"La Comuna 22 no puede perder su vocación": Martha Lucía Villegas

"La Comuna 22 no puede perder su vocación": Martha Lucía Villegas

Agosto 17, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Luz Jenny Aguirre Tobón | Editora de Cali

Martha Villegas, líder de la Comuna 22 de Cali.

Villegas, presidente de la JAC de Parcelación La María, habla sobre la expansión de esta zona y cuál ha sido la clave de su organización comunitaria.

La vocación ambiental de la Comuna 22, en el sur de Cali, es algo que deben defender no solo quienes viven en esta zona sino toda la ciudad. Así lo asegura Martha Lucía Villegas, presidenta de la Junta de Acción Comunal de la Parcelación La María, quien además, habla del crecimiento acelerado que está teniendo esta zona.  ¿Qué sensación le queda a usted lo que pasó con la poda de los árboles en Pance para dar paso a la megaobra en esta zona? A las juntas no se les socializó el proyecto, no lo conocemos  y no sabemos cuáles son los impactos tanto en movilidad como ambientales. Los  proyectos deben ajustarse a los temas ambientales.  Es un gran daño el que se ha hecho en este espacio. Varios vecinos, especialmente de Ciudad Jardín, hicieron un plantón cuando se dieron cuenta, pero ya se habían cortado muchos árboles. La Comuna 22 cuenta con un comité técnico con mucha experiencia con el que  han podido revisar las alternativas  para generar el menor impacto posible. En esta vía el impacto no es sólo alrededor del tema arbóreo, se destruyó un ‘túnel’, lo que  afecta la fauna y el clima. Cali está creciendo inevitablemente hacia el Sur, ¿qué está pasando en esta zona hoy en día? Sectores de la Comuna 22 fueron  rurales, luego semiurbanos y ahora,  urbanos. Por  ejemplo, nuestra Junta de Acción Comunal se llama Vereda La María. Ahora tenemos una densificación mayor, pero en  servicios públicos e infraestructura no crecimos de la misma manera, tenemos unos servicios e infraestructura deficientes. En el momento de convertirse en urbana, toda esta parte de la Comuna 22 ha debido evolucionar a la par de su infraestructura.    ¿Qué planes hay en esta zona para la adecuación de dicha infraestructura? Eso es lo que estamos revisando con la Alcaldía. Ahora se puede construir hasta 12 pisos, incluso se pueden hacer unos pisos adicionales dependiendo de los aislamientos. Tenemos unas vías ineficientes, en  acueducto, en el caso de Ciudad Jardín, hay redes obsoletas. Parcelaciones Pance tiene  un acueducto y alcantarillado que en algunos casos es propio y el sistema es muy pequeño para todos. Dentro de las necesidades de infraestructura en  movilidad, ¿cuáles son sus grandes preocupaciones? En la Comuna 22 somos alrededor de 20.000 residentes, pero hay una población flotante de 60.000 personas al día (por universidades y colegios). Súmele el tema comercial y de recreación, podemos hablar de 80.000 personas de población flotante. No hay andenes para la gente que no tiene carro, no hay ciclovías. Las rutas del MÍO son insuficientes, hay muchas obligaciones urbanísticas que no cumplen,  hay vías que necesitamos que se amplíen. De las soluciones de movilidad que ha planteado el Municipio para el Sur, ¿cuáles le suenan? Creemos que adicionalmente a la ampliación de la Panamericana a tres carriles es supremamente importante la ampliación de la 118, 122, 125 y 127, que son vías principales.  ¿Qué tanto ha servido que haya una sede de tránsito en el Sur? Ha mejorado bastante la situación, pero aún hay mucho por hacer. Hemos creado unos chat de tránsito donde la comunidad está socializando permanentemente lo que pasa. La atención ha mejorado, pero no es lo suficiente para este sector.  ¿Qué piensa de la intervención que se planteó en la zona del zanjón del burro? De acuerdo con los estudios del comité técnico, la forma en la que se quiere intervenir el zanjón tendía una afectación para todo el humedal, fragmentaría el ecosistema. No estamos de acuerdo con que se haga esa intervención, todo el barrio Ciudad Jardín ha sido claro. Lo que algunos críticos dicen es que la comunidad del Sur se opone porque no quiere que les metan el tráfico por sus vías internas… Eso no es correcto. Lo que ha pasado con este tema de la densificación es que han aparecido unas vías nuevas que están rompiendo los vecindarios,  se está cambiando la vocación de la comuna. Además está el tema ambiental, no podemos pensar solo en el corto plazo, si cortan la circulación de  este ecosistema le hacen  daño al humedal, al sistema hídrico y arbóreo de Cali y a la Comuna 22. ¿Qué tanto ha calado entre los habitantes de la misma comuna la idea de usar transportes alternativos? El problema no son los residentes, tenemos una enorme población flotante. Se cree que en esta comuna está la gente más rica de Cali y  no es así. Hay gente que ha llegado y se ha quedado muchísimos años, incluso hace más de 40 años. Viven aquí porque lograron construir en esa época, pero no tienen las condiciones de una persona rica. Se ha ido mucha gente porque tanta densificación ha valorizado la tierra y  hay que pagar alquileres o impuestos muy caros. No necesariamente todas las familias tenemos tres o cuatro carros, como nos pintan. Además, el problema de movilidad del sur no nos lo pueden dejar solo a los residentes.   No me opongo a que haya densificación, Cali tiene que crecer, pero no podemos perder la vocación de la comuna y se debe crecer de  manera organizada, no como se está haciendo en este momento, que compro una casa, la tumbo, hago un edificio, pero no importa cómo me conecté al alcantarillado, no hay vías, no hay andenes, no hay un red de escorrentías. Eso de comprar una casa y construir, como usted señala, sin tener en cuenta muchas obligaciones urbanísticas ¿qué tan común es? Es más fácil comprar una casa que no tiene obligaciones urbanísticas que unos lotes que sí. No estamos respetando los parámetros ambientales, no estamos respetando la vocación de la comuna. Las obligaciones urbanísticas de las que hablo son vías, cesión de zonas verdes y servicios públicos. Por ejemplo, en la Carrera 122, llueve y sale el agua de la alcantarilla. Como no hay andenes, los jóvenes que van para la San Buenaventura se tienen que subir en un murito, algo súper riesgoso, eso es un problema general. No es la queja de los ricos.  Se escucha mucho en su zona la queja sobre invasión de espacio público... En la comuna tenemos problemas de seguridad que no son solo los hurtos, eso se ha notado ahorita, pero también hay problemas súper graves como la apropiación de lotes privados en la zona. Hay invasiones sobretodo junto a la vía Panamericana, ese es un terreno de Invías. Adicionalmente está el tema de los lotes públicos que ya se convirtieron en privados y hay lotes privados que a través de unas mafias se están tomando, porque allá todavía hay muchos lotes vacíos. También se quejan mucho de las casas de eventos… No solo generan ruido sino gran tráfico, hay mucho vendedor ambulante, es una queja permanente, sobretodo en la Calle 100 con 16, de lo que se le ha informado a la Policía. La ventaja es que ya tenemos un plan de trabajo con la Policía y la Secretaría de Gobierno, con unas metas muy claras. Hay algunas casas con uso el suelo para eso, pero hay otras que simplemente las alquilan un día y hacen fiestas de tres días, con mucho expendio de licor, con tráfico, menores de edad, los vecinos no pueden dormir, sale la gente con tragos, en las calles también hay un lío de movilidad. La Secretaría de Gobierno hizo un inventario, están revisando todas las casas que están por la SAE y que están siendo utilizadas en este tipo de eventos “clandestinos”, que no son fiestas privadas de familias sino que algunas hasta tienen boletería. 

La líder comunal dice que  las fiestas en las casas (tipo casa de eventos) estaban concentradas en Ciudad Jardín, pero se han ido expandiendo a las parcelaciones del sur. Afirma  que este problema es uno de los mayores generadores de líos de convivencia en esta zona.

 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad