Cali, la ciudad que enamoró a Chespirito

Noviembre 29, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Cali, la ciudad que enamoró a Chespirito

En 2009 presentaron en Cali la obra ‘11/12’. Contó con la presentación de dos niños bailarines de estas edades, que fascinaron al comediante y a su esposa.

Roberto Gómez Bolaños visitó varias veces la capital del Valle. En la más reciente, del 2009, le fueron entregadas las llaves de la ciudad.

Con un Teatro Municipal lleno a reventar, Roberto Gómez Bolaños, ‘Chespirito’ fue recibido con la ovación de un público de pie, el 10 de julio de 2009, cuando llegó Cali para presentar su obra ‘11 y 12’, que contó con otra función. Vea aquí: La magia y el humor de Chespirito también estuvieron en CaliSu esposa Florinda Meza fue la primera en salir a escena y los espectadores le dieron una bienvenida tan larga y conmovedora que la hicieron sonrojar.La pareja de actores presentó una comedia ligera pero entretenida, con doble sentido, que contaba la historia de Cristóbal, quien perdía sus partes nobles tras ser atropellado por Eloy Madrazos (Roberto Gómez Bolaños), el irritante e imprudente conductor de una tractomula. Luego de varias confusiones, el destino de víctima y victimario termina unido “íntimamente” por una cirugía de trasplante de órganos. La respuesta del público fue extraordinaria en la apertura de la obra, que tuvo lleno total en sus dos funciones, y que llegó al clímax del humor cuando le otorgan un número a cada parte del cuerpo, siendo 11 y 12 los que corresponden a las dos ‘preciadas partes viriles’ que le hacían falta a Cristóbal.Lea aquí: "La televisión se ha degenerado": Roberto Gómez Bolaños en entrevista con El PaísAl finalizar la función de apertura, el alcalde en ese entonces, Jorge Iván Ospina, irrumpió en el escenario para entregarle al querido comediante las llaves de la ciudad. “No sé cómo llamarlo, Chavo, Chespirito, Chapulín”, dijo el mandatario muy emocionado por el encuentro con su ídolo de infancia.“Pueden llamarme con todos esos nombres”, respondió un cercano Chespirito. Y dicho esto tomó las llaves e intentó abrir con estas el corazón de su amada Florinda. Acto seguido, la pareja de actores presenció el show de dos bailarines de salsa de 11 y 12 años. Conmovida hasta el llanto, Doña Florinda tomó el micrófono y dijo: “Me siento tullida después de verlos bailar. Esto sí es tener muchos 11 y 12”.Por su parte, un Chespirito bonachón tarareó “la múcura está en el suelo” y “Santa Marta tiene tren, pero no tiene tranvía”, para después pedir a los asistentes: “Si les gustó la obra, recomiéndenla a sus amigos, y si no les gustó, recomiéndenla a sus enemigos”.Gómez Bolaños ya había estado en Cali en 1978 y en 1983. La crónica de su visita registrada en la edición de El País del 3 de diciembre de 1978 relata que el humorista y su corte llegaron a la ciudad en medio de una lluvia que ahuyentó a sus seguidores. Cuando llegaron al Hotel Intercontinental, todo fue caos. El personal dejó sus labores para saludar a los huéspedes y decenas de fanáticos invadieron el lugar. Y un dato curioso: un grupo de niños confundió a un turista con Gómez Bolaños y lo rodeó. El hombre, molesto, les gritó que él no era ningún Chespirito y uno de ellos le dijo: “Lo sospeché desde un principio”. Cuando Gómez Bolaños se percató de la dulce respuesta se fue corriendo a abrazarlos.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad