La historia detrás de Swikar, los caramelos artesanales de moda en Cali

Junio 15, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Valentina Echeverry Segura | Integrante del Semillero de Periodismo UAO
La historia detrás de Swikar, los caramelos artesanales de moda en Cali

Swikar es una empresa de producción de caramelos artesanales que innova en el mercado y que tiene como compromiso social generar empleo y a la vez ofrecer un producto de calidad, teniendo como visión la posible exportación y distribución en muchas otras tiendas.

Las golosinas hoy las venden con éxito también en Cartagena y Bogotá. ¿Cómo nació esta iniciativa? Le contamos.

María Eugenia y Julián Tróchez Aguirre  son los hermanos que en Colombia se ‘cranearon’ una nueva forma de hacer golosinas: Swikar, caramelos artesanales. 

Ambos nacieron en Cali. María Eugenia es la mayor y además, la única mujer de tres hermanos. Estudió fonoaudiología en la Universidad del Valle. Julián, por su parte, es el menor de los hermanos y cursó estudios de  economía en la Universidad de San Buenaventura.

En octubre del 2010 decidieron que podían hacer algo diferente y no estar más empleados. En aquel entonces concibieron 7 u 8 ideas de emprendimiento, las cuales estudiaron y analizaron a cabalidad.

A la vez, realizaron un sondeo de opinión con las personas más cercanas a ellos para poder identificar cuál de las iniciativas que tenían podría ser la más viable. Finalmente, descubrieron que la idea de negocio de unos caramelos no industrializados  con un dibujo en el centro era algo innovador y novedoso en el mercado y que podría ser exitoso.

Tres meses después, luego de haber realizado todo el análisis de mercadeo  y el proceso para que esa idea pudiera surgir, María Eugenia y su  hermano empezaron a darle forma a  su idea desde la cocina de la residencia de él.

“Hicimos seis meses de práctica para aprender a hacer el caramelo antes de abrir la primera tienda. De hecho, teníamos un taller en la casa de mi hermano con todas las condiciones”, relata María Eugenia.

Swikar comenzó con un solo empleado y María Eugenia y su cuñada haciendo caramelo. Julián, montando la olla. A los seis meses lograron contratar otra persona y hoy en día cuentan con cinco empleados de planta.

Mientras los hermanos Tróchez Aguirre realizaban sus ensayos para hacer caramelo, decidían a la vez cómo iban a ser los empaques de Swikar, por ejemplo, frascos plásticos, otros en vidrio y las bolsas que los protegen de la humedad.

 “Luego, para buscar un local tocamos muchas puertas en los centros comerciales, pero realmente fue Unicentro el que nos permitió comenzar”. Actualmente se encuentran en el  centro comercial.

María Eugenia Tróchez cuenta que a pesar de la economía y de las circunstancias externas, “el negocio ha ido funcionando porque la tienda es una vitrina y un punto donde se vende, pero además, nosotros hacemos labor comercial por fuera para vender y tener la otra línea: la de todos los clientes externos, ya sea de distribución o corporativos. El negocio se fue organizando solo”.

Hace tres años estos hermanos se lanzaron a abrir una nueva tienda de Swikar en Cartagena y hace un mes abrieron en Bogotá. Lo novedoso en esta última ciudad es que se arriesgaron a vender en la calle y no desde un centro comercial.

El precio de los caramelos  varía de acuerdo con el producto escogido.“Los precios los consideramos asequibles, tenemos caramelos desde el rango de los $5000 hasta el de los $20.000, depende del gramaje, del empaque y de la cantidad de caramelos que se desee”, comenta María E. Tróchez.

“El concepto es igual para las tres ciudades, se hace producción, los mismos diseños y las personas pueden observar la preparación del caramelo en vivo. En Unicentro es de jueves a domingo y la elaboración de cada caramelo dura aproximadamente hora y media”, dice María Eugenia Tróchez Aguirre.

Swikar también cuenta con una planta de producción ubicada en el barrio El Porvenir para los clientes externos. “Acá en Unicentro son 9 ó 10 kilos por vez; en esa planta el caramelo se prepara en mayor tamaño, 30 kilos, por ejemplo. Tenemos tres equipos que se encargan del proceso final, la idea no es salirnos de lo artesanal”.

En Cali cuentan con diferentes puntos de venta: en el Norte, Oeste, Sur. También en Universidades como la Autónoma, la Javeriana y la Icesi. Sin embargo, son productos seleccionados por ser los que más se venden.  “El caramelo en forma de tronquito pequeño es el producto principal, pero también manejamos otro tipo de productos como caramelos en forma de corazones, bombones, paletas, espirales y rosas”, cuenta ella.

Los caramelos Swikar son de diferentes sabores. Los hay de frutas como fresa, lulo, mora, uva, naranja, sandía. Y existen otros favoritos como los de coco, limón, mora azul, anís, canela, mango biche, piña colada, ron y por supuesto, los sabores fusión como fresa banano, manzana limón, limón canela, naranja fresa, etc.

Los colores de estos caramelos son muy llamativos. Entre sus figuras se encuentran las frutas y los corazones; sin embargo, Swikar tiene caramelos personalizados con nombres de personas, logos de empresas, eventos especiales, entre otros.

Por temporadas saca otras figuras innovadoras: Para la Copa América sacaron caramelos con las banderas de cada país. Para este Día del Padre van a sacar otras. También han producido caramelos especiales para Halloween y para Navidad y otras fechas clave. 

 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad