Cali, la ciudad de las bibliotecas que enamoran

Abril 13, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Cali, la ciudad de las bibliotecas que enamoran

La renovada biblioteca Álvaro Mutis, del barrio Doce de Octubre.

Bibliotec, una alianza público privada, está transformando las bibliotecas comunitarias de Cali. De las 61 que existen, se han intervenido 20.

Alexander Angulo dice que este sitio, la Biblioteca Comunitaria del barrio El Retiro de Cali, viene siendo algo así como un búnker de la creatividad, la zona de distensión del barrio. Afuera, asegura, pasa lo que toda la ciudad conoce: balaceras, drogadicción, fronteras invisibles. Pero acá adentro, jura Alexander, es como vivir en otro mundo. En El Retiro los pandilleros respetan la biblioteca, la cuidan, luego el espacio está blindado contra la violencia, sus paredes no están agujereadas por balas como sucede con algunas casas. Por eso, cuando Alexander la mira de lejos, piensa que definitivamente la biblioteca es un búnker de la creatividad. A la entrada hay una bandera blanca izada como símbolo de paz y en los salones, niños pintando o leyendo.Alexander es el agente cultural. En una palabra más sencilla, el bibliotecario. Hace unos años, recuerda, el sitio era apenas una casa en mal estado con unas cuantas vitrinas que les habían regalado, un par de mesas de madera, unos cuantos libros tirados en el piso. De biblioteca en realidad solo tenía el nombre pero él se las arreglaba, invitaba a los muchachos del barrio a que leyeran lo que había o les enseñaba a jugar ajedrez con tal de que no estuvieran perdiendo el tiempo por ahí en una esquina. Ahora, en cambio, dice Alexander inflando el pecho, en la Biblioteca cuentan con 1735 libros. Además, hay una sala de cómputo y muy pronto, a mitad de este año, un punto Vive Digital, que permitirá a los usuarios tener acceso gratuito a Internet y a más computadores. Las paredes, también, están pintadas de un blanco inmaculado, los sillones para leer son de lo más cómodos, el espacio es agradablemente iluminado, ventilado, y al día llegan entre 60 y 100 usuarios, la mayoría niños y jóvenes.Alexander advierte, entonces, que esta nueva cara de la Biblioteca Comunitaria del barrio El Retiro se debe, sobre todo, a la gestión de una fundación llamada Bibliotec. *** El día cero fue el 29 de marzo de 2012. En esa fecha surgió formalmente la Fundación Bibliotec. Se trata de la unión de 22 empresas de la ciudad (ver básico) que tienen un solo objetivo: recaudar, entre todas, $5500 millones (cada una aporta 50 millones cada año, durante 5 años) e invertir esos recursos en la Red de Bibliotecas Comunitarias de Cali. Se trataba, en ese entonces – y aún lo es – de un asunto urgente. En 2011 apenas el 17 % de las 61 bibliotecas comunitarias de la ciudad contaban con computadores en buen estado (solo había 170 computadores de hecho) y el 27 % tenían conectividad a Internet, aunque a una velocidad de tortuga: 512k.De otro lado, el 54 % de las bibliotecas tenían menos de 100 metros cuadrados – eran diminutas para ser bibliotecas- y además el 64 % registraban problemas y daños en su infraestructura: techos en mal estado, humedades amenazando paredes, pisos cuarteados.Es decir que, aunque existían las bibliotecas, pocos en la ciudad se animaban a ir, pocos tenían acceso a lo que buena parte del mundo tiene acceso: la información, los libros, Internet, otras posibilidades. La red de Bibliotecas Públicas de Cali es visitada al año por dos millones de habitantes, la mayoría del oriente de la ciudad, la mayoría estratos uno y dos. Ante aquel panorama, a uno de los más reconocidos empresarios de la ciudad, Alfredo Carvajal Sinisterra, se le ocurrió la idea de unir a 22 compañías que, como parte de su Responsabilidad Social Empresarial, aportaran recursos para mejorar el estado de la Red de Bibliotecas Públicas. Alfredo Carvajal fue el autor intelectual de la Fundación Bibliotec. Es miércoles y la comunicadora María Elisa Holguín, directora ejecutiva de la Fundación, habla, como Alexander, con orgullo. En dos años de gestión los resultados han sido muy positivos, dice en su oficina, ubicada en el tercer piso de la Biblioteca Departamental. Entre los principales logros, por ejemplo, está la construcción de tres nuevas bibliotecas para la ciudad, ubicadas en los barrios El Sena, San Luis y en el corregimiento de Montebello.La biblioteca Álvaro Mutis de la Comuna 12, además, fue ampliada y remodelada totalmente y se intervinieron bibliotecas como la de Vista Hermosa en la Comuna 1, así como la Biblioteca Desepaz donde, contó Olga Lucía López, la agente cultural, el aporte de Bibliotec ha sido generoso. La biblioteca de Desepaz pasó de 100 a 200 metros cuadrados. Anteriormente atendían a un promedio de 70 usuarios y ahora, la cifra se duplicó. “Y me acuerdo que teníamos una puerta que cerrábamos con la baranda de una cama. Ahora la puerta es de vidrio, moderna, como el resto de la biblioteca. La iluminación también ha mejorado mucho”, dijo Olga Lucía López sonriendo y confirmaba lo que dicen en otros barrios de Cali como el Doce de Octubre, El Pondaje: las bibliotecas comunitarias, ahora que han sido remodeladas, enamoran, amañan: se disfruta del silencio, ventanales con vista a la ciudad, sillones cómodos, un buen libro, el que lo prefiera una consola de videojuegos, tienen lo necesario para que cualquiera sea feliz así sea por un rato. “En total hemos intervenido 20 bibliotecas en cuanto a infraestructura y mobiliario. Entre esas 20, Bibliotec ha remodelado 13, ampliado tres, construido tres, en dos años de gestión. Son más de 2000 metros cuadrados intervenidos o construidos”, explica María Elisa Holguín.Pero, además de infraestructura y mobiliario –aires acondicionados, tableros digitales, video proyectores, scanners, cámaras, servidores, consolas de videojuegos - la red de Bibliotecas Públicas fue dotada con 1070 computadores gracias a una alianza entre Bibliotec y el Ministerio de Comunicaciones. Justamente, el objetivo de Bibliotec, además de mejorar las instalaciones de las bibliotecas, es aportar en el diseño de sus portafolios de servicios, sobre todo en lo que tiene que ver con tecnología como una manera de aprovechar los Puntos Vive Digital que cambiarán sus dinámicas: las bibliotecas no solo serán sitios de lectura sino también de capacitación y alfabetización en la era Internet. La labor no termina allí. A largo plazo – 2017 –la meta de Bibliotec es haber intervenido todas las bibliotecas públicas, construir otras dos en sitios aún por definir, llegar a 1500 computadores, 800.000 nuevos libros entre físicos y digitales, acceso a Internet con velocidad de banda ancha, pero, sobre todo, reestructurar la red de bibliotecas públicas, replantear su funcionamiento, su distribución en la ciudad, sus servicios y retos en un mundo cada vez más conectado.Alexander Angulo, en El Retiro, precisamente, dice que está sorprendido. Él ha hecho cursos de sistemas y sin embargo, a la biblioteca llegan niños de 7 años capaces de hacer cosas que él desconoce, como instalarle una aplicación a un computador al que supuestamente no se le puede instalar ningún programa de Internet. El mundo definitivamente ya es otro, dice con los ojos muy abiertos, mientras se dispone a leerles a algunos pequeños el cuento de Caperucita Roja.Los niños, que no superan los 4 años, lo miran sorprendidos mientras avanza la historia. Afuera, la bandera blanca de la paz sigue izada en todo lo alto, jovencitos van y vienen con un libro, con unas crayolas, el remodelado búnker de la creatividad en realidad funciona.Alianza estratégicaGracias a una gestión de la Fundación Bibliotec, la Red de Bibliotecas Públicas de Cali y la de Barcelona, España, establecieron una alianza para la formación de bibliotecarios, el intercambio de conocimientos. El objetivo primordial es poder crear una escuela para bibliotecarios en la ciudad.“Eso con miras a que Cali, en un futuro cercano, cuente también con una facultad de bibliotecología”, dice María Elisa Holguín, directora ejecutiva de Bibliotec.BibliotecBibliotec es una alianza de 22 empresas de la región. Son: Sidoc, Fanalca, Colombina, Grupo Delima, Gases de Occidente. También están el Ingenio Mayagüez, Harinera del Valle, Colgate, Coomeva, La 14, Comfenalco, Smurfit Kappa, Comfandi, Epsa. Igualmente figuran Ingredion, Baterías MAC, Cervecería del Valle, Manuelita, Cámara de Comercio, Incauca, Riopaila Castilla y Carvajal. Cada empresa aporta 50 millones al año, durante 5 años.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad