café Origami. Sus amigos  lo describen como una persona responsable, juicioso en sus estudios, emprendedor y de una gran creatividad. Una de sus grandes características  era su “sonrisa generosa”.Ever Rodríguez,  docente del área deportiva del Colegio Berchmans, lo definió como “un joven tímido, callado, de buenas maneras y excelente trato. Fue muy juicioso y jamás estuvo envuelto en algún escándalo”.

 

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad