La Ministra de Cultura instó a las autoridades a no dejar morir la Filarmónica

La Ministra de Cultura instó a las autoridades a no dejar morir la Filarmónica

Febrero 11, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Mariana Garcés Córdoba, ministra de Cultura

"En ese orden de ideas, aún en el evento de que los otros socios no concurran con sus aportes, hemos decidido entregar los recursos que nos corresponden, que representan la cuarta parte del presupuesto de la orquesta en 2011".

El señor Presidente de la República, Juan Manuel Santos, me ha solicitado y seguimiento del tema de la Orquesta Filarmónica de Cali.En ese orden de ideas, aún en el evento de que los otros socios no concurran con sus aportes, hemos decidido entregar los recursos que nos corresponden, que representan la cuarta parte del presupuesto de la orquesta en 2011. Los otros socios son: Gobernación del Valle, Alcaldía de Cali y Proartes.Este Ministerio reconoce en la Alcaldía un socio generoso con la orquesta, con compromiso por su subsistencia y desarrollo. Si ya ha hecho un esfuerzo muy superior al de otras instancias en estos años, no debe desfallecer en el compromiso. No se espera un aporte de $900 millones como fue el de la Alcaldía en 2009 y 2010, sino de $600 millones, igual al del Ministerio, y que corresponde a una cuarta parte del presupuesto de la orquesta, como es lo convenido. En la Gobernación del Valle y en su secretaria de Cultura encontramos comprensión de la importancia de esta empresa cultural. Es la Gobernación la entidad responsable de la formación de músicos clásicos profesionales en el departamento, a través del Conservatorio ‘Antonio María Valencia’ y de la Escuela de Música de la Universidad del Valle. Estas dos instituciones son las más beneficiadas con la orquesta. Los estudiantes de música ingresan a los conciertos de manera gratuita y con el concurso anual de la Filarmónica de Cali, ‘Jóvenes solistas’, los ganadores tienen posibilidad de participar como solistas con la orquesta.Por otra parte, los instrumentistas de la orquesta están vinculados con las universidades, generalmente contratados por hora cátedra. Esto es rentable para el plantel, pues el músico percibe honorarios de la orquesta y el ingreso por cátedra es complementario.Estos beneficios no se compadecen con los aportes que ha recibido la Filarmónica desde 2007 de parte de la Gobernación: su incumplimiento ha sido determinante en la crisis financiera. La Filarmónica de Cali es, de todas las que hay en el país, la de menor presupuesto y mayor rentabilidad artística: tiene una temporada de gran nivel y continuo mejoramiento de la calidad interpretativa de sus integrantes.De ahí que, aunque entendamos las sugerencias del maestro Alberto Guzmán, director asociado, de diseñar una temporada acorde con la crisis, nos apartamos de su propuesta. En ningún sentido debe haber “recortes artísticos”, pues se trata de una temporada coherente desde lo artístico y lo financiero.En este Ministerio creemos que la estrategia debe ser acoger medidas para mejorar las finanzas.Por lo anterior solicitamos que se estudie por parte de la Alcaldía de Cali adicionar $300 millones al presupuesto de apoyo a la Filarmónica de Cali, para un aporte total de $600 millones y así cumplir con su cuarta parte. Estos recursos pueden ser incorporados de recursos del Municipio o de los de la estampilla, dado el incremento de este valor por las megaobras.A la Gobernación del Departamento pedimos suscribir contrato con Proartes por $200 millones.Concurso de voluntadesAunque es loable la propuesta del Gobernador de que la Universidad del Valle asuma la administración de la orquesta, hemos analizado las consideraciones que sobre el particular han manifestado el señor Rector y el señor Secretario General, las que encontramos razonables y deben ser objeto de debate más amplio. También pensamos que la Universidad debe hacer un aporte de $300 millones de pesos. Además de los beneficios ya anotados, puede convenir conciertos en su sede.Los $100 millones restantes pueden provenir de la Licorera del Valle, de Infivalle, de la Beneficencia del Valle y de la Secretaría de Educación del Departamento. Cada entidad aportaría $25 millones.Además de los recursos en especie que aporta Proartes para administrar la orquesta, de los pagos a los artistas y demás gastos de los músicos, del plan de abonados y de la venta de conciertos a entidades privadas, es necesario que, con el apoyo del mayor aportante privado de la orquesta, Comfandi y su presidente doctor Armando Garrido Otoya, se convoque a los empresarios del Valle.Propone este Ministerio que sea, por ejemplo, el sector azucarero, para que entre los trece ingenios que operan en el Departamento aporten los $330 millones que hacen falta. La cifra que correspondería a cada uno es insignificante, frente a la gravedad de que la orquesta no siga existiendo. En Antioquia la empresa privada aporta cerca de $2.000 millones a las dos orquestas que operan en su región, especialmente a la Filarmónica de Medellín.Con esto sólo pretendemos aportar a la solución, acogiendo la propuesta del secretario de Cultura municipal, doctor Carlos Rojas, de asegurar recursos a través de una Ordenanza departamental y de un Acuerdo municipal.Todas las gestiones que estemos en condiciones de coordinar desde el Ministerio, estamos dispuestos. Eso sí, queremos reiterar que se trata de un proyecto conjunto, de iniciativa regional, y el Ministerio de Cultura tiene una política para las orquestas de todo el país y no exclusiva para la de Cali. Hemos cumplido con nuestro aporte y queremos acompañar el proceso, pero necesitamos de voluntad y compromiso.Por último, es mi obligación en mi calidad de Ministra de Cultura, manifestarles que es muchísimo más costoso para la región dar por terminada una orquesta. Volver a hacerla no es fácil y Cali, el Valle del Cauca y los músicos de la Filarmónica de Cali merecen que entre todos hallemos solución.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad