La minería ilegal está disparada en los Farallones de Cali, vea los últimos hallazgos

La minería ilegal está disparada en los Farallones de Cali, vea los últimos hallazgos

Mayo 14, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

En una visita realizada el mes pasado, Parques Nacionales encontró que la afectación por esta actividad creció en un 152% en las Minas del Socorro, corregimiento Pichindé. Bosque alto andino, amenazado.

La minería ilegal en Los Farallones de Cali sigue creciendo de forma descomunal. En un 152% aumentó la afectación por esta actividad en el sector conocido como Minas del Socorro, ubicado en la vereda Peñas Blancas, corregimiento Pichindé. 

Así lo evidenció la última visita técnica realizada por Parques Nacionales Naturales con el acompañamiento de la Policía Nacional y el Batallón de Alta Montaña No.3 Rodrigo Lloreda Caicedo del 25 al 30 de abril pasados.

Según Juan Iván Sánchez, director Territorial Pacífico de Parques Nacionales, actualmente hay 622 hectáreas afectadas, mientras el año pasado fueron reportadas 255. Uno de los ecosistemas más diezmados es el de bosque alto andino, rico en especies vegetales como el roble y el encenillo y todo tipo de aves que ven amenazada su hábitat. Hay 506 hectáreas afectadas, 387 más que en el 2014.

Las imágenes muestran grandes áreas de esos ecosistemas de páramo arrasadas por la tala indiscriminada de árboles y contaminadas con residuos de plástico, metales, pilas e icopor. Los riachuelos y fuentes de agua no lucen cristalinas sino manchadas por extraños vertimientos.  

También fueron encontrados 148 socavones, 87 más que el año pasado; 65 campamentos y zonas de trabajo minero, maquinaria, guayas y manguera negra para desarrollar la actividad minera ilegal.

Sin embargo, el hallazgo más preocupante tiene que ver con el cambio de cauce que sufrió la quebrada del Socorro, una microcuenca ubicada en el corregimiento de Los Andes y que es un afluente de la cuenca del río Cali.

"Construyeron artesanalmente un túnel de más de 30 metros de largo que está permitiendo el paso de las aguas de esa quebrada a la vertiente Pacífico, donde está la cuenca del río Anchicayá (800 litros por segundo aproximadamente)", indicó Juan Iván Sánchez.  

Esto quiere decir que el posible vertimiento de químicos producto de la actividad minera ilegal en Minas del Socorro podría afectar también fuentes hídricas importantes ubicadas en esa zona pacífica, como es el caso del corregimiento El Queremal, en el municipio de Dagua. 

[[nid:421451;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2015/05/mineria-dos.jpg;full;{Estos son los nacimientos de agua que forman el río Cali y los cuales se ven afectados por la extracción ilegal de oro al interior del parque Farallones. Es agua que toman más de 500 mil caleños del acueducto San Antonio y comunidades rurales de cuatro corregimientos (Felidia, Leonera, Pichindé y Andes).Cortesía: Parques Nacionales Naturales para El País.}]]

Se esperan los resultados de las muestras de sedimentos y agua tomadas por un grupo de expertos en esta visita para determinar si hay contaminación con metales pesados. 

Durante el operativo no fue posible capturar a ninguna persona en flagrancia. 

El Dagma, la Dirección de Carabineros y Seguridad Rural y Parques Nacionales Naturales  trabajan en un convenio para ubicar dos puntos de control que permitan regular la entrada y salida de insumos a los Farallones de Cali y así evitar la explotación minera ilegal.

Aunque aún no se ha definido su ubicación, se estudian dos opciones: uno de ellos estaría ubicado en el sector de Venteadero, en la vía al corregimiento de Pichindé, y el otro por Felidia.

“El Dagma propone invertir mil millones de pesos para dotarlos. Se está esperando la viabilidad de predios y las especificaciones logísticas de esos puntos por parte de Carabineros”, dijo la directora del Dagma, María del Mar Mozo.

Por su parte, el coronel Juan Carlos Solórzano, de la Policía de Carabineros, indicó que el próximo martes se hará una nueva visita para evaluar la situación de orden público en la zona y así mismo determinar el recurso necesario para esos puestos de control. La idea es prestar un servicio de vigilancia permanente.   

 

[[nid:421456;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2015/05/mineria-tres.jpg;full;{Los ecosistemas de páramo y bosque alto andino son destruidos para dar paso al montaje de campamentos y facilitar la actividad minera ilegal.Cortesía: Parques Nacionales Naturales para El País.}]]

 

La ley 1333 del 21 de julio de 2009 le dio facultades a las autoridades ambientales para que adelantaran investigaciones administrativas por infracciones en los parques naturales.

Parques Nacionales Naturales adelanta 120 procesos sancionatorios administrativos por atentar contra los Farallones de Cali.

Entre los delitos ambientales más comunes está la actividad ilícita de pesca, la tala de árboles y el ingreso sin autorización a las 59 áreas protegidas del país. Las sanciones van desde multas, hasta decomisos o revocatoria de licencias ambientales, según el caso.

Sin embargo, atentar contra el medio ambiente también da cárcel. En el 2014 se emitieron diez condenas en el país por este delito. 

La primera para el caso de Los Farallones fue el pasado 28 de noviembre de 2009, cuando dos ciudadanos fueron condenados a 16 meses de prisión y multa de 66.66 salarios mínimos mensuales vigentes por explotación ilícita de yacimiento minero.

El abogado de Parques Nacionales Geiler Ocampo explicó que la legislación establece un máximo y mínimo de pena de acuerdo al delito.

Siguiendo el Código Penal, explicó, la ‘caza ilegal’ es sancionada con 16 a 54 meses de prisión y el delito de ‘invasión de áreas de especial importancia ecológica’ o el de ‘violación de fronteras para la explotación o aprovechamiento de los recursos naturales’ tiene una pena de 64 a 144 meses de prisión y multa de 133.33 a 45.000 salarios mínimos mensuales legales vigentes.

[[nid:421440;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2015/05/socavon-coordenadas-n3-24-32.2-w76-41-34.3.jpg;full;{Socavones, campamentos, vertimiento de químicos y contaminantes a las fuentes hídricas, son algunos de los daños que siguen enfermando a los Farallones de Cali. Estos son los últimos hallazgos.Cortesía: Parques Nacionales Naturales para El País.}]]

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad