La genética del cáncer, obsesión del científico afrocolombiano Heladio Ibargüen

La genética del cáncer, obsesión del científico afrocolombiano Heladio Ibargüen

Septiembre 14, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Margarita Rosa Silva | Reportera de El País
La genética del cáncer, obsesión del científico afrocolombiano Heladio Ibargüen

Heladio Ibargüen cuenta que el motivo que lo apasionó a investigar sobre la genética del cáncer fue que su madre falleció de cáncer de seno cuando él era todavía muy joven.

Heladio Ibargüen, biólogo valluno y amigo de Raúl Cuero, trabaja en el centro de estudios del cáncer más importante del mundo. Historia.

A Heladio Ibargüen le pasó como a los superhéroes. Un evento, un suceso inesperado, doloroso, se volvió su móvil y lo llevó a buscar una respuesta, un por qué; lo convirtió en una suerte de súper científico que con sus estudios en genética del cáncer ha ayudado a salvar muchas vidas.A sus más de 50 años, este afrocolombiano aún baja la voz cuando recuerda ese por qué: cuando estaba aún muy joven, su madre murió de cáncer de seno. Desde entonces, conocer la causa, se convirtió en su razón de ser.Hoy, después de recibir varios reconocimientos internacionales por sus investigaciones en genética, incluyendo el de Científico Hispano del 2009, por la Alcaldía de Houston, y de trabajar en el Md Anderson Cancer Center, el centro de investigación de cáncer más importante del mundo, siente que su mayor logro, el que le da paz, es haber logrado hallar esa respuesta, ese por qué. “Descubrí que fue el cigarrillo”, menciona. Aquel que cada año mata a cinco millones de personas cada año, fue el que ocasionó su tragedia. “Encontramos un marcador genético que podía predecir cuáles de los fumadores podían desarrollar cáncer más tarde o más temprano que otros”. Descubrió que, aunque ella había dejado de fumar muchos años antes, ya sus células estaban afectadas lo suficiente para provocarle la muerte tarde o temprano. Desde entonces, investigar el cáncer se convirtió en una especie de obsesión. El camino del héroeAl parecer Heladio tenía un camino trazado. Coincidencia o destino, este bonaverense hizo sus estudios de colegio en el Pascual de Andagoya, institución de la que también se graduó el reconocido científico que trabaja en la Nasa, Raúl Cuero.“¿Que si somos amigos?”, se ríe a carcajadas Heladio. Se ríe, porque recuerda cómo en sus días colegiales solía mirar el mosaico de los que ya se habían graduado hacía unos años y, al ver la foto de Cuero, sentía ese tipo de inspiración que solo puede sentir un joven por su maestro. “Él jugaba en la selección Colombia de baloncesto. Y estaba estudiando en la Universidad del Valle, por eso lo reconocía”, relata.Y el lazo no tardó en estrecharse: cuando llegó a Cali a hacer su carrera en biología, se encontró con Cuero, quien sin pensarlo dos veces se ofreció a ser su asesor de tesis.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad