"La letra con sangre entra", una creencia sobre la que se sigue maltratando a menores

Abril 26, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Camilo Osorio Sánchez, reportero de Elpaís.com.co

El abuso físico y verbal siguen siendo una de las principales causas de maltrato a los menores de Cali. Miedo a denunciar con las autoridades no permite disminución del problema.

Para reprender alguna conducta inadecuada de los niños, algunos padres usan pellizcos, golpes o látigos con la correa. Otros, en cambio usan azotones o lanzan a los niños por las escaleras de su vivienda.Esas son el tipo de denuncias que reciben diariamente las psicólogas de la Corporación para la Atención Integral de la Niñez, Corpolatin, un lugar al que los niños y jóvenes pueden llamar para pedir asistencia psicosocial, y además son el ejemplo que refuerza el dicho "la letra con sangre entra", un arraigo cultural en el que se sustenta el maltrato infantil en Cali.Claudia Palta, psicóloga de Corpolatin, explica que los adultos siguen escudándose en creencias culturales relacionadas con la violencia para reprender un comportamiento de sus hijos con el cual no están de acuerdo y que terminan traduciéndose en casos de maltrato infantil, que cuando son conocidos por las autoridades ya tienen en grave estado al menor afectado."Muchas de las denuncias no se conocen porque persisten ideologías como que 'la ropa sucia se lava en casa' o porque le temen a la figura de un padre que puede estar armado, por eso cuando el caso es denunciado ya es de prioridad alta, es decir, que el menor está en riesgo", explica la psicóloga.Agregó que detrás de una denuncia de maltrato, hay en gran parte de los casos, un historial de abusos contra ese menor de edad y de vulneración de sus derechos. "Los golpean y tampoco los llevan al colegio, los reprenden y los amenazan verbalmente, entre otros ejemplos, lo que estimula otras situaciones de riesgo como el abuso sexual o el reclutamiento de niños por actores armados", dijo Palta.Así le pudo pasar a Melanie, la menor que perdió la vida por los golpes que su padre le dio con una correa por tener malas calificaciones en el colegio, el pasado martes en el oriente de Cali."Lo más probable es que Melanie padeció varios episodios de maltrato con anterioridad, pero se conocieron cuando ya había muerto. Las malas calificaciones en un niño, por ejemplo, son un síntoma de que a la menor le estaba pasando algo en su casa", relaciona la experta de Corpolatin, lugar donde se recibieron 7.842 denuncias, de las cuales el 6% estaban relacionadas con maltrato físico y emocional a menores.Según estadísticas de la Personería Municipal, en los primeros tres meses del año se han denunciado 155 casos de violencia intrafamiliar donde las víctimas han sido los niños y niñas, lo que representa un incremento del 63% frente al mismo periodo del año anterior. En esos mismos meses, han sido asesinados 50 menores de edad , como consecuencia de riñas, retaliaciones entre pandillas, hurto y venganza.Los niños de 0 a 5 años son la población más vulnerable al maltrato físico y verbal, en Corpolatin por ejemplo, han recibido 55 llamados de alerta en lo corrido del año, el mayor número de ellos en la comuna 21 de Cali."Aunque el maltrato es un problema general y no sólo de la comuna 21", dice una vocera de la Comisaría de Familia del sector, quien pidió reserva de su nombre por motivos de seguridad.La Funcionaria explicó que constantemente tiene que hacer amonestaciones por casos de violencia intrafamiliar, lo cual implica la recomendación a los padres de participar de un curso para aprender a manejar a la niñez, que se dicta en la Defensoría del Pueblo."Ellos deben traerme el comprobante que confirme que hicieron el curso, pero rara vez los recibo", indicó.En las Comisarías de Familia de la ciudad se aconseja llegar a compromisos con los niños y adolescentes en vez de golpearlos. Censurar las actividades que más les gusta hacer como ver televisión, jugar o salir a la calle por no cumplir con las responsabilidades acordadas en diálogos previos.Pese a eso, las Comisarías de Cali atendieron 605 casos de maltrato a menores de edad durante el 2012, la mayoría de ellos (158 casos) ocurridos en el mes de diciembre.Las cifras de la Personería de Cali durante el año 2012, reportan 420 casos de violencia intrafamiliar donde los menores de edad fueron víctimas o estuvieron afectados. ¿Cómo corrigen los padres a sus hijos?Elpaís.com.co consultó cuáles son las medidas con las que los padres caleños corrigen a sus hijos, a través de un sondeo publicado en las redes sociales, y la mayoría de los votos (651) indicaron que el diálogo es la opción que más usan para educarlos, con un 49.2%.El 35,4% (468 votos) respondió que lo castigaría , el 13,8% (183 votos) afirmó que lo reprendería físicamente y sólo el 1,5% (20 votos) dijo que lo llevaría al psicólogo.Lina Bonilla de 27 años, madre de dos hijos de 3 y 5 años, explica que en su experiencia a veces es muy difícil lograr acuerdos de diálogo con sus hijos y que ante cualquier llamado de atención ellos persisten en la indisciplina e incluso responden de manera grosera."Hay momentos en los que sólo obedecen después de que les pego un correazo, para algunos puede ser maltrato, para mi no porque no es que les cause heridas, pero hay condiciones en las que se salen de control y no entienden", dice Bonilla, residente del norte de Cali. A través de Facebook, la usuaria Blanca Cecilia opinó que "el castigo físico no debe ser con la mano; con una ramita, por ejemplo, un símbolo. Es válida si se hace una reflexión en torno a la magnitud del hecho y si es repetitiva la falta y se han acudido a otros mecanismos de diálogo. Esto se debe poner de antemano y aplicarlo sin rabia, pero sí con exigencia. No se castigan o sancionan seres, sino sus incorrectas actitudes o procederes"."Todo en extremo es malo, la falta de disciplina resulta en niños como los de hoy en día, sin respeto por nadie, ni por la familia, ni por la sociedad, y el maltrato como tal resulta en tragedias como la del caso de la niña Melanie. Yo estoy en contra del maltrato infantil, pero a favor de una disciplina, a mi me dieron mis nalgadas de pequeño cuando me las ganaba y se lo agradezco a mi madre", respondió Johnatan Getial Valencia en esta misma red social.La violencia produce violenciaÓmar Fernando Salazar, especialista en psiquiatría infantil y del adolescente de la Fundación Valle del Lili, explica que los menores con patologías como enfermedades mentales, cognitivas o problemas de comportamiento, son propensos a ser agredidos.Pero indicó que los padres con enfermedades como trastorno de la personalidad, consumos de drogas, alcohol y depresiones, son potencialmente más maltratadores.El experto recomienda acercarse al pediatra y los psicólogos para aprender a corregir los comportamientos inadecuados de los niños, pero no caer en agresión, ya que un menor con este antecedente es potencialmente un adulto maltratador. "La violencia se traduce en violencia", dice Salazar.La pobreza, acceso a la educación e incluso el hacinamiento en el que viven las familias al interior de las casas en zonas vulnerables de Cali, son factores de vulnerabilidad que permiten que el maltrato a los menores y adolescentes sean un problema latente.Las expertas recomiendan que la denuncia a las entidades autorizadas es el mejor mecanismo para visibilizar el maltrato a los menores y poder hacer una intervención oportuna por ellos."En el caso de menores que temen denunciar por amenazas o por condiciones de riesgo, sólo con contarle a alguien más lo que están padeciendo puede servir de ayuda", aconsejó Claudia Palta.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad