“La Ley 1616 garantiza la atención integrala enfermos mentales”: Alba Luz Pinilla

Noviembre 24, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Santiago Cruz, reportero de El País
“La Ley 1616 garantiza la atención integrala enfermos mentales”: Alba Luz Pinilla

Alba Luz Pinilla, representante a la Cámara.

Alba Luz Pinilla, representante a la Cámara, es la creadora de la Ley Esperanza. ¿De qué se trata en realidad?

¿En qué consiste exactamente la Ley 1616? Son varias cosas. El Ministerio de Salud tiene 16 meses, a partir de la fecha de expedición de la Ley, (enero de 2013) para expedir la Política Nacional de Salud Mental, teniendo en cuenta el perfil epidemiológico del país. Sucede que los últimos estudios más actualizados sobre lo que nos pasa en el tema de salud mental son de 2003. La Ley en primera instancia, entonces, obliga al Ministerio a actualizar todos los datos.¿Cómo beneficia al paciente? El Ministerio tiene que adoptar, en el marco de la atención primaria, – es uno de los avances más importantes – un modelo de atención integral en salud mental en el que además de los médicos generales participen otros especialistas como psicólogos, trabajadores sociales. Uno de los problemas más graves es que hoy no existe un protocolo que le permita a un médico general detectar una enfermedad mental y por eso siempre los diagnósticos son equivocados o tardíos. Ese fue el caso de mi hermana. Pero eso también tiene que ver con el sistema. ¿Cuánto es el tiempo que le dan a un médico para escuchar a un paciente?En el ámbito laboral, la Ley también obliga a que las administradoras de riesgos laborales garanticen y generen estrategias y programas de prevención en salud mental en las empresas, sobre todo aquellas en donde las personas se ven sometidas a un alto grado de estrés. Debe haber un monitoreo permanente.¿Cómo garantizar que eso se cumpla?La Ley también crea el Consejo Nacional de Salud Mental. Este Consejo es el responsable de hacer un seguimiento y evaluación a lo ordenado en la norma, a la política de salud mental, así como a la política nacional para la reducción del consumo de sustancias psicoactivas. Es además un órgano consultivo que tiene que reunirse como mínimo dos veces al año. Sin embargo, a pesar de eso, sería interesante preguntar por qué el Ministro de Salud aún no ha citado a ese Consejo, donde también participan el Defensor del pueblo, representantes de las asociaciones de profesionales, de la salud, entre otros actores. Eso no se ha hecho y ese es un afán nuestro de que se haga. La Ley es necesaria, pero hay una duda: ¿de dónde saldrán los recursos para implementarla teniendo en cuenta que el sistema está en crisis? Los recursos saldrán del mismo sistema de salud, que sí tiene plata. No es un sistema limosnero. Lo que pasa es que la pelea nuestra es que se acabe la intermediación y que la plata se vaya destinada a lo que verdaderamente debe ir, la salud. La Ley 1616 obliga a que el sistema le destine los recursos necesarios a la salud mental de los colombianos. La mente forma parte de nuestro cuerpo. Así como tenemos corazón, hígado, tenemos mente. Se nos puede dañar y las personas no son culpables por ello, como a veces se quiere dar a entender en los casos de depresión. Pero además incluimos un artículo para que el Fondo de Rehabilitación, Inversión Social y Lucha Contra el Crimen Organizado, Frisco, destine recursos. No podemos olvidar que Colombia es un país en guerra, y las enfermedades de salud mental de los ciudadanos, como lo dice Médicos Sin Fronteras, tienen un carácter de epidemia.“Están restringiendo las citas”Iris Martínez, presidenta de la Asociación de Pacientes y Familiares con Enfermedad Mental de Cali, aseguró que otra de las dificultades de los enfermos mentales en la ciudad es “que están restringiendo las citas”. ”Los pacientes necesitan control periódico con el especialista: ¿qué está pasando? Por una parte es difícil conseguirlos porque son escasos, pero por esa misma razón están restringiendo las citas en el Hospital Psiquiátrico”. También agregó: “Los pacientes necesitan acompañamiento en su proceso de retorno a la comunidad. Los servicios de salud no hacen este tipo de labores. La Asociación que lidero sí lo hace. En otras palabras, debemos hacer lo que deberían hacer las EPS”.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad