La nueva Maía canta jazz, rap y reggaetón

La nueva Maía canta jazz, rap y reggaetón

Febrero 23, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Por Isabel Peláez

Atrás quedaron los tiempos de ‘Niña Bonita’, banda sonora de ‘La costeña y el cachaco’.

os que estaban acostumbrados al vallenato de Rafael Orozco en su versión clásica: “Y qué será de mi vida sin ti, qué será si no puedo vivir, qué será de tu vida sin mí, qué será”, se sorprendieron con la versión dance-funk de Maía. Y a quienes no querían caldo, ella les da otra taza, ahora en versión reggaetón. La barranquillera, que está en Cali para presentar esta nueva versión urbana del sencillo ‘Qué será de mí’ (junto a los reggaetoneros paisas Jhutta y Small), nos contó cómo hace para cambiar tanto de género. “Yo dije: la gente quiere reggaetón, vamos a darle reggaetón y hasta hago rapeada y todo. Les dije a los ‘pelaos’: ‘No quiero ser solamente la vocecita, quiero ser la potra, la diva, la caballona, la Ivy Queen. Voy a escribir un rapcito, a ver si me lo aceptan’, y me dijeron dudosos ‘escríbelo’. Cuando les mostré mi rapcito, me dijeron: ‘No joda, Maía, no te creo’. Ni yo lo creo.Dicen que le encanta bailar reggaetón...Le jalo al dance-hall, a la música caribe y al reggaetón, no tengo problemas con ningún tipo de música, lo que pasa es que no todo funciona para mi voz. Y uno no puede hacer un disco de todo, porque serían los ‘Superbailables’ y me tocaría salir en bikini. Volvió con su casa disquera, ¿por qué?Me separé de Sony porque no sabía qué lanzar y no quería lanzar por lanzar. El presidente de Sony me dijo: ‘Vuelve cuando estés lista’. Cuatro años después regresé y me aceptaron. Han creído en mí, independientemente de mis loqueras. Con el dance-funk muchos se encresparon, pero Sony México dijo: ‘Es buen proyecto’, y ya está funcionando. Está en Htv, en Mtv...¿La versión reggaetonera de ‘Qué será de mí’ ha sido muy criticada por los vallenateros puros?Seguro va a salir todo el mundo a decir quién sabe qué barbaridades, no pretendo que les guste a todos. Pero si la editorial dueña y señora de la canción me da el permiso y tengo el aval de doña Clara Elena, la viuda de Rafael Orozco, y del ‘Pollo’ Aguirre, ¿para qué más?Su aspecto también se ve renovado. ¿Todo es 100% natural?Sí, pero he tenido que recurrir a ayuditas estéticas. A los 8 años me lancé de un tercer piso, me dio amnesia temporal y tengo platina. Tres días antes del disco de ‘Niña Bonita’, surfeando, me clavé contra un espolón y se me cayó la piel de la frente. Me hicieron Photoshop a la lata y luego me repararon con láser. En el mentón me mordió un perro, me lo arreglaron. Si me hubieran dejado como era, parecería ‘Manos de Tijera’, llena de cicatrices.¿Qué recuerda de su natal Puerto Colombia?Era un lugar donde podías dejar la puerta abierta y no pasaba nada, donde jugabas fútbol o bola de trapo, y al levantarte veías el mar. Me da tristeza el muelle. Desde 1988 estuvo impecable y por falta de mantenimiento se vino abajo. Hemos tratado de ayudar, pero el ‘carrusel de las contrataciones’ no está sólo en Bogotá... ¿Cada cuánto regresa?Cada que tengo libre, en lugar de irme para la India voy a ver a mis papás. Vivir allí es el colágeno de mi mamá, no parece de 50 y pico. Voy para aterrizar, porque uno a veces se cree muy artista o está absorbido por el trabajo. Me consienten y me exigen que tienda la cama. ¿Y qué almuerzo exige usted en su casa?Sopa de menudencias y cucayo, la pega del arroz blanco. Hablemos de amores: ¿El productor de cine bugueño, Diego Ossa, sigue aguantando su ritmo?No ‘hombe’, trabaja más que yo. ¡Y no joda!, le va mejor. Tiene 40 y le recuerdo que soy una niñita y él ‘un asaltaplacentas’. Es productor de videos, de cine, de comerciales. Viaja y me acompaña cuando puede. Si hay celos, no se le notan. Nos amamos, pero no me ha dado ni un anillo de fique.¿La van bien novio y suegro?Mi papá le dio lora buen tiempo, le dio hasta con el balde. Cuando supo que era de Buga, le preguntó: ‘¿Y tú eres bobo? En Buga hay full bobos’. Casi me caigo de la silla. Ahora lo adora.¿Vendrán los hijos?Tengo solo un baby en tres años... es que estamos superpoblados, niña. Si quiero otro, lo adopto, y moreno para que digan que es mi hijo.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad