"La gente quiere al MÍO": Luis Fernando Sandoval, nuevo presidente de Metrocali

Septiembre 01, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Luz Jenny Aguirre Tobón | Editora de Entorno

Luis Fernando Sandoval, nuevo presidente de Metrocali.

Luis Fernando Sandoval, nuevo presidente de Metrocali, dijo que los operadores hicieron un “pacto de caballeros” y se comprometieron sacar al servicio toda la flota disponible. Afirma que sabe que mejorar el servicio es una de las urgencias del sistema masivo.

"Muchos me dicen que en qué fue lo que me metí al aceptar la gerencia de Metrocali, que si estoy loco...”Tal vez quienes le preguntan eso a Luis Fernando Sandoval están pensando en el alud de quejas sobre el servicio, en los líos con los operadores (y su reiterado SOS por falta de plata), así como en las obras de infraestructura que no se han podido terminar. Eso sin contar con las demandas, investigaciones y protestas con las que seguramente tenga que enfrentarse.Pero él habla del buen momento por el que pasa Cali, de su deseo de aportar, de la certeza que tiene de que el MÍO solo pasa por dificultades transitorias. Viene de la Gerencia Corporativa de Coomeva y de 20 años de trabajo en el sector privado donde, entre otras cosas, fue artífice de la transformación de Gases de Occidente de una empresa que funcionaba en una casa en La Flora a una compañía que extendió sus redes por toda la región. No se escapa a las críticas por no ser experto en temas de transporte y a ellas responde con una estrategia: Metrocali tiene un muy buen equipo técnico, lo que hay que hacer es sacarlo a la calle.Enfrenta uno de los retos más grandes del Municipio, administrando el sistema de transporte público de Cali, que debe llegar a 960.000 pasajeros diarios. Hoy está en un promedio de 427.000. ¿Cómo va a lograrlo?Los diferentes actores del sistema tenemos que contribuir: Todos los buses que están matriculados deben funcionar todos los días, no como ha venido sucediendo, que tenemos 890 y salen 650. Tránsito debe seguir insistiendo en el control del transporte colectivo formal e informal. Debemos contar con el apoyo del sector financiero para que los operadores (dueños de los buses del MÍO) puedan refinanciar sus créditos. Además, obtener de la Nación el Conpes que destina $90.000 millones a Metrocali para la compra de unos patios, lo que nos permite liberar el 3 % tarifa, que va a aliviar la situación de los operadores. También necesitamos el compromiso de la ciudadanía para que se suba al MÍO. ¿Cuál es la meta real a corto plazo?Hay que lograr 650.000 pasajeros día, para el punto de equilibrio del que todos hablan. Para eso necesitamos los buses. El problema de los buses no es nuevo. Se habló de sanciones para los operadores que no sacaran la flota completa, pero ni las han podido hacer efectivas... La peor sanción a un operador es que su negocio se debilite financieramente. Lo peor es que no saquen los buses, porque en esa medida hay menos posibilidad de cubrir la demanda. Entonces para qué venir a hablar de sanciones adicionales si ellos mismos tienen que hacer la reflexión de que se están autocastigando. El jueves tuve una reunión con los operadores y logramos un pacto de caballeros: se comprometieron a que va a estar la flota disponible funcionando. Pero el argumento de ellos para no sacar la flota completa era meramente económico. Decían que no había ni con qué tanquear, ¿Entonces qué cambió?Nos comprometimos a que los recursos que la empresa va arrojando diariamente tendrán la mayor agilidad para que fluyan con más oportunidad, así como los desembolsos de los fondos privados que salen de la tarifa. También nos reuniremos con la banca (ya comenzamos). El 20 de septiembre tendremos una reunión con el presidente Bancolombia para hablar de reestructuración integral de deudas, de tal manera que los operadores tengan mayores flujos de caja mientras materializamos el Conpes. Usted habla de la necesidad de que se materialice ese Conpes, que se está esperando hace meses. Hace una semana se dijo que estaría listo el 27 de agosto y nada...El Conpes sale cuando se firme, no antes. Sacar un documento de estos no es fácil, intervienen muchas entidades. No quiero dar una fecha para no generar esa ansiedad, pero estamos cerca.En octubre se cumple un año del anuncio de sacar todas las rutas del sistema colectivo tradicional. Aún falta un 30%, pero ¿cómo avanzar en este proceso cuando el sistema aún no cubre toda la ciudad y hay deficiencias en el servicio? El lunes comienzan las reuniones de un equipo de expertos y técnicos, liderado por Metrocali. Va a estar allí gente del Tránsito Municipal y les daremos participación a los operadores, que tienen conocimiento de muchos años, y queremos incorporarlos al diseño de las rutas y transbordos. Esperamos que esto mejore mucho el trazado de las rutas.¿Usted es consciente de la creciente inconformidad con el servicio, en especial con los tiempos de espera?Mi experiencia ha sido gerencial y mi vida laboral con empresas de servicios. Esto para mí no es desconocido, lo tengo claro y soy consciente de que el servicio es la variable clave para cualquier organización. Además de la infraestructura (en la que hemos avanzado) y tener la flota completa, necesitamos atención con amabilidad y buen comportamiento ciudadano. El tema más sensible son los tiempos de espera y estamos trabajando para que haya menos transbordos, con rutas más expresas y mejor servicio de alimentadores. El comité técnico que le digo revisará estos temas y estará en la calle, montándose en el MÍO, viviendo la experiencia, contrastando con lo que se ha diseñado en las oficinas, verificando contra lo que reportan los informes de monitoreo para que vivan por qué las debilidades del servicio.Será como un chequeo clínico el MÍO...Lo que quiero es que la gente de Metrocali, de operaciones, viva el día a día en la calle, mire todas las quejas de los usuarios, escuche a los operadores y sus experiencias y nos nutramos de todo eso. Es importante la información estadística que tenemos y el conocimiento teórico que soporta la operación del sistema, pero también hay que complementarla con las realidades propias que se viven en la calle. Los ingenieros, sus asistentes y todo el mundo tendrá que estar en la calle. Es que el servicio se vive con el usuario, con el cliente.Esas situaciones con el servicio ponen el riesgo el cariño de la gente por el MÍO...No creo que esté en riesgo, la gente quiere al MÍO. El día de mi posesión me preguntaron por mi experiencia con el MÍO y dije que la vivía a través de una hija que hizo toda su carrera usándolo y lo adora. De grado le di un carro y al final me dijo que lo vendía y que seguía en el MÍO por las facilidades que le daba. Tener carro es costoso, es antitécnico. No creo que el MÍO esté en riesgo de que la gente termine odiándolo, al contrario, la gente se va a enamorar cada vez más de él con los cambios que haremos.Qué hará con la ‘papa’ caliente de la revisión del contrato con la Utr&T (concesión que recauda los pasajes)...Hubo una reunión con su representante legal, quien vino con el Cónsul alemán en Cali y con el representante para América Latina de Prodata. Estaban muy inquietos en sus casas matrices sobre qué va a pasar con el contrato. Estos contratos de concesión son a largo plazo: este es un matrimonio, que ante las primeras dificultades no se puede salir a romper, hay que luchar por salvar la relación. Si vemos que al final de hacer la revisión no logramos lo que nos interesa tomaremos las decisiones.¿Como ve al MÍO dentro de un año? Muy fortalecido y consolidado. María del Pilar Rodríguez, la presidenta saliente, hizo un trabajo muy comprometido, honesto y transparente, resolviendo situaciones generadas anteriormente. Es una experta. Si todos ponemos de nuestra parte, en un año esta coyuntura que estamos pasando estará superada.¿Ella seguirá como asesora?Es el sueño, estamos haciendo todo lo posible para que así sea...De ser así hay quienes aseguran que sería el verdadero poder en la sombra en Metrocali...A ella la conozco hace un mes, en el almuerzo al que el Alcalde me invitó para ofrecerme el cargo. La había leído en la prensa. No sé lo del poder en la sombra, estoy acostumbrado a trabajar con equipos de alto rendimiento, comprometidos. Yo delego, empodero, hago seguimiento y no creo que esa sea la mejor connotación que le podemos dar a ella, será un miembro más del equipo.¿Qué lo llevó a aceptar la presidencia de Metrocali?Cuando les conté a la familia y los amigos la primera reacción fue de mucha sorpresa, de por qué iba al sector público, lleno de problemas. Puse eso en un balance: dejo a Coomeva, una empresa muy bonita, pero veo en el alcalde Guerrero una persona de honor y esa invitación fue muy positiva. Es un buen momento el que pasa Cali, muchos se han ‘repatriado’ para jugársela por la ciudad. Es una experiencia linda y lo hago con aprecio y convencimiento.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad