La historia de 'Vendaval', el caballo de paso fino que fue usado en una carretilla

Agosto 02, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Kelly García Cruz Especial para El País
La historia de 'Vendaval', el caballo de paso fino que fue usado en una carretilla

‘Vendaval’, caballo de paso fino, de color alazán está listo para ser adoptado y jubilarse. Su dueño Rodrigo Vargas Santa lo cabalga por última vez para despedirlo.

'Vendaval' hizo parte de los caballos que durante los últimos dos días han sido revisados en la jornada de pre adopción en el Coliseo María Isabel Urritia. Pese que tiene marcadas las costill

Con porte y elegancia, ‘Vendaval’ se abrió paso entre los caballos carretilleros que como él, durante los últimos dos días han sido revisados en la jornada de pre adopción en el Coliseo María Isabel Urrutia. Pese que tiene marcadas las costillas, el pelo opaco y algunas peladuras, salta a la vista que no se trata de un equino cualquiera. Su acincelada y erguida cabeza, la cola siempre en alto y su andar lo delatan: en sus años mozos fue un caballo de paso fino. Este ejemplar, que hace parte de los primeros 165 caballos que la próxima semana serán entregados en adopción y sustituidos por vehículos, tiene catorce años y es famoso entre los carretilleros por esa belleza y nobleza que ni el trajín han podido borrar. A pelo, lo monta con orgullo su propietario Rodrigo Vargas Santa, un abuelo ginebrino que lleva 40 años en Cali.“Hay muchos caballos que son finos y terminan siendo carretilleros, porque en los reconocidos ‘descartes’ de las fincas sacan 5 o 6 animales. Los venden desde $400.000, de 10 años en adelante. Quien tenga la capacidad de comprarlo lo hace y lo engancha. Salen buenos para la carretilla”, afirma María, quien también llevaba su caballo a la jornada. Esa misma fue la suerte de ‘Vendaval’. Don Rodrigo dice que hace tres años lo compró en un ‘descarte’, en una hacienda de la vereda La Nubia. “Tengo que agradecerle mucho al animalito, yo lo quiero, he tenido varios y espero que el caballito quede en buenas manos, que no vaya a sufrir y que lo cuiden, porque yo lo he hecho todos estos años” asegura. Las vidas de ‘Vendaval’ y don Rodrigo cambiarán muy pronto. Al primero le llegará la jubilación que debe apartarlo de los días de escombros y trabajos pesados. El segundo espera seguir ‘haciendo viajes’, esta vez en la camioneta que recibirá como parte del convenio con la Alcaldía.“Quien quede con él tendrá un buen caballo, está sano y en muy buenas condiciones” agrega Vargas. Será el último equino que lo acompañe en su historia de 35 años como carretillero. Esta semana se despedirá de su amigo de cuatro patas.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad