La falta de zonas de parqueo y de cultura ciudadana aumentó el robo de carros en Cali

La falta de zonas de parqueo y de cultura ciudadana aumentó el robo de carros en Cali

Enero 30, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co
La falta de zonas de parqueo y de cultura ciudadana aumentó el robo de carros en  Cali

La cercanía a Ecuador, la falta de parqueaderos y de cultura ciudadana del parqueo hacen atractiva la ciudad para los ladrones de carros.

Cali no sólo es la Capital Mundial de la Salsa. A este título, ahora suma el deshonroso apelativo de la capital nacional de robo de carros.Su ubicación estratégica, cercana a Ecuador, el déficit de parqueaderos, la falta de cultura ciudadana del parqueo en sitios autorizados y de cancelación de la matrícula del vehículo robado, entre otros factores, han hecho de Cali la plaza más apetecida por los ladrones de carros.“Resulta absurdo que el año pasado, en Cali, de un parque automotor de 350.000 vehículos, se hayan robado 5.300 unidades (carros y motos), mientras que en Bogotá, con 1.300.000 automotores, se hayan robado 4.230 en ese mismo lapso”, es la apreciación de Tulio Zuloaga, presidente nacional de Asopartes.Pero lo que a los gremios del sector, las autoridades y los ciudadanos les resulta insólito, al parecer tiene su lógica para las bandas delincuenciales: en Cali confluyen diversas variables que les facilitan o les hacen más rentable y atractiva la comisión del delito.Varias fuentes señalan la cercanía relativa de esta capital con otro país, Ecuador, como una causa del fenómeno delictivo. “Se cree que el 25% de los carros robados en Cali van a dar al vecino país, y en un porcentaje alto los conducen menores de edad para evitar problemas con las autoridades”, comenta Zuloaga.El teniente Julio César Botero, jefe del grupo automotor de la Sijín de Cali, confirma que “a Ecuador llevan modelos de gama alta, muy comerciales. Por ejemplo, uno que en Ecuador vale $50 millones, allá lo venden por $40 millones, y el comprador cree que lo compró barato”.Eso significa que no es una coindencia que los barrios donde más roban vehículos sean los del Sur de Cali (El Lido, El Limonar, Tequendama y San Fernando), cercanos a vías arterias como la Autopista Sur, la Avenida Pasoancho, la Calle Quinta y la Avenida Simón Bolívar: desembocan en la vía Panamericana, que conecta con Pasto y con Ecuador. Esta ubicación, que no ocurre en Bogotá o en Medellín, incentiva en Cali este delito. “Carros hurtados aquí han sido encontrados por las autoridades ecuatorianas allá, pero el porcentaje de los recuperados es muy bajo”, dice Zuloaga y denuncia que “tristemente hay que decir que en la facilidad para pasar los carros de Colombia a Ecuador hay un tanto de corrupción y otro de descuido de los entes de control. Pero que los carros pasan, pasan”.El mayor Saúl Carrillo Areválo, comandante de la Policía de Carreteras del Valle, rechaza las acusaciones y denuncia que el fenómeno opera por unas “alianzas” entre la delincuencia organizada, que roba los carros en Cali y los vende en Ecuador, mientras los propietarios de los mismos luego cobran los seguros aquí.“La misma noche del hurto conducen el carro a Ecuador, pero muchos sólo denuncian cuando ya ha pasado la frontera; así, mientras el carro está en carretera no podemos inmovilizarlo porque sus papeles no tienen las alertas pues aún no figura como robado”, explica Carrillo.El Mayor agrega que así el negocio es redondo y con él ganan doble: por la venta del carro robado y por el seguro. Esa modalidad también la usan en Cúcuta, pasando los carros a Venezuela.En reuniones realizadas para diagnosticar y prevenir este delito, han llegado denuncias en el sentido de que Cali es buena plaza para los ladrones de carros porque aquí se demoran más para sacar del sistema de Tránsito las placas de los vehículos robados después del denuncio.“Eso significaría que ellos pueden seguir utilizando el vehículo para microtráfico, venta de autopartes, atracos y otras modalidades delincuenciales; al parecer, ese sería el talón de Aquiles de Cali frente a esta problemática”, dijo una fuente que pidió reservar su nombre.Un funcionario de la Secretaría de Tránsito desmintió la versión de que la entidad no tiene facultades para “dar de baja” las matrículas de vehículos robados, trámite que lo debe hacer única y personalmente el dueño del mismo después de denunciar, para garantizar que el carro quede legalmente fuera de circulación. “La gente cree que porque denuncia el robo del vehículo, ya es suficiente, pero la matrícula sigue vigente en el Tránsito y sólo se dan cuenta de ello cuando les llega el recibo de los impuestos”, dijo Adalbert Clavijo, jefe de los agentes Tránsito. La Sijín reporta a diario al Tránsito y a la Fiscalía los carros denunciados como robados. “Pero esta información sólo sirve para crear unas alertas para que Tránsito se abstenga de realizar cualquier trámite con ese carro, algo muy diferente a la cancelación de la matrícula”, dice Clavijo.Asopartes atribuye el fenómeno a la falta de atención de las autoridades. “En Bogotá, las autoridades tanto policiales como del Distrito viven pendientes del hurto vehicular, pero en Cali no le han dado importancia a ese delito y por eso ha subido para surtir el mercado ilegal de los desguazaderos”, se quejó Zuloaga.El teniente Botero cree que se necesitan normas más duras. “Al capturado se le aplican penas de 3 ó 4 años, y por receptación, medidas domiciliarias o libertad con presentaciones periódicas ante el Inpec o juzgados; pero las visitas de control del Inpec son muy previsibles: son en el día y un carro se desguaza en una noche”, dice.También reclama normas rigurosas contra la cadena que sostiene el delito: el desguazador, el que comercializa las partes robadas y el que las compra, el que le saca la documentación falsa y el que saca el carro de la ciudad. “Por ejemplo, se supone que las placas las debe pasar el fabricante al Tránsito directamente, pero algunos están entregando placas a particulares y eso facilita ocultar la verdadera identidad de un vehículo”, dice Botero.Sin zonas de parqueoMuchos coinciden en que los caleños no tienen la cultura del parqueo en sitios autorizados, pero los constructores tampoco tienen vocación para disponer zonas para ello. Razones por las cuales el 65% de los carros robados son hurtados con la modalidad del ‘jalado’, “debido a que en Cali la falencia de parqueaderos es impresionante, sobre todo en el Sur”.“Al hacer un censo de parqueaderos, en El Lido, San Fernando, Tequendama, Limonar, dando muchas vueltas con dificultad, logramos encontrar quince”, dice el jefe del sector automotor de la Sijín.Juan Carlos López, secretario de Planeación Urbanística de Cali, rechaza que ello incentive ese delito. El funcionario admite que hay déficit de parqueaderos, pero también advierte que los propietarios tampoco tienen cultura de responsabilidad de parqueo, lo que aumenta la exposición al riesgo.“Pero lo más grave –señala– es el uso indebido de estas áreas o que urbanísticamente la ciudad no está acostumbrada a satisfacer de zonas de parqueo en las áreas de concentración de vehículos”.Y para completar, el oficial de la Sijín revela que las unidades residenciales no se han querido corresponsabilizar del cuidado de los vehículos de los visitantes. “Hemos hecho visitas a estos complejos residenciales y les hemos solicitado la necesidad de colaborar con que al menos el vigilante de la portería sepa qué carro le llega, pero no hay compromiso de las administraciones de estos conjuntos o edificios en este sentido”, dijo Botero.López comparte la idea de que “Cali es una ciudad donde ha crecido su parque automotor, pero tiene una estructura urbanística del pasado, que no proveía de parqueaderos a sus habitantes. Y plantea que se está trabajando en una propuesta de ciudad “para que Cali entre en la era de proveer parqueaderos y que la gente esté obligada a usarlos, así le cueste”.El costo del delitoSegún Fasecolda, de 5.422 carros hurtados entre enero y noviembre 2009 en el país y que estaban amparados por pólizas, 947 fueron de Cali que cobraron sus seguros.En ese mismo lapso en 2010, la cifra nacional se redujo a 5.315, pero en Cali el número de vehículos robados (y el respectivo cobro de la póliza) ascendió a 1081.El pago de esos seguros en 2009 les significó a las aseguradoras pagos por $144.000 millones, de los cuales $18.000 millones se cancelaron en Cali.En 2010, la cifra a nivel nacional disminuyó a $143 millones, pero en Cali ascendió a $26.000 millones.Los carros más robados son Renault, Mazda y Chevrolet, según Asopartes.A Ecuador llevan modelos comerciales: Toyota Fortuner, Mazda BT 50, Toyota Hilux, Hundai Tucson, Kía Sorento, Mazda 2, Mazda 3, dice Sijín.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad