La fórmula exitosa del Julioprofe para enseñar matemáticas

Mayo 20, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Alda Mera, reportera de El País

Los videos de matemáticas de Julio Alberto Ríos son de los más vistos de Youtube en Colombia. Historia de un educador con ideas.

Así son las matemáticas. Desde una pequeña habitación de 4 metros de fondo por 3 de ancho de un apartamento en el barrio El Lido, Julio Alberto Ríos Gallego imparte clases a personas dispersas en todo el mundo.Esto último es literal. Desde Rusia, Japón, Australia, Angola, Italia, España, Arabia, entre muchos países remotos le llegan mensajes de estudiantes que lo felicitan y le agradecen por haber hecho de los números una ciencia simplificada y no el ‘coco’ que le sacó canas a niños y adolescentes en el colegio. Y mientras la mayoría de los docentes de matemáticas son odiados en las aulas, Julioprofe es amado en el mundo entero. La fórmula del éxito de Julioprofe, como es conocido por su audiencia mundial, es casi de una precisión aritmética. En un tablero y con marcadores borrables de colores, este ingeniero civil resuelve problemas de matemática básicos y especializados de álgebra, física, trigonometría, cálculo y geometría lineal, entre otras áreas, frente a una cámara de video.Las exposiciones son pausadas, con letra –o mejor número– legible y en forma ordenada en el tablero, comprensible para muchos sin importar el idioma, porque las matemáticas son un lenguaje universal, dice él, y así lo explique en español, le entienden hasta en la China.Descifrar porqué le encanta la materia a la cual la mayoría le huye no es ninguna ecuación algebraica. Hijo de padre contador y madre vinculada al sector contable, su pasión por los números es casi genética. Don que luego pulieron los profesores de matemáticas Harold Hernández, Tomás Polo y Laureano Valencia, y Walter Magaña, de física.“Eran muy exigentes, dejaban hasta cien ejercicios para el fin de semana y el lunes no revisaban el taller, sino que hacían examen. Pero explicaban muy bien, eran muy organizados, dominaban el tema y eso impacta; ellos me hicieron el ‘click’ y dije: quiero ser como ellos”, recuerda este caleño para destacar la importancia de ser un buen profesor.Entonces Julio, para quien el ‘coco’ en el colegio fue filosofía, se volvió la mente brillante del curso en matemáticas y no necesitaba estudiar porque le explicaba a todos los compañeros. Aún conserva la caja de medallas de la época y desde los 17 años, cuando ingresó a la Universidad del Valle, daba clases particulares de matemáticas básica o álgebra a alumnos de 7° u 8°, fuente de ingresos para él.Luego, como profesor universitario y de secundaria en el Colegio Hebreo Jorge Isaacs, sintió la necesidad de grabar algunos videos y colgarlos en su blog para que sus alumnos estudiaran desde sus casas temas que les resultaban difíciles. En abril de 2009 empezó con una vieja cámara de 4 megapixeles haciendo ejercicios de simplificación de fracciones algebraicas y pensó: “Ahí los pueden ver a la hora que quieran y las veces que quieran hasta que entiendan”.Pero la sorpresa fue cuando miró el blog y vio que los que menos habían mirado los videos eran sus alumnos. “Los comentarios eran de personas que ni siquiera me conocen, que estaban a miles de kilómetros, pertenecían a otras culturas y me escribían en otros idiomas, desde ruso hasta en dialectos africanos”, relata el profe sobre ese primer video, uno de los más vistos que suma 217.499 reproducciones en su canal de Youtube.Sin embargo, de los 303 videos que ha colgado hasta la fecha, en los que él hace paso a paso muy sencillo de incógnitas como ‘binomio elevado al cuadrado’, ‘trinomio elevado al cubo’, o ‘suma de dos cantidades por su diferencia’, el que va batiendo récord es el de ‘integral definida’, con 482.085 reproducciones.Razones cuánticas suficientes para que Susana Pabón, gerente de comunicaciones de Youtube para Colombia, América Latina y el Caribe, lo invitara al acto de lanzamiento de Youtube en el país el 30 de noviembre de 2011 en Bogotá. “He visto su trabajo y nos parece muy interesante tenerlo como casos exitosos de colombianos en Youtube”, le dijo.Así Julio fue uno de solo tres invitados especiales, junto con Esteman, el adolescente que se dio a conocer como cantante a punta de videos, y un coronel de la Policía por su página de servicio a la comunidad. Y la vocación y talento de Julioprofe comenzó a elevarse a la máxima potencia con entrevistas para RCN Radio y el programa ViveDigital, del Canal Institucional.Sin embargo, le resulta paradójico que ya lo habían llamado vía Skype para escuchar su testimonio desde un colegio de El Salvador y la Universidad de Santa Cruz de la Sierra, Bolivia, algo que no había hecho ningún centro educativo de Cali ni de Colombia. “Como siempre, se interesan más afuera que en su propio país por lo que uno hace”, dice tranquilo.De hecho, en 2010 lo contactó el portal Cibermatex.com de España para grabar dos cursos de Física de la Enseñanza Secundaria Obligatoria, ESO, equivalente al 9° en Colombia. Fueron 159 videos con teorías y ejercicios y que le retribuyen un porcentaje en euros por reproducción. Como buen matemático, en sus canales julioprofe y julioprofenet tiene mapas graficados que muestran con convenciones cromáticas dónde tiene mayor número de visitas. Latinoamérica domina, pero su talento para acabar la ‘matefobia’ o fobia a las matemáticas se ha multiplicado hasta en Corea.Tanto, que son los visitantes los que le solicitan conferencias temáticas. Como ‘para qué sirven las matemáticas’ o un mensaje de motivación para los aspirantes de la Universidad Nacional que le temían al examen por las matemáticas y en las que él tuvo que mirar a la cámara. Antes se limitaba a enfocar el tablero. “Yo casi no aparecía de frente, sólo de espaldas escribiendo –con la mano izquierda porque es zurdo–, y hasta el reloj se volvió famoso; un día olvidé ponérmelo y ahí mismo me escribieron: Profe, ¿qué hizo el reloj?”, cuenta y remata sonriente: “Un día de éstos lo subasto”.Los mensajes varían de ‘gracias profe, usted me motivó a estudiar ingeniería’ o ‘me ayudó a perderle el miedo a las matemáticas’, ‘usted es el profesor de Latinoamérica’, ‘véngase para México o Chile’, ‘si quiere lo postulo de profesor en la universidad donde estudio’, hasta ‘me voy a tatuar su nombre’ o ‘voy a buscar una plaza dónde hacerle una estatua’.Mensajes que lo llevaron a vincular su proyecto matemático a las redes sociales. De hecho, su mayor logro, considera él, es haber creado una comunidad académica de ayuda mutua a través de Facebook, donde se creó una audiencia que interactúa en torno al tema y está pendiente de observar qué novedad hay.En ese espacio virtual julioprofe cuenta con 12.113 miembros de diversos países y cada día hay 17 más que se quieren agregar. En fin, se desencadenó un fenómeno cibernáutico matemático donde el único lenguaje es el académico, todo desde una pequeña habitación de 4 por 3 de un apartamento de Cali.Los números de JulioAparte de gratitud, Julioprofe empezó a recibir dividendos como retribución porcentual por la publicidad en Google y de Youtube por ser la tercera página con más suscriptores en Colombia, después de la de Shakira, que tiene 281.264, y la de internautismo crónico, con 48.766. Julioprofe suma 45.786. Hecho meritorio toda vez que una es de entretenimiento y la otra de humor “y yo con una bandera que es la más apedreada como es la educativa, que nadie la voltea a mirar”. opina.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad