La mancha amarilla de taxis satura las calles de la ciudad

La mancha amarilla de taxis satura las calles de la ciudad

Octubre 11, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

Según los cálculos, mientras que en otras ciudades del mundo hay un taxi por cada 900 habitantes, en Cali la estadística es de un vehículo por cada 132 ciudadanos.

La ‘mancha amarilla’ se hizo más evidente en la pasada jornada sin carro. Pese a que ese día sólo circuló la mitad de los 16.485 taxis que existen en Cali, una vez más quedó en evidencia la sobreoferta de estos vehículos de servicio público. Durante las ‘12 horas de oxígeno’ en las calles despejadas sólo se veían articulados del MÍO, algunos buses tradicionales y una oleada de amarillos. Los conductores de estos últimos transitaban como almas en pena en busca de clientes por la Calle Quinta, la Avenida Sexta o la Autopista Simón Bolívar. José Aguilar se quejó de la alta competencia, pese a que se mantuvo la medida del Pico y Placa que busca controlar esa saturación. “Fue un día normal, pensaba que iba a ser diferente con más clientes, es que hay muchos carros que entran de Cartago, Armenia o Pereira”, expresó Aguilar. Para Jorge López, la jornada del jueves fue positiva, pero recalcó que ganaron más los taxistas que trabajan con radioteléfono y están afiliados a empresas de servicio. “Se recibieron muchas llamadas de Ciudad Jardín, El Ingenio, Bellavista. De una casa llamaron diez veces pidiendo móviles”, explicó López. Desde hace dos años y hasta el 2012 el parque automotor de taxis está congelado en la ciudad, a pesar de que en dos oportunidades (en el 2008) a través de fallos judiciales se intentó el ingreso de más vehículos.Es tal la saturación que el mismo gremio le ha pedido a la Alcaldía que no levante el Pico y Placa y que haya una “destrucción absoluta de los rodantes que cumplieron su vida útil o quienes sean sancionados prestando servicio ilegal o la chatarrización total al cambio de servicio de los taxis que salen de circulación”.Esta última solicitud la hizo el 27 de septiembre pasado el taxista Ricardo Novoa mediante un derecho de petición dirigido al alcalde Jorge Iván Ospina. Según los cálculos, mientras que en otras ciudades del mundo hay un taxi por cada 900 habitantes, en Cali la estadística es de un vehículo por cada 132 ciudadanos.Un vocero del gremio, Alberto Ospina, considera que en la ciudad debería circular la mitad de los 16.485 vehículos. Recalcó que desde el 2000, cuando ingresaron 1.600 vehículos más, se comenzó a degenerar el parque automotor. “En varias administraciones lo permitieron para provecho de algunos funcionarios. Pero nunca se hizo un estudio técnico sobre el tema”, expresó Ospina. Johnny Rangel, presidente de Taxistas Unidos, reconoce que en la actual administración se paró ese chorro de ingresos, pero enfatizó en que se debe hacer un conteo físico de los rodantes, sin la participación de la Secretaría de Tránsito, para saber con exactitud cuántos hay en la ciudad. Sin embargo, a pesar de que la Alcaldía no permite el ingreso de un amarillo más, ni está expidiendo tarjetas de operación, Ospina aseguró que a través del ‘gemeleo’ entran otros. “Les ponen calcomanías de carros censados, supimos de un ‘gemeleado’ que fue puesto a disposición de la Sijín y a los ocho días estaba en la calle, a otros tres los vimos trabajando en servicios especiales”. Otras fuentes consultadas señalaron que hay taxis que deben ser chatarrizados, pero sus dueños consiguen paz y salvo y esos mismos vehículos son matriculados en Buga, Puerto Tejada y Jamundí para ponerlos a trabajar de manera informal.El taxista Ospina añadió que la Administración debe depurar el gremio y una manera podría ser la compra del cupo.Por su parte, la Secretaría de Tránsito reiteró la congelación del parque automotor, negó el ingreso de nuevos amarillos o de los azules, como se rumoró hace varios meses, e indicó que se está cumpliendo con el proceso de chatarrización de los rodantes.La amenaza de la pirateríaA la saturación de vehículos se suman las amenazas de los carros particulares y de los mototaxistas, que --según el gremio— hacen tres carreras al día.El conductor Ricardo Novoa sostuvo que desde el 2004 comenzó el fenómeno de la piratería y desde el año pasado está en su punto más alto.Como lo denunció El País en julio de este año, los piratas cuentan con una estructura que incluye equipos de comunicación, llevan el nombre de una supuesta asociación, tienen rutas definidas, pero no cumplen con medidas de seguridad, ni portan el Soat y los vehículos no son sometidos a revisiones técnicas. Según la Secretaría de Tránsito, en un año se llegan a inmovilizar 1.200 piratas. Los controles son permanentes en zonas del norte, del sur y el oriente, donde se refleja esta modaliad ilegal.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad