La presencia de indigentes, un dolor de cabeza para el barrio Obrero

Marzo 25, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co
La presencia de indigentes, un dolor de cabeza para el barrio Obrero

Habitantes del barrio Obrero dicen estar cansados con la presencia de indigentes en el sector.

En una pesadilla se ha convertido el diario vivir en el barrio Obrero tras la instalación de una sede de Samaritanos de la Calle en el sector, según denunciaron habitantes y líderes de la zona.

En una pesadilla se ha convertido el diario vivir en el barrio Obrero tras la instalación de una sede de Samaritanos de la Calle en el sector, según denunciaron habitantes y líderes de la zona. De acuerdo con las declaraciones de integrantes de la Junta de Acción Comunal y vecinos del barrio, desde que la Administración Municipal y la Fundación Samaritanos de la Calle adecuaron un predio como hogar de paso para quienes permanecían sobre la Calle 25, donde se instaló el último alumbrado navideño, la presencia de estas personas se incrementó notablemente. Los vecinos afirman que en la zona persiste una alta presencia de indigentes, a pesar de que la sede de Samaritanos de la Calle de este barrio ya no está en funcionamiento, pues el convenio finalizó actividades el 15 de enero por causas presupuestales.“La sede cerró, pero ellos se quedaron”, aseguró un residente del sector. Eduardo Alzate, vecino del Hogar de Paso, explicó que “en diciembre ellos llegaban a partir de las 4:00 p.m. y se sentaban en las esquinas a fumar vicio. Los muchachos salían del colegio y los tipos trataban de quitarles sus útiles escolares”. Mariela Montero, vecina del lugar, manifestó estar cansada de recoger basura y lavar heces fecales que sobre el andén de sus casa dejan estas personas. “Los vecinos no estamos en contra de que los ayuden y les den su comida, pero terminan tirando las cajas en nuestros andenes”, dijo Montero.Además, la comunidad denuncia el constante hurto del cable telefónico, los frecuentes olores a excrementos, la contaminación con basuras y la presencia de venta y consumo de alucinógenos.“Desde que la presencia de estas personas es tanta sobre la cuadra de mi negocio, mis ventas han bajado en un 30%”, manifestó José Arango, propietario de una empresa de alimentos. El padre José González, líder de la Fundación Samaritanos de la Calle, explicó que este barrio cuenta con una alta presencia de personas en esta condición y esa constituye la principal razón para abrir una sede de la entidad.Enfatizó en que el hogar por ahora no está funcionando, pero que el proyecto se reactivará pronto con el apoyo de la Secretaría de Bienestar Social de Cali.El País visitó el barrio Obrero y tan sólo a dos cuadras del lugar donde funcionará la sede del Hogar de Paso permanecen, en una sola calle, más de 50 personas en esta condición. Libia Fanny Mina, coordinadora general de la Fundación, argumentó que “para mucha gente de la sociedad un habitante de la calle connota una persona mala, se cree que es un delincuente, que hace daño, pero en estos procesos hay más personas buenas con falta de oportunidades, que personas malas”. Ante la preocupación de la comunidad, Mariluz Zuluaga, secretaria de Bienestar Social de Cali, dijo que el proyecto apenas está en proceso de contratación y que la comunidad no será ignorada en una iniciativa de inclusión social como esta.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad