La inseguridad amenaza las ventas en el comercio caleño

Mayo 29, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
La inseguridad amenaza las ventas en el comercio caleño

En los centros comerciales se ha reforzado la seguridad para los clientes y pese a algunos hechos aislados de delincuencia, siguen siendo espacios seguros para la gente

La industria turística integrada por hoteles, restaurantes y agencias de viaje, al igual que centros comerciales, hacen frente común contra el flagelo.

La industria comercial y turística de Cali quiere hacerle el quite a la inseguridad y a las bandas delincuenciales que amenazan sus ventas. El flagelo que padece la ciudad y hechos aislados de criminalidad ocurridos en restaurantes, sitios de diversión y centros comerciales han ahuyentado parte de la clientela. Gremios que tienen que ver con la industria sin chimeneas como Cotelvalle, Acodrés, Anato y Asonod han armado una especie de ‘cluster’ para salirle al paso a la inseguridad. Y en la misma tónica están los centros comerciales para proteger aún más sus espacios vigilados en los que algunos delincuentes han osado irrumpir.Carolina Muñoz, directora ejecutiva de la Asociación Colombiana de la Industria Gastronómica, Acodrés, indicó que las ventas en los restaurantes de Cali han bajado este año en por lo menos un 30% y eso obedece a la percepción de inseguridad que se tiene de la ciudad.Algunos inescrupulosos han hecho terrorismo informático y han propalado mensajes por internet y blackberry diciendo que en un prestigioso restaurante de Granada y en otro de El Peñón entraron delincuentes y robaron a todos los comensales que estaban allí.Aunque esa versión ha sido desmentida por comerciantes y autoridades, lo cierto es que “la gente deja de ir no sólo a ese restaurante sino a todos los de su categoría”, advierte Carolina Muñoz. “Esos hechos que son aislados nos afectan porque no es un problema de restaurantes y centros comerciales, sino de la situación que vive la ciudad”, señala.Pero, ¿de dónde sale esa campaña de desprestigio? Carolina se resiste a creer que salga de la misma competencia de esa actividad comercial, aunque algunas indagaciones así lo indican. Jorge Escalante, presidente del Paseo de Granada, una organización constituida por unos 25 restaurantes del sector, asegura que en los últimos tiempos no ha habido atracos masivos en esos establecimientos, aunque sí lo hubo en un café del sector hace varios meses y en un restaurante de Santa Mónica un sicario menor de edad acribilló a tres personas.Escalante reconoce que “a los clientes les da miedo venir y se quedan en casa o se van para la finca”, pero “lo último que nos podría pasar es que el comercio se acabe por la inseguridad”.Por eso, el Paseo de Granada es un plan piloto de 25 restaurantes del sector (que aspira agrupar a los 60 que hay allí) para generar una red de apoyo con avantel conectada a la Policía con la que hay línea directa y reuniones periódicas para manejar situaciones delictivas. “Por eso creo que Granada es hoy uno de los sitios más seguros de la ciudad”, sostiene Escalante.Nubia Gaona, directora de Cotelvalle, el gremio hotelero de la región, reconoció que sus empresarios no han sido ajenos a la inseguridad que afecta a la ciudad.Aunque no se han presentado acciones directas de delincuencia en estos sitios, la ocupación hotelera aquí ha caído por debajo del 40%, mientras el año pasado por esta fecha superaba ese nivel, indicóAlejandro Vásquez, presidente de la Asociación de Establecimientos Nocturnos de Divesión, Asonod, reconoció que los bares son sensibles a la problemática de seguridad de la ciudad y la clientela ha bajado, no tanto porque ocurran hechos delictivos en su interior, sino por la situación de inseguridad en la ciudad.Zonas de cuidado“La Carrera 66 es tenaz”, dijo un comerciante, aludiendo a la ola de inseguridad que afecta la zona que va hasta la Calle Novena y en la que proliferan bares y restaurantes y donde hace unas semanas sicarios abalearon a tres personas dentro de un bar.El comerciante advirtió que hay vendedores ambulantes que son informantes y cómplices de los delincuentes e, incluso relató que dos de estos vendedores atracaron en un semáforo a una persona y le quitaron un celular.Centros comercialesEn los centros comerciales, también hay una asociación (ACE Colombia) que desarrolla estrategias para garantizar que sus espacios sean más seguros.Una debilidad para la seguridad en los centros comerciales son los bares en su interior, ya que además del licor que se vende allí su entorno se presta para el expendio de alucinógenos. Así que centros comerciales como Premier y Único decidieron acabar con los bares y en otros centros se está evaluando esa situación, señaló Manuel Miranda, jefe de operaciones de Único.Gerardo Solano, gerente de Palmetto Plaza, indicó que “todo es parte de la cultura, los bares existen y hay que manejarlos y podrían estar sujetos a decisiones más generales”. Sandra Tenorio, de Jardín Plaza, dijo que fleteros hay en todas partes, entran con bolsos y roban almacenes, pero la seguridad es un problema de toda la ciudad.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad