La historia del patrullero de la Policía que trae niños al mundo en Cali

La historia del patrullero de la Policía que trae niños al mundo en Cali

Septiembre 21, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
La historia del patrullero de la Policía que trae niños al mundo en Cali

Estos son los patrulleros que atendieron un parto ayer en el barrio Calimío, en el Oriente. El de la izquierda, Jefferson Bolaños, ha atendido ya seis casos similares.

Jefferson Bolaños ha atendido ya seis partos. El viernes fue uno de ellos.

El patrullero Jefferson Bolaños recuerda muy bien la primera vez que atendió un nacimiento. Estaba en zona rural de Cáceres, Antioquia, cuando una joven de 17 años comenzó su trabajo de parto y no había centros de salud cerca. Tenía tanto miedo de cometer un error que decidió no cortar el cordón umbilical, sino llevar a madre e hijo hasta un centro de salud para que terminaran la labor. “Fue aterrador”, recuerda.Y el viernes, seis años después, repitió la hazaña. Esta vez en el barrio Calimío, con una muchacha de 22 años que requería asistencia para dar a luz y a quien un taxista se negó a prestarle servicio. Una vez más, Bolaños, más conocido como ‘el partero’, se puso los guantes y procedió a traer una nueva vida al mundo. El agente soltó su pistola y tomó agua caliente, toallas limpias, unas tijeras esterilizadas e hilo, que en esta ocasión fueron sus únicas armas. Con este ya son seis los nacimientos que ha atendido en los siete años que lleva como miembro de la Policía. Algunos creerán que ha sido coincidencia, pero no es así. Bolaños, de 27 años, tiene un curso en esta materia y el resto lo ha aprendido con la práctica.“Como la gente ya sabe que yo atiendo partos, entonces me los asignan”, comenta. Confiesa que no es precisamente que tenga un gusto especial por esta actividad, sino más bien, por servir a la comunidad.Esa, de hecho, fue su motivación para unirse a las autoridades. “Me gusta estar en contacto con la gente, ganarme su confianza”, dice. Algo similar experimentó el viernes Cristian Roa, su compañero de patrulla, quien le sirvió como asistente en la tarea. “Es una experiencia que marca la vida”, aseguró el joven de 23 años. Su servicio les valió ser los padrinos de la pequeña que nació el viernes. Una nueva responsabilidad para Bolaños, que ya tiene tres hijos, uno de ellos adoptado. “Gracias a Dios, todos han salido naturales, porque una cesárea si es una cosa más complicada”, reflexiona. El patrullero asegura que siempre que alguien lo necesite, seguirá con su labor de ‘partero’. “Estar cuando una criatura ve la luz por primera vez es una gran satisfacción”, apunta el agente.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad