La historia de 27 niños caleños que cumplen sus metas a través del fútbol

Octubre 29, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Alda Mera / Reportera de El País
La historia de 27 niños caleños que cumplen sus metas a través del fútbol

De 30.000 niños que toman los programas de la Secretaría del Deporte, 1000 pasaron a escuelas de la Fundación Real Madrid. Y 27 hicieron méritos para ir a España.

Los menores hacen parte de la Fundación Real Madrid que viajarán este jueves a España a conocer a sus ídolos.

Aunque le digan Messi, él va a ver a su compatriota James Rodríguez. Aunque sea delgado y de poca estatura, pero hábil con el balón, como el ídolo argentino, él quiere estar  cerca de Cristiano Ronaldo. Aunque sus ojos café claro y su cabello castaño le den un  brillo al estilo del astro del Barsa, Óscar David Muñoz Pino es el más feliz  de que   la Fundación   Real Madrid lo invite a la capital española como si fuera una estrella del firmamento merengue.

Su felicidad es doble. Hace un año se quedó con las maletas listas. Su padre no tenía cédula y  no pudo firmar el permiso de salida del país. El chico, de 10 años,   dice que no lloró, pero que sí se sintió triste. Ahora   su padre ya pudo autorizar su salida, que lo pondrá a volar por primera vez en avión hoy: el vuelo 014 de Avianca, que a las 10:29 p.m.  despegará del aeropuerto Alfonso Bonilla Aragón lo llevará a  Madrid.

Irán con él 26 compañeritos, incluidas siete niñas, que forman ese equipo ganador salido de las once comunas con población  vulnerable de Cali. Allí la Fundación Real Madrid promueve  once escuelas  formadoras de deportistas integrales,   un programa en convenio con la Alcaldía de Cali y operado por  la  Corporación para la Recreación Popular, que inició en 2014 con 500 menores   y hoy  suma 1000 niños favorecidos. 

Pero, ¿cómo llegaron estos 27 chiquillos a ser titulares de estas grandes ligas que el Real Madrid promueve en Cali y en Colombia? Sus uniformes lo dicen: sus camisetas no están identificadas con sus nombres o apellidos. Sobre sus espaldas, cargan el juego limpio,  sacrificio,  honestidad, tolerancia, compromiso,  respeto, unión, solidaridad,  confianza, comprensión y el saber ganar.

Son los valores que los aspirantes a ‘cracks’ han interiorizado para su vida a la par que aprenden a dominar el balón, a marcar, a recuperar, a hacer asistencias y a golear. Todo de la mano del  formador, la psicóloga,  la supervisora y sus papás. El valor se escoge en talleres con los padres de familia de cada comuna, según   desean fortalecer, dice la psicóloga del programa, Adela Díaz Restrepo.

Por ejemplo, como  residente del barrio Terrón Colorado, Óscar David  pertenece al equipo Saber Ganar, valor que le correspondió a la escuela deportiva de la Comuna 1. De igual forma  la Honestidad jugó en la comuna 20, la Unión hizo fuerza en las comunas 3 y 9; la Comprensión llegó a la 7; en la 13 y 14 reinó la Tolerancia; en la 18 la Solidaridad los hace donar un mercado  al mes a los de la comuna 14  y en la 21 se ganó el Respeto.

Los 27 menores  fueron convocados a  esta selección entre 1000 niños de  la Fundación del Real Madrid, por ser   los  mejores en comportamiento, es decir, que han asimilado estos valores; en asistencia al programa deportivo  y en mejoría en su rendimiento académico.

Pero el honor de vestir el uniforme inmaculado que  lucen Sergio Ramos, Bale y Kroos,  lo  lograron porque ya  habían brillado entre los 30.000 niños que asisten a los programas de formación deportiva que promueve la  Secretaría del Deporte del Municipio en 35 disciplinas en los Territorios de Inclusión Social, Tíos. Es decir, ya habían acumulado puntos en una eventual reclasificación.

Ahora son ellos, los 27  seleccionados para dar la vuelta por ese templo del fútbol llamado Santiago Bernabeu y conocer a sus estrellas favoritas, compartir con ellos y cumplir una agenda social, cultural y deportiva que les tienen preparada en la capital madrileña hasta el 3 de noviembre, cuando emprenderán el viaje de regreso con muchas experiencias y recuerdos inolvidables.

Juan Pablo Montoya tiene nombre de automovilista, pero juega en la escuela que la Fundación Real Madrid tiene en  la Comuna 16, como  volante creativo. A sus 13 años sabe que su habilidad es  hacer asistencias a los goleadores y ya tiene las camisetas que va a llevar para traer autografiadas de sus ídolos.

 “James, CR7, ellos son un ejemplo a seguir, me gustan porque son personas que practican la humildad, es decir, no creerse más que los demás”, comenta sonriente cuando falta solo  un día para   abordar el avión.

Adela, la psicóloga, destaca cómo al principio fue difícil que los niños asumieran las normas, pero a medida que avanzaban en el proceso, fueron mejorando. Igual se logró que los padres asumieran su rol de mayor compromiso en el  apoyo a los niños.

El caso ejemplar es el de Sebastián Mondragón, de 13 años, cuya capacidad de comunicación, su autoestima y el desarrollo de personalidad, asombra. “Es el primero que está para expresar las ideas y las da con argumentación, es como el filósofo del grupo”, añade  la psicóloga. 

Hasta al alcalde Rodrigo Guerrero, en la despedida que les hizo ayer la administración a la selección merengue hecha en  Cali, antes de viajar a España, destacó la propiedad con que el adolescente se dirigió al público en  el Polideportivo del barrio Floralia, para agradecer la formación que han recibido y la oportunidad de ir a conocer a sus ídolos.

Detrás de Sebastián está doña Luz Karime, esposa del padre del joven, quien a pesar de no ser su mamá biológica se ha convertido en su mayor apoyo. Hasta colabora como utilera voluntaria del grupo y del equipo donde juega Sebastián.

Jean Carlos era tímido y le daba miedo hablar en público, pero ha evolucionado y se expresa sin temor. “Todos son muy educados, respetuosos, saben seguir órdenes”, explica Naydú Flórez Ibarra, supervisora del programa.

“El deporte es el antídoto de las drogas, la oportunidad de tenerlos ocupados; cuando están haciendo deporte, se bajan los índices de  mal uso de las TICs, los aleja de las malas compañías, los saca de las esquinas y se siente la integración familiar para apoyar al joven”, sostiene Naydú.

Entre las niñas también hay promesas del fútbol y de la vida. Yocelyn Yulieth Sánchez es una jovencita de 14 años  que juega de portera. Es la más alta del grupo y esa habilidad para atrapar  balones inalcanzables la ha convertido en la asistente para  los profesores formadores de los más pequeños que sueñan con tapar como el recién retirado del Real Madrid, Iker Casillas o el recién ingresado Keylor Navas.

Melannie Álvarez no se le queda atrás. Fichada en el Colegio  Niño Jesús de Praga, donde hace 7°,  y después de dos años de entrenamientos, es la líder natural del grupo. Gracias a su manejo de la autoridad positiva se ha  convertido en la  coordinadora espontánea del juego. “Tengo que dar ejemplo de mis valores y de lo que aprendo con mi  profesor Wilson Saa Valles”, dice con la emoción del viaje, para que el se  preparó con la  ropa para el frío europeo que les espera.

Y la elegida para hacer la demostración de dominio de balón, fue Isabela Charria Restrepo de 6° del Colegio Arquidiocesano Juan Pablo II en Siloé. A sus 12 añitos  sorprendió a todos con la jugada de ‘la bicicleta’. Actuación que despertó la emoción del Alcalde, que destacó que hubiese tantas niñas en el equipo ganador.

Para Pablo Arley Viveros Solís, uno de los profesores formadores de los futbolistas,  lo más positivo ha sido ver el grado de compromiso de padres e hijos. “No formamos solo deportistas, sino seres integrales a través de valores y estamos pendientes de sus resultados académicos”, declara el docente egresado de la Universidad del Valle.

Y lo vive. Por ejemplo, el sacrificio de alumnos  como Juan David Echeverri, quien ingresó a la escuela del Real Madrid en la Comuna 18, barrio Meléndez.  Pero su  familia se tuvo que ir a vivir al otro polo, al Distrito de Aguablanca. Cuando el profesor Viveros lo quiso contactar con una de las  mismas escuelas en el Oriente, el niño dijo que no, que quería seguir donde había iniciado.

“Se levantaba a las 4:30 de la madrugada para atravesar la ciudad y estar en el entrenamiento a las 7:30 a.m. y luego esperaba el ingreso a su colegio, en la jornada de la tarde. Eso es sacrificio”, cuenta el profesor.

Otra conducta ejemplar fue la de Carlos Alberto Gil, quien iba perdiendo asignaturas en el colegio. Pero  prefirió retirarse durante mes y medio de los entrenamientos, para recuperar su rendimiento académico. “La sorpresa fue cuando llegó con el boletín con muy buenas  notas y ahora va rumbo a Madrid”, cuenta este formador de estrellas.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad